Darían vía libre al aumento de la luz, que esperan la Usina y empresas bonaerenses

La luz verde que dará el Ministerio de Planificación Federal a la suba de los importes eléctricos en Capital Federal y el Gran Buenos Aires en el corto plazo, sería el semáforo de largada para que las cooperativas que prestan el servicio en el interior, incluida la Usina Popular y Municipal de Tandil, obtengan el reajuste tarifario que reclaman con mayor fuerza desde marzo pasado a través de las cámaras que las nuclean.
Dentro de un par de semanas, el secretario de Energía, Daniel Cameron, firmaría la resolución que autoriza la suba de las tarifas eléctricas y de gas para usuarios residenciales, como parte de un plan para aliviar el costo fiscal que suponen los subsidios del Estado a las firmas de servicios.
La luz aumentaría un 20 por ciento, incremento que alcanzará al 50 por ciento de los usuarios residenciales. Los usuarios de menor consumo serán excluidos. A partir de 300 KW por bimestre, el ajuste será gradual.
Será un reacomodamiento que tendrá en cuenta las deudas que hay con las empresas y se les van a trasladar la totalidad o parte de las multas que se cobraron a través del programa oficial de racionalización de la energía (Puree).
Hasta allí el escenario que aguardan se abra en materia de tarifas para Capital y Gran Buenos Aires.
De igual modo, en Tandil y en el interior bonaerense extendieron hace pocas semanas el cargo fijo a partir de un decreto firmado por el gobernador Daniel Scioli, pero presionan con más fuerza por descongelar las tarifas, sobre todo, cuando debieron afrontar a mediados de 2008 un nuevo aumento en los salarios de Luz y Fuerza.
Las presiones son encabezadas por la Asociación de Prestadores Eléctricos de la provincia de Buenos Aires, que integran la Usina Popular y Municipal de Tandil junto a la mayoría de las cooperativas más acuciadas por el congelamiento tarifario y la desinversión en el sector.
En la Usina, reconocen extraoficialmente que se podría dar una actualización que requeriría incrementos de entre el 15 y el 20 por ciento, aunque no quieren dar ningún paso sin que la Asociación de Prestadores Eléctricos de la provincia de Buenos Aires se ponga al frente del asunto.
Desde Apeba ya se quejaron en la primera reunión realizada en 2008, anticipando el pulso del nuevo escenario energético.
Estuvieron presentes las doce cooperativas más importantes de la provincia de Buenos Aires, para tratar temas que les son comunes, fijar pautas de cómo funcionar mejor, brindar el servicio más eficiente y recuperar el 20 por ciento del atraso tarifario que vienen sufriendo en la actualidad. ?Tenemos un atraso importante en los cuadros tarifarios del 20 al 22 por ciento? hicieron conocer, tras ese encuentro que se desarrolló en Tres Arroyos.
En Luján, semanas después, se realizó otro encuentro de la Asociación de Prestadores de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires, integrada por las cooperativas eléctricas de Azul, Chacabuco, Colón, Lujan, Pergamino, Salto, San Pedro, Tandil, Tres Arroyos, Zárate y Olavarría.
El reclamo que viene siendo elevado desde los años de gobierno de Felipe Solá, ahora se extiende en la gestión de Daniel Scioli, ya que los prestadores elevaron un informe de situación a la ministra de Obras y Servicios Públicos, Cristina Alvarez Rodríguez, pero todavía, aseguran, no tuvieron respuesta alguna.
En la provincia de Buenos Aires existen unas 200, de las cuales más del 60 por ciento, según estimaciones del sector, cerraron sus balances en negativo.  Otros dirigentes, más extremistas, hablan de que nueve de cada diez entidades tienen sus cuentas en rojo. Las cooperativas están agrupadas dentro de Apeba, FACE, Fedecoba, FICE y Creces.*

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario