De accidente rutero al presunto abuso sexual

Tal se informó en la edición de ayer, una menor fue atropellada alrededor de las 7.10 del domingo por una camioneta en el kilómetro 169,300 de la Ruta 226, a la altura de La Blanqueada. A raíz del impacto, sufrió heridas que requirieron su internación en el Hospital Municipal Ramón Santamarina. Pero no todo quedó allí.

Si bien hasta entonces había llegado la información oficial de la policía, con el transcurrir de las horas surgió otra delicada situación que ahora merece una instrucción penal en paralelo a las lesiones provocadas por aquel accidente.

Es que al ser atendida en el centro asistencial, los profesionales dieron cuenta de una lesión en las partes íntimas de la menor, que generó la alarma en su familia al sospechar que la víctima podría haber sido abusada sexualmente.

En semejante estado de situación se dio aviso a la fiscalía en turno, quien tomó intervención y propició dos instrucciones simultáneas. Por un lado aquella que remitía al accidente que padeció y por el cual seguía internada en el Hospital. Por el otro, se inició una pesquisa para dilucidar si hubo una violación horas previas a aquel episodio en la ruta.

Más precisamente los investigadores recopilaron testimonios que dieron cuenta que la menor se ausentó de su casa alrededor de las 18 y concurrió a una fiesta privada en la que participaron mayores y menores de edad, por la zona donde luego había sido embestida por la camioneta en plena ruta.

Al decir de los testimonios recogidos entre los allegados a dicha fiesta donde concurrió la menor, en ningún momento esta aludió a haber sido víctima de un abuso sexual y se retiró del lugar por sus propios medios, acompañada por otro joven, y a la postre ambos serían protagonistas de aquel incidente en la ruta.

De todas maneras, ante el informe médico y los dichos de la familia de la menor, se hizo una presentación en la Comisaría de la Mujer, donde se motorizó la causa por presunto abuso, con intervención de la fiscalía.

 

La primera información

 

Como oportunamente se informó a través del parte policial, Juan Enrique Cisneros (26), junto a una menor de 13 años, iban caminando por la Ruta 226, en dirección Azul a Tandil. Repentinamente, una camioneta Mercedes Benz Sprinter furgón, patente OKL 040, que circulaba en el mismo sentido, los atropelló.

A raíz del violento impacto, ambos peatones sufrieron heridas que requirieron su inmediato traslado al nosocomio local, donde fueron asistidos y permanecieron internados en el servicio de guardia.

En tanto, el conductor de la camioneta no resultó lesionado y fue identificado como Carlos Alberto Francisco, de 41 años. De acuerdo a la información aportada por el Destacamento de Seguridad Vial, el hombre no habría percibido que las dos personas venían caminando por la cinta asfáltica y cuando los divisó, estaban muy cerca y no hizo a tiempo a frenar.

La menor fue la que sufrió mayores heridas, con múltiples escoriaciones, ya que el vehículo la embistió primero a ella y luego, como consecuencia, a quien iba a su lado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario