De Narváez negó que sus militantes estén ?operando? en marchas por la inseguridad

El diputado nacional de Unión PRO, Francisco de Narváez, negó en Tandil que militantes de esa fuerza política operen en marchas de ciudadanos que reclaman seguridad, denuncia que deslizaron voceros del gobernador Daniel Scioli tras los episodios que se vivieron en Wilde durante la última semana.
De Narváez se entrevistó ayer al mediodía con productores y autoridades de la Sociedad Rural, mientras que por la tarde cerró un encuentro de concejales y consejeros escolares electos, que se acercaron desde la mayoría de los distritos del territorio bonaerense.
Desde el miércoles pasado los vecinos de Wilde comenzaron a movilizarse para exigir seguridad. El disparador de la protesta fue el homicidio de la arquitecta y catequista Renata Toscano, de 43 años.
Voceros del jefe de Gabinete bonaerense dijeron que analizan presentar una denuncia porque ?en las marchas hay militantes de Francisco de Narváez que van a hostigar a Scioli?, cuestión que ayer fue rotundamente negada por el diputado durante su paso por Multimedios El Eco.
El ex ministro de Asuntos Agrarios y legislador provincial, Emilio Monzó, lo secundó en la recorrida tandilense, oficializando su pase a las filas opositoras. También estaban el diputado nacional del PRO por Capital Federal, Cristian Gribaudo; el ex presidente de Sociedad Rural, Luciano Miguens, y los concejales electos por ese espacio Mario Bracciale y Claudio Ersinger.
En El Eco de Tandil,  De Narváez, Miguens y Monzó dialogaron de varios aspectos de la seguridad, el campo, el esfuerzo de la oposición por alcanzar la unidad, las internas abiertas y otros temas de actualidad.
?Nueva visita por la ciudad, en este caso junto a referentes del campo. ¿Cuál es la intención cada vez que llegan al interior de la Provincia?
De Narváez: ?Siempre es escuchar y aprender, sobre todo en una provincia con problemas tan diversos como es Buenos Aires. En el caso de hoy a los vecinos (recorrió el centro) y a los concejales electos (por el encuentro partidario). Ya inauguramos acá un local como espacio de capacitación, para sumar a nuestro lugar a personas de capacidad como Luciano (Miguens), protagonista de esa Mesa de Enlace que demostró que se puede salir adelante cuando el campo sufrió el embate del Gobierno nacional. Fue un ejemplo de superar diferencias y alcanzar la unidad desde un sector.
-Y en el caso de Monzó que ahora lo acompaña, ¿cómo se dan esos movimientos del oficialismo a la oposición?
De Narváez: -Tengo mucho respeto por Emilio, como dirigente político que ha llegado a ser intendente. Representó a la provincia en un momento muy difícil por el conflicto con el campo, tiene la experiencia de esos momentos y siempre tuvo la máxima independencia que le permitía su cargo para defender lo que entiende debía defenderse hacia el campo. En su caso nos honra, nos compromete y nos confirma que debemos trazar una línea entre lo que ha sucedido, para construir lo que viene y Emilio será uno de los dirigentes de ese futuro.
-Esta fue una semana marcada por los reclamos por la inseguridad en Wilde y voceros de Scioli deslizaron que militantes de su espacio fogonean esas movilizaciones. ¿Cuál es su apreciación?
De Narváez: -Le diría a los funcionarios, con todo respeto, que si navegarían por el mapa de la inseguridad se habrían dado cuenta que hay siete denuncias concretas a pocas cuadras de donde fue brutalmente asesinada la arquitecta Toscano, realizadas por los vecinos. Si concentran su tiempo en intentar resolver los problemas en lugar de hacer acusaciones totalmente falsas, estaríamos mejor o podríamos mejorar en el combate más importante que es contra el delito organizado y las bandas violentas.
Mientras se hagan esas acusaciones falsas o se apele a la baja de la edad de imputabilidad por 24 horas en los medios para zafar de las circunstancias, me parece que el gobernador Scioli está perdido y sin entender que el crimen organizado funciona muy bien, porque no tiene un plan de seguridad.

?No es una reforma
política, es electoral?

-Avanzó en el Parlamento la reforma política y eso pone a los justicialistas opositores ante la posibilidad de ir o no a las internas abiertas. ¿Ya hay decisiones en el espacio al respecto?
De Narváez: -No es una reforma política, porque eso lleva tiempo y consenso, para traer modernidad en los partidos. Se trata de una reforma electoral que intenta ceñir a todos los partidos para que Kirchner pueda volver a ser candidato, y por eso el apuro. Pero no creo que a esta altura de las circunstancias el kirchnerismo tenga mucho aprecio por la calidad institucional, cuando han sido los grandes promotores de las candidaturas testimoniales. Estamos viendo que en Buenos Aires de los cuatro principales candidatos a diputados tres no asumen: ni Daniel Scioli, ni Sergio Massa, ni Nacha Guevara.
Que a las pocas semanas se pongan el traje de la calidad institucional no es creíble y nosotros los justicialistas vamos a ver cuáles son las condiciones. Pero si la interna es el camino para que Kirchner pueda ser candidato de nuevo, tengo la firme decisión de luchar para que no haya cuatro años más de gobierno kirchnerista en Argentina.

Miguens habló sobre las
diferencias en el campo

-Ya no integra la Mesa de Enlace, pero está en contacto con los productores. ¿Cómo ve esas diferencias que reaparecen entre las entidades que la conforman?
Miguens: -El campo encontró en su momento respaldos que hoy retribuimos con este tipo de recorridas junto a legisladores como Francisco, y respecto a la Mesa de Enlace siempre fue difícil. La unidad fue un clamor de los productores y fue un acierto juntarse para establecer una serie de acciones, dejando de lado otras diferencias entre cuatro entidades que son ideológicamente distintas. Se encontraron coincidencias desde un sector muy castigado y ese objetivo sigue firme, más allá de las diferencias, por eso esa unidad debe mantenerse más allá de las disidencias que siempre van a existir. Hay que entender que habría, incluso, temas en el Parlamento en los que no se va a coincidir, lo que me parece también lógico o razonable.

Monzó ya trabaja
desde la oposición

-Se fue del gobierno de Scioli por falta de respaldo para atender el reclamo del agro. ¿Eso es algo que también puede sucederle a otros ministros bonaerenses?
Monzó: ?No sé si en otras carteras puede llegar a ocurrir lo mismo, pero en esto debo agradecerle a Francisco, porque cuando ocurrió ese hecho producto de la intolerancia de Néstor Kirchner por la cual tuve que retirarme, la idea era tener un espacio más largo en la reflexión.
Es decir, no es bueno pensando en la política, pero Francisco me convenció de que no hay tiempo para una recuperación generacional que comenzó con el conflicto por la 125 y se vio en la Mesa de Enlace.
Hay que dar confianza a todos los sectores de participar, de tener funcionarios como lo vemos. Hoy es el primer día que hacemos gira juntos y a partir de ahora tengo un compromiso para que Francisco sea el próximo gobernador de la provincia y una nueva generación política empieza a administrar Buenos Aires y la Nación.
-¿Coinciden en todo plenamente?
Monzó: -Por ejemplo en que se trata de una reforma electoral y no política, que apunta a que Kirchner perdure en el poder, pero les resultará un búmeran cuando vean el resultado porque ya no tiene consenso en la sociedad.
Una reforma política se inicia con la descentralización de recursos, que permitirá una independencia de criterios, llámese el gobernante de turno, un intendente municipal, o alguien como Scioli que está hoy asfixiado por la falta de recursos. Por eso, si empezamos a hablar de descentralización de recursos, algo que no hará Kirchner por su inseguridad política, ahí comenzará una reforma política.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario