De tormentas naturales y chaparrones inventados

Una semana ajetreada por el quehacer comunal, con chisporroteos que hacen a la comidilla política partidaria que entretiene a unos pocos, y sofocones de los reales, esos que trae un temporal de lluvia y deja al desnudo la vulnerabilidad de muchos.
De aquellas comidillas, parece que justicialismo y radicalismo han encontrado determinados escenarios –incluso utilizando medios nacionales- para chicanearse y mostrar sus trapitos sucios, aunque se insiste: poco hace el interés del ciudadano de a pie.
Que el adoctrinamiento en las escuelas, que la cesión de hectáreas de Sans Souci al Club Santamarina, fueron asuntos que kirchneristas y lunghistas pusieron en la escena del debate, con el aprovechamiento de medios capitalinos ávidos por este tipo de “noticias”.
Lo concreto es que mientras éstos se entretienen con el eco que puede generar determinado controvertido tema, hay vecinos que están reclamando otras cosas. Mejor dicho, acciones reales que hacen a sus problemas y contingencias reales.
El fuerte temporal que azotó a la ciudad y buena parte del territorio provincial, dejó al desnudo que muchos vecinos están en situación de vulnerabilidad y que los avances en infraestructura y servicios básicos aún son una cuenta pendiente en una importante porción de la población.
Si bien es dable resaltar los beneficios que trajo la construcción del Ramal H –como la gestión se encargó de enfatizar-, no es menos real que otros tantos sectores de la población aún siguen postergados a la hora de recibir una inversión que les mejores sus días, sus vidas.

Reclamo
 
Lo que tampoco parece ser una tormenta pasajera es que la viene anunciando cual chaparrones aislados la planta de trabajadores municipales. Resulta ya a estas alturas una estrategia, empezar con reclamos aislados de sectores, áreas diversas, a la espera de la pelea de fondo, que hace a una recomposición salarial.
Hasta aquí, el Ejecutivo responde a los ponchazos la demanda de uno y otro sector, pero sabedor claro que lo que negocie y resuelva de aquí en más quedará atado a cuando suene la campana del último round que promete emprender el Sindicato,  y por las cuales la administración lunghista anticipó tener pocas respuestas –recursos- para contragolpear una vez subido al cuadrilátero.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario