Decomisaron 906 kilos de carne que vendían de forma clandestina

En la jornada de ayer el personal de la Coordinación Zonal de Seguridad Rural Olavarría, encabezado por el comisario mayor, Mario Busto, procedió a cumplir con una orden de allanamiento que fuera otorgada por el Juzgado de Garantías que tiene a cargo el doctor José Alberto Moragas.

Luego del trabajo de investigación realizado, personal policial se hizo presente en el domicilio de Vela 1786, lugar donde se constató la venta clandestina de carne, decomisando un total de 906 kilos de carne, entre vacuna, cerdo, pollos, además de chacinados, milanesas, hamburguesas y chorizos.

Cabe señalar que también participaron del operativo personal de Bromatología local, el subcoordinador de Tandil, comisario Daniel Elías Martínez y el jefe del Comando Patrulla Rural Tandil, subcomisario Alejandro Cepeda.

En el programa “Buenas y Santas” (104.1 Tandil FM), Busto habló del trabajo realizado y sostuvo que “es una investigación que se empezó a realizar hace un tiempo y que la gente de Bromatología local solicitó una orden de allanamiento al Juzgado del doctor Moragas, la que se efectivizó en la jornada de hoy (por ayer)”.

Detalló que “nos pidieron la colaboración para presentarnos en el domicilio de Vela 1786, donde se pudo constatar que no hay ningún local comercial, pero si funcionaba una venta de carne clandestina”.

Contó que “se procedió a identificar al propietario del local y a recorrer el lugar donde se podía observar varios freezer en cuyo interior había mucha carne vacuna, de cerdo, de pollo y embutidos, siendo un total de 906 kilos aproximadamente lo secuestrado”.

Busto dijo que “no hay detenidos, si fueron identificadas tres personas con la correspondiente infracción por haber transgredido faltas al Código Alimentario Nacional”.

Venta ilegal

Según lo expresado por el comisario mayor “los diferentes cortes de carne y embutidos eran comercializados al público, sin los correspondiente controles bromatológicos y sin tener la habilitación pertinente, ni libreta sanitaria y sin tener el lugar los elementos adecuados”.

En cuanto a si la mercadería que ponían a la venta se adquiriría de forma ilegal, Busto aseveró que “esa situación es materia de investigación, por lo que se secuestraron los remitos que presentó el propietario del domicilio que mencionan de donde procede la carne. De todas formas los cortes secuestrados serán analizados por el personal de Bromatología y si hubiese algún indicio que la carne no proviene del frigorífico que figura donde fue comprada, el Juez Correccional le dará directa intervención a la fiscalía en turno, donde se conformaría una única causa la que investigará como conseguía la mercadería y como vendía la misma”.

Remarcó que “si el Juez Correccional entiende que hay indicios que la carne no procede de donde figura en el remito se abrirá una investigación de abigeato o presunto ilícito, además de las faltas que se constataron en el allanamiento realizado”.

Destacó que “esto se llevó a cabo gracias al aporte de personas que con su testimonio le permitieron a Bromatología reunir las pruebas necesarias para pedir la orden de allanamiento. De nuestra parte seguiremos trabajando de acuerdo a lo que nos pida el Juez Correccional y a partir de esta situación trabajaremos con más fuerza junto a Bromatología Municipal”.

Según Olivera, “la carne sería
de buena procedencia”

Omar Olivera, responsable del área de Bromatología, habló del allanamiento realizado en horas de la mañana de ayer. Aseveró que “lo que sucedió es algo que pasa desde hace mucho tiempo y que se va incrementando paulatinamente en las redes sociales que es la venta de alimentos. Habíamos descubierto y ubicado un lugar donde vendían carne, algo por demás importante porque esta gente la venta ilegal la hacen vía celular y el sitio donde tienen la mercadería muchas veces se desconoce”.

Destacó que “la mayoría creemos que es carne de buena procedencia, lo que significa que pasó por una inspección veterinaria y hacen la venta ilegal porque no tienen habilitado el comercio. La carne fue comprada en frigoríficos y lo que se hacía es una comercialización ilegal por lo tanto no teníamos el control de ese comercio”.

Aseveró que “habíamos ido una vez y no nos dejaron entrar diciéndonos que era una casa de familia. Hace unos quince días regresamos, hablamos con el propietario y reconoció que hacía algún tipo de comercialización pero no estaba habilitado y ya estaba en marcha el pedido de allanamiento en este lugar”.

Procedimiento

Con respecto al procedimiento realizado indicó que “salió el allanamiento y junto a la policía se hizo el decomiso preventivo de la carne la que se transportó hasta una cámara frigorífica para que este bien resguardada por el tiempo que puede durar este procedimiento y las actuaciones se elevarán al Juzgado de Faltas para que determine que se va a hacer con la mercadería y si le corresponde o no alguna infracción a quien actuó de esa forma”.

Olivera aprovechó para recalcar que “está en aumento todo lo que sea la venta de comestible, tanto sea carne o alimentos elaborados vía la red social Facebook. Esto muchas veces puede llegar a resultar muy peligroso, por ejemplo chacinado seco que lo más inquietante, en ese tipo de consumo y peligroso es la triquinosis. En la ciudad de Azul hay 100 personas con triquinosis y acá podemos llegar a tener esos riesgos. Le pido a la gente que piense y observe bien que es lo que van a comprar, donde y a quien se lo van a comprar. Esa puede ser una causa de enfermedad a veces muy grave y no hay que olvidarse que está el Síndrome Urémico Hemolítico donde ocurren situaciones muy desgraciadas”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario