Dejar de mirar para otro lado

Señor Director:

Amiga gente de la ciudad:
 

                                            Ayer por la noche me dispuse a mirar el noticiero por la pantalla de Canal 10 de Mar del Plata (Telenoche) y me encontré con un informe de dos minutos aproximadamente, de un chico llamado Marco (El Principito), rubio, de 13 años, canchero, con dos piercings puestos sin consentimiento de los padres y líder de las niñas de esa misma edad en los llamados blogs. A este pequeño, crecido en los preceptos del exitismo tan sólo por ser lindo (según su discurso) lo protege su padre quien afirma estar contento por el éxito de su hijo a quien acompaña a los boliches para hacer presentaciones en dónde se exhibe como un par de zapatos en una vidriera. Por eso cobra. Por eso le dedican una nota en un noticiero nacional. Por eso es famoso. Por eso el padre logró mejorar su situación económica. Por eso?
Pero más indignación me produjo el enfrentarme a paradojas que me alojaron en un estado contemplativo y lleno de bronca. Esa misma tarde estuve con padres que también acompañaron a sus hijos, pero a una tarea más loable, que requiere esfuerzo, lealtad, compromiso, responsabilidad, implica crecer en un encuadre de salud física, mental y espiritual: se trata de los Torneos Bonaerenses. Y para nuestro orgullo de tandilenses tendríamos que saber, que hubo varias medallas que arribaron a nuestra ciudad; no sólo la bien lograda de Plata de los chicos de Folclore, sino también, por ejemplo,  logramos la de ORO en tenis, posicionándonos en el primer lugar en la Pcia. De Bs.As.  Es importante aclarar que estos chicos vienen compitiendo, cada uno en su disciplina (ustedes tienen la nómina) desde hace muchos meses, fueron muchos esfuerzos en tantas instancias previas a la de Mar del Plata, fueron muchos los sueños, fueron muchos los fríos,  los calores, los nervios, las emociones?entre otras cosas?
Y pensé que cuando estos chicos arribaran a Tandil, tendrían el reconocimiento de la Prensa? del Intendente Municipal, el Dr. Lunghi quien, paradójicamente pretende declarar a Tandil capital del Tenis? que tendrían el apoyo de una ciudad dormida por el ensueño generalizado que aletarga cualquier posibilidad de hacer algo diferente?pero pensé, sólo pensé.
Así el pensamiento, lamentablemente se transformó muy rápidamente, en una triste utopía. Nada de todo esto sucedió. Sólo tres renglones en los diarios locales.
Me pregunto que mensajes queremos transmitir a nuestra juventud, ¿cuál es la clave del éxito? ¿Dónde estamos parados? ¿Cuál es nuestro Norte? ¿Marco (el principito) o estos chicos, orgullo de los Bonaerenses? Por un lado nos quejamos de los jóvenes y su indiferencia, pero por otro le damos pantalla. Protestamos de la falta de interés, pero a quienes la poseen los ubicamos en el derrotero de los fracasados?
Propongo pensar un segundo en quienes somos y qué estamos construyendo. El resultado está a la vista. Aún podemos cambiarlo, pero la tarea está en nuestras manos. Por favor, dejemos de mirar para otro lado.
Un abrazo a todos y gracias por compartir este sentimiento.

Maríangeles de los Santos.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario