Del hospital a las tablas va la doctora Gabriela Weber

Y es que en tiempos en que las arengas electorales se suceden, ser tocayas de apellido y de nominación profesional, no es muy sentador que digamos. Esta es la doctora Gabriela Weber: la tandilense, la médica, la actriz de “Morirás con las piernas bien cerradas”, una comedia exitosísima de la escena local que en 2012 vieron más de 3500 personas, y de la reestrenada “La calle del infierno”.
Gabriela le tomó el gustito a las tablas en tiempos en que estudiaba Medicina en La Plata. Cuando regresó a Tandil con el título bajo el brazo, se decidió e ingresó a la Escuela Superior de Teatro de la Unicén (hoy Facultad de Arte) donde conoció a la que sería su guía en el quehacer teatral: la profesora María Molina.
Gabriela sonríe cuando cuenta que junto a María estuvo muchos años siguiéndola en los diferentes talleres que dictaba y en los espacios que coordinaba. Junto a ella conoció a quienes serían sus compañeros en diferentes puestas, gestándose “un grupo hermoso”, como le gusta definirlo. En aquellos momentos, descubrió que el teatro “le venía muy bien” conjugándose con su profesión de médica. Y es que el drama le encantaba. Uno puede atisbar esa profundidad y esa hondura necesaria para roles dramáticos.
 
Un fenómeno
 
Pasó el tiempo y hace poco más de un año, Gustavo “El Flaco” Lazarte la convocó para hacer “Morirás con la piernas bien cerradas”. ¡Una comedia! Pero se le animó. Allí fueron junto con su colega y amiga Mariana Cherjovsky, de modo que luego de compartir las largas jornadas en el Hospital Santamarina se hacían el rato para componer, junto a Yanina López, a tres desopilantes hermanas viviendo bajo el yugo de los férreos mandatos familiares. “Morirás…" fue un fenómeno. 
"Yo no sé qué pasó, por qué pasó. No lo puedo explicar. Nos sentíamos tan bien trabajando entre nosotras y encima después disfrutar de lo que pasaba con la obra… ¡fue impresionante! Una de las cosas más lindas que me ha pasado “, cuenta Weber.
 
“La calle del infierno”
 
La experiencia vivida con aquella obra los llevó a encarar una nueva puesta en escena: “La calle del infierno”. Allí recrean esa empatía tan particular y contagiosa que las  tres transmiten en escena. “Somos distintas, pero tenemos una química, un enganche muy especial entre las tres. Fundamentalmente la pasamos muy bien. Y creo que eso se transmite al público también, ¿no?” cuenta Gabriela, que dice que lo de ella es “algo muy sencillo”, que no tiene una larga experiencia en las tablas. Pero vale aclarar algo: no se le nota. Gabriela sabe aprovechar su gran presencia escénica amalgamándola con una fuerte comprensión de la psicología, circunstancia y emocionalidad y de los personajes que encarna.
¿Cómo es ser parte de  “La calle…”?
-La obra es muy diferente a la anterior, tiene  otras exigencias porque cantamos, bailamos y hay otra disposición escénica más despojada en la que trabajamos mucho la virtualidad. Es una  experiencia muy linda, algo que recién empieza a andar y que nos entusiasma mucho.
Mi personaje es Tony Benítez. Somos tres amigas que trabajamos en un supermercado y que tenemos muchos sueños por cumplir, algunos más terrenales que otros. Buscamos realizarnos en medio de una realidad bastante aplastante. Y en esas búsquedas se dan muchas situaciones divertidas que tienen que ver con los vínculos, las relaciones personales, la amistad. El contexto es la ciudad de Sevilla en fechas cercanas a la Feria de Abril en la que buscamos ingresar a la competencia de baile para acceder  a un premio en efectivo que nos ayudaría a cumplir nuestros anhelos. Lo que más me gusta del teatro es todo lo allí se puede expresar pero, sobre todo, el rebote que se provoca en el público.
-¿Por qué la gente debería ver la obra?
Fundamentalmente, porque se van a divertir mucho.
 
Hacen la obra
Elenco: Mariana Cherjovsky (Paqui), Yanina López (Juani) y Gabriela Weber (Toni)
Coreografía de sevillanas: Pablo Moro Rodríguez. Tema "Brujerías", Ivan Navarro
Diseño escenográfico: Marcelo Jaureguiberry
Realización escenográfica: Carlos López, Julieta Candia y Laura Ciganda
Diseño de iluminación: Luciano Enríquez
Vestuario: Julieta Candia
Edición musical: Pablo Moro Rodríguez
Fotografía: Adrián Botella
Prensa y diseño de imagen: Agustín Medina
Prensa y difusión: Analía Ríos y Belén Cotine
Asistente de dirección: Ivan Navarro
Dirección: Gustavo Lazarte y Pablo Moro Rodríguez
 
 
FOTO GABY 
La doctora Gabriela Weber, entre los pasillos del hospital y las tablas del escenario. (Crédito: Lorena Castagnino)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario