Del Potro sostuvo la ilusión con una épica remontada ante Cilic en el cuarto punto

Juan Martín Del Potro sacó a relucir ayer su estirpe de gran campeón y con una reacción épica le ganó a Marin Cilic por 6-7 (4-7), 2-6, 7-5, 6-4 y 6-3, triunfo que permitió a la Argentina quedar igualada con Croacia 2 a 2 en la final de la Copa Davis en Zagreb.

El tandilense, ubicado en el puesto 38 del ranking mundial de la ATP, jugó de menor a mayor ante el top ten Cilic (6) y con un coraje enorme se impuso luego de 4 horas y 53 minutos, para el delirio de los 4.500 hinchas argentinos que festejaron en un estadio repleto con 15.000 personas.

El tandilense se adueñó de la foto del festejo final merced a un tenis notable, mucho carácter y la inteligencia para soportar al croata cuando fue una verdadera tromba en los dos primeros sets y tenía la Copa Davis casi servida para su país.

El partido se planteó entre dos tenistas de similares características; es decir excelente saque, buena devolución, derechas potentes y revés a dos manos. Pero la diferencia al comienzo fue que el balcánico está en la cúspide de su carrera y el tandilense, con la pretensión de volver a ser el que fue.

En ese contexto, Cilic, con un saque implacable y un revés infernal, se llevó los dos sets iniciales y parecía encaminarse a la victoria final, mientras “Delpo” no le encontraba la vuelta al partido, ya que fallaba mucho con su derecha y le faltaba movilidad, estaba demasiado estático y parecía a la defensiva.

En el inicio del tercer set, el tandilense pasó de globo a Cilic con una “gran Willy” y esa jugada levantó al público argentino, que comenzó a alentarlo sin parar en el inicio de una gran reacción.

El gran cambio del tandilense fue que soltó la derecha, se movió más y también hizo una buena lectura del partido. Hasta su lenguaje corporal fue distinto y así quebró dos veces a Cilic (3-2 y 5-2) para después definir con su saque por 7-5 en el primer descuento.

El balcánico sintió el impacto y se dio cuenta de que enfrente tenía a un rival sediento. Por eso comenzó a equivocarse y también perdió el cuarto set por 6-4 con un bombazo de derecha paralelo del tandilense que dejó el partido igualado.

El quinto set los encontró a ambos cansados, las piernas no respondían de la misma manera y así se quebraron los saques en el inicio (1-1). Ambos seguían compartiendo aciertos y errores.

Pero fue “Delpo” quien tenía algo extra guardado y logró un quiebre más, se adelantó 5-3 y después sirvió sin fisuras para transformar lo que dos horas atrás era derrota en una victoria que será recordada como una de las más importantes de la historia del tenis nacional. (Télam).-

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario