Delincuentes amenazaron a un cliente al asaltar una boca de cobranza de la Usina

El atraco fue perpetrado por dos personas jóvenes que exhibieron armas para amedrentar al personal y a un cliente, dominando ampliamente la situación y logrando acceder al sector de cajas.
La acción fue rápida y el botín fue estimado en poco más de 3.000 pesos.
En base a los testimonios reunidos y al aporte de vecinos de la zona, la policía pudo realizar una rápida investigación que permitió lograr elementos con los cuales la fiscalía solicitó un allanamiento.
La requisa ordenada por la Justicia dio lugar al secuestro de elementos de interés para la causa, entre ellos réplicas de armas, además de proceder a la aprehensión de un joven de 21 años.
De acuerdo a los trascendidos, el demorado sería Matías Carbonel, de 21 años, en tanto que la causa quedó caratulada como “Robo calificado por el uso de arma de fuego”.

Palabra oficial
 
Si bien desde la empresa damnificada no se brindaron declaraciones, el comisario Rubén Frassi, jefe de la Seccional Segunda local, relató a El Eco Multimedios que “dos individuos ingresaron al local. Uno llevaba la cara tapada mediante un pañuelo y una gorra visera, en tanto que el restante ingresó con la cara descubierta”.
Los delincuentes intimidaron a las víctimas “con un arma de fuego y sustrajeron de la caja entre 3.000 y 3.500 pesos”.
Al frente del local se encontraba “uno de los empleados, que era el que atendía la caja”.
Frassi añadió que los delincuentes “amenazaron a un cliente, por lo que el cajero tuvo que abrir la puerta de su sector. No le quedó más remedio, por lo que ingresaron a la parte de la caja”.
El cliente, más allá de la situación vivida, no sufrió el robo de sus pertenencias.
 
La investigación
 
El jefe policial indicó que los integrantes de la fuerza “observaron las cámaras de filmación y lograron un par de testimonios de vecinos”, elementos que se transformaron en fundamentales para la instrucción de la causa.
“Eso desató una orden de allanamiento extendida por la jueza de Garantías, doctora Stella Maris Aracil, a pedido del fiscal Gustavo Morey”, añadió Frassi.
Durante la diligencia judicial “se secuestró la ropa que vestían los individuos, dos réplicas de armas de fuego y elementos probatorios para proceder a la aprehensión de un ciudadano mayor de edad”, señaló el jefe de la comisaría de la jurisdicción.
El allanamiento fue “a tres cuadras del lugar del atraco, en Kramer al 200” y el demorado fue descripto por el policía como “un mayor de edad, que tiene varias causas en su haber, y también de menor”.
El comisario Frassi destacó el aporte de los testigos, ya que “si no hubiera sido por ellos, no podríamos haber llegado a buen fin”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario