Delincuentes ingresaron a otra cochera de la zona céntrica para robar y dañar autos

Otra cochera de un edificio ubicado en la zona semicéntrica de la ciudad de Tandil fue escenario ayer del accionar delictivo, maniobra en la cual se vieron afectados varios vehículos pertenecientes a integrantes de las 20 familias que habitan en el lugar.
El caso fue confirmado a Multimedios El Eco por Julio Bracamonte, residente en el edificio de Santamarina 360, quien estimó que los delitos fueron perpetrados entre la 1.30 y las 2.10.
?Aproximadamente a la 1.30 ingresó uno de los habitantes del edificio y  guardó su auto. Cerca de las 2.10 entró otra persona que también vive aquí y se percató de que la luz del auto del otro vecino estaba prendida en su interior?, relató.
Tras dar aviso al propietario del auto, ?bajaron y se encontraron que el portón automático estaba trabado con un palo y la luz prendida era la linterna de uno de los cacos?.

Varios autos
afectados

Durante la recorrida por la cochera ?revisaron los otros autos y había puertas abiertas. Habían querido empezar a robar en otros lados?, expresó.
Sin embargo, ?lo único que alcanzaron a llevarse fueron elementos del primer auto, donde dejaron la linterna y destruyeron toda la parte eléctrica?.
Bracamonte admitió que la seguridad en el lugar ?lamentablemente es vulnerable. Ya no sabemos qué hacer porque no es la primera vez que nos roban. Hemos cambiado todos los sistemas, pero aparentemente se van innovando también los ladrones?, señaló.
Mientras analizan medidas tendientes a mejorar el sistema de seguridad, marcó que ?la policía vino inmediatamente pero ya habían ocurrido los hechos. Vieron si encontraban algo en la plaza, rodearon la zona y no hallaron nada?.
El vecino dijo que una de las conclusiones a las que arribaron es que ?aparentemente cuando vino el último auto los ladrones estaban adentro. Se habrían escondido entre los autos?. Otro dato llamativo es que ?no sonó ninguna alarma de los vehículos. Si los hubieran descubierto no sé que hubiera pasado?, acotó.
Finalmente, aseveró que los delincuentes ?se arriesgan a todo. Además acá tenemos un baldío al lado en el que pueden ocultarse. Los que han robado han estado estudiando los movimientos durante un tiempo?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario