Delincuentes robaron un televisor y dinero de una peluquería infantil

La peluquería infantil Pelulandia, ubicada en calle Alem 971, resultó en horas de la madrugada de ayer blanco de la inseguridad. Tras destrozar la vidriera principal del local, delincuentes se alzaron con dinero de la caja registradora y un televisor de 32 pulgadas. La damnificada, Norma Beatriz Corsi, relató que hace un mes y medio que abrió el comercio y ya le dieron la “bienvenida”.

En diálogo con El Eco de Tandil la comerciante contó que el hecho ocurrió cerca de las 5, según lo que le informó la policía, que se contactó recién con ella por teléfono alrededor de las 8.15, porque no encontraban su número de teléfono celular.

“Cuando llegué, encontré la vidriera destrozada. Le dieron con ganas porque es un vidrio antivandalismo el que coloqué”, describió, por lo que estimó que “le dieron con una masa o algo contundente”.

En cuanto al botín, Corsi detalló que “se han llevado lo electrónico, especialmente, y algo de cambio en efectivo. Me robaron un televisor de 32 pulgadas porque otras cosas no tengo acá, sino también se las hubiesen llevado. En dinero unos 800 pesos que tenía en cambio en la caja para arrancar hoy”.

Seguidamente, la peluquera subrayó que los delincuentes no intentaron en ningún momento forzar la cerradura de la puerta de su local, sino que “fueron a romper el vidrio directamente”.

Teniendo en cuenta la dimensión de la rotura de la vidriera, calculó que los vecinos “deben haber escuchado”, pero lamentó que “hoy a la gente no le interesa lo que le pasa al otro. Es el `no me importa´ porque -lanzó- no puede ser que por miedo, no se denuncie. Yo lo haría, pero no todos somos iguales”.

Confirmó entonces que había radicado la correspondiente denuncia en la Seccional Segunda y se encontraba a la espera de los peritos, aunque reconoció que si iban o no, no le importaba porque estaba ya por arribar el vidriero al local para cambiarle el vidrio. “Tengo seguro, pero encontrarse con esto duele porque es de uno”, dijo.

 

“Me dieron la bienvenida”

 

La propietaria de Pelulandia lamentó en consecuencia lo sucedido porque contó que hace solo “un mes y medio” que abrió las puertas al público.

“Me dieron la bienvenida, hace dos meses que nos vinimos desde Bariloche a vivir a Tandil, así que muy triste lo que pasó”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario