Denuncian que por error “cambiaron” a dos bebés en un hospital de Monte Grande

De acuerdo con la denuncia hecha por el matrimonio, el episodio se habría producido el viernes pasado, y aunque los protagonistas elevaron reclamos y exigen una profunda investigación, las autoridades del establecimiento “aún no tomaron medidas”, según se señaló.
“Estamos seguros que tuvimos un bebé, y que la chiquita que nos entregaron no es nuestra hija”, expresó Daniel Vidal, quien a cuatro días del nacimiento no sabe si fue padre de un niño o una niña. Para agregar datos que tornan aún más dramático el episodio, esta posible “equivocación” ocurrió en el mismo hospital de Monte Grande donde el año pasado una beba llamado Milagros fue dada por fallecida tras nacer y luego se comprobó que estaba con vida, abandonada en la morgue del establecimiento, según detalló el matutino Diario Popular.
En declaraciones a ese diario, Vidal reveló: “decidimos hacer la denuncia ante la Justicia, porque queremos que se solucione pronto este asunto, y si es necesario que algún magistrado ordene realizar un estudio de ADN a los chicos, para determinar con certeza quiénes son realmente sus padres”.
El drama comenzó el pasado viernes, cuando Patricia Oliva, embarazada a término, se internó para que le practiquen una operación de cesárea en el Policlínico Santa Marina, de la localidad de Monte Grande.
“Ya tuvimos en este lugar el anterior bebé, que actualmente tiene casi dos años. Como no tuvimos problemas, y todo estuvo perfecto, decidimos volver, sin imaginar que nos pasaría esto”, dijo el atribulado padre. Es que, según contó Vidal, “Patricia se durmió completamente porque utilizaron anestesia general, pero apenas se despertó le preguntó a un anestesista de qué sexo era el bebé y éste le respondió que había tenido un varón.
Luego, al salir del quirófano, le preguntó a un médico y le contestó lo mismo: un varón. En tercer lugar, le preguntó a dos enfermeras, quienes le aseguraron que era un nene”.
“El tema es que, al mostrarme a mí al bebé en la sala de neonatología, un obstetra me marcó a una niña. Cuando le digo que a mi mujer le habían asegurado que había tenido un varón, me respondió con evasivas y cosas incongruentes. Ahí empezó la lucha para que reconozcan el error, pero hasta ahora no pasó nada”, dijo el hombre. Vidal manifestó que “nadie se quiere hacer cargo, y los profesionales que le dijeron a mi mujer que había tenido un varón ahora no aparecen, y nos dicen que siempre están ocupados. Es una vergüenza, están jugando con los chicos, que no tienen la culpa de todo esto, y sus familias”.
“Mi señora lo único que hace es llorar, todo el día, está desesperada. Lo peor es que tampoco le dejan ver a la beba, la tienen en neonatología solita”, dijo el hombre, y sobre las sospechas expresó que “es probable que nuestro hijo haya sido entregado a una familia de apellido Olivares, mientras que la beba de ellos quedó con nosotros, y la confusión pudo ocurrir porque el apellido de mi esposa es Oliva”.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario