Desbarataron banda que se dedicaba a la sustracción, desguace y venta de motos

Conforme las pesquisas realizadas, la banda está conformada en su mayoría por menores de edad, que en principio serían cuatro.

A raíz de varios robos de motos fueron solicitados dos allanamientos, uno en un domicilio situado en Los Crisantemos 2063, en la zona de La Movediza, y en Salustiano Rivas 1271, en el barrio Falucho.

En ambos se secuestraron motos robadas, motopartes y repuestos.

En los Crisantemos, que es el lugar donde se estima que se juntaba la banda, hallaron una Yamaha 125 modelo IBR patente 662 IUB y motopartes.

La misma había sido sustraída a Alejandro Gabrielle hace 30 días de la esquina de Garibaldi y 14 de Julio. El hecho ocurrió cuando el joven, que es vendedor, había ingresado a una vivienda a visitar a un cliente y vio por la ventana que un chico le robaba el rodado. “Es la segunda vez que me roban una moto, la vez anterior fue una Zanella 50 y nunca apareció”, explicó en diálogo con El Eco de Tandil.

En tanto, en Salustiano Rivas encontraron una moto que había sido robada en jurisdicción de comisaría Primera,  que estaba desarmada. Se trató de una Gilera 110, patente 822-IFW.

En la causa interviene el fiscal Marcelo Fernández a cargo de la UFI 21 y los allanamientos fueron otorgados por la jueza de
Garantías 2 Stella Maris Aracil.

 

La investigación

 

El comisario Daniel López, a cargo de la Seccional Segunda, explicó que “como hay tantos robos de motos, se fueron concatenando datos y se empezó a investigar, logrando marcar esos domicilios. A la moto que fuimos a buscar no la encontramos en realidad, solamente algunas partes. A su vez se encontraron dos motos con pedido de secuestro, una de la comisaría Segunda y una de Primera”.

En cuanto al proceder de los delincuentes, detalló que “le sacan las piezas a una moto y se las colocan a otra para desorientar. La disfrazan, le sacan las cachas y le ponen otras, le cambian el caño de escape”. “Pero lo más importante es que le ponen una patente que no tiene pedido de secuestro, entonces cuando la para la policía, la pasa por informática y la patente no tiene secuestro. Tenés que pasar el número de motor y chasis para darte cuenta de que está cargada con pedido de secuestro esa moto, ésa es la modalidad que usan para disfrazarlas”, indicó.

Por otro lado, estimó que sería una banda que está trabajando hace cuatro o cinco meses.

Las personas involucradas fueron identificadas y quedan a disposición de la fiscalía interviniente con copia al Juzgado de Menores.

Se podrían realizar más allanamientos en el marco de la misma investigación en otros domicilios que también podrían pertenecer a la misma banda.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario