Desde Economía valoran todo lo realizado durante un 2015 muy complicado

Daniel Binando, secretario de Economía del Municipio, salió al cruce de los dichos del concejal Facundo Llano, integrante del Bloque Justicialista, quien habló en la edición de ayer sobre la rendición de cuentas de 2015 expresando entre otras consideraciones que “no hubo una buena administración porque si bien algunas cuestiones se pueden justificar en lo que respecta al acuerdo salarial, hay fallas en la administración que incrementan el déficit”.

Para el funcionario radical, “las situaciones se deben poner en su debido contexto” y señaló que “los concejales están analizando todo un año muy particular como 2015 y que arrojó un resultado entre el presupuesto que se previó en 2014 y lo que terminó ejecutándose en el 2015. Por supuesto que tiene modificaciones y realidades cambiantes”.

 

Una realidad de la provincia

 

Binando no dudó en manifestar que “no es Tandil la que está mal, ha sido una realidad imperante en toda la provincia donde la mayoría de los municipios cerró con un déficit entre un 9 y un 12 por ciento, del cual Tandil no escapa”.

Sostuvo que “analizar algunas partidas si se ejecutaron es hacerlo parcialmente y no todo lo que se hizo, en un presupuesto municipal de 800 millones, donde realmente hay resultados muy positivos. Este es un análisis que coincide con el resultado que obtuvo el Intendente, que la gente lo volvió a elegir con un amplio margen de votos, por lo que la gestión comunal en general no era mal vista con lo que se hacía con los fondos por la población”.

El secretario de Economía dijo que “me preocupa el Fondo Educativo, que había tenido una sub aplicación en las obras debido a un problema de estructura que tiene la región al no contar con profesionales en Tandil que auditen las obras. Contrariamente a eso, un montón de tareas que hicimos que no estaban planificadas pero fueron subvencionadas y permitieron hacer obras, se extralimitaron los fondos. Gastamos mucho más en subsidios y atenciones a mantener las estructuras y necesidades en bienes de la educación formal de lo que realmente estaba previsto”.

Como ejemplo el funcionario detalló el inconveniente suscitado con la caldera de la Escuela Normal la que “no se tocaba hace 30 años y se recompuso en tiempo récord”. Expresó que “se dieron subvenciones a las cooperadoras, que salían de ese fondo, para pintura, materiales, techos o bibliotecas que se han armado”.

Afirmó que “cuando hablamos de Fondo Educativo ha sido una quita a los municipios de fondos de libre disponibilidad. No fue el invento del kirchnerismo  de querer llegar al 6 por ciento de producto bruto destinado a la educación, en un plan serio, íbamos a poner más plata. Lo que hicieron fue retacearle parte a la Provincia y a los municipios del fondo de libre disponibilidad. Cuando se discute el fondo educativo hay que mirarle todas las aristas”.

 

“Me parece muy bien que critique”

 

Sobre el planteo realizado por el concejal Facundo Llano indicó que “es una mirada que hace la oposición que pertenece a un sistema político que avaló a nivel nacional y provincial, que hoy vemos las consecuencias que arrojó en materia macroeconómica. Como Municipio no podemos escapar de un 2015 y las nefastas realidades que hizo su gobierno”.

Dijo que “Llano analiza ahora cuando se hace la rendición de cuentas, pero el año tiene 365 días y existen los instrumentos como para que un concejal vaya viendo cómo se va ejecutando. No recibí ninguna sugerencia por parte de la oposición”.

Continuó expresando que “el 2015 fue un año muy particular, el Municipio hizo grandes cosas y fue lo que la población terminó votando. No lo votaron a su compañero Bossio con lo que proclamaba, eligieron a Miguel Lunghi. Me parece muy bien que critique, es el rol de la oposición, a esa situación habría que darle proyectos palpables y cómo se podrían financiar en contraposición de lo que nosotros hemos hecho”.

Aseveró que “se hace un presupuesto en octubre del año anterior que vas a ejecutar. Hacer estas cosas en Argentina con los vaivenes que existen y que no haya desvío es imposible porque no somos Noruega. Me parece bien que nos digan “hicieron hasta acá”, pero también hicimos muchas cosas que en octubre no las veíamos y sería bueno que lo reconocieran”.

Sin dejar las chicanas de lado indicó que “el desvío más importante que tuvimos el año pasado fue el incremento salarial. Se dio un aumento que no estaba previsto que llegó al 37,5 por ciento para los empleados municipales. De eso Llano no habla nada porque no puede decir que está en desacuerdo con lo realizado, para no tirarse en contra a los trabajadores. Me gustaría que las propuestas se hagan durante el año y sean superadoras, así engrandecemos la ciudad y la democracia”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario