Desde el campo afirman que la lluvia trajo un ?alivio importante? pero hay grandes pérdidas

“Por lo menos, se revirtió un poco la situación de estos dos meses que tuvimos sin lluvia. Por lo menos cambia el clima, no nos tenemos que olvidar que no llovió para el pasto, para el maíz, ni para la soja, ni el girasol, ni la papa. Pero de cualquier manera estamos en mucho mejores condiciones de lo que estábamos hace una semana atrás”, afirmó.

Y explicó que el problema no fue solamente la falta de lluvia porque “en el perfil del suelo estábamos bastante bien, el problema fueron los grandes vientos con altas temperaturas que se absorbieron toda la humedad que teníamos guardada en el perfil del suelo. El calor excesivo y el viento fuerte se llevaron el exceso de agua que habíamos almacenado en el invierno y la primavera”.

En cuanto a los daños, estimó que “yo creo que la mayor parte del maíz está perdido porque ya pasaron el período crítico de necesidad de lluvia y no les había llovido. Va a ser muy poca la expectativa de rinde de los maíces, los girasoles van a tener serios problemas porque hicieron una cabeza, pero van a tener serios trastornos de llenado en el grano”.

“La soja es un poco más plástica, se adapta un poco más, pero de cualquier manera el agravante que habíamos tenido en esa situación era la gran temperatura con los fuertes vientos que abortó muchísimas de las flores que ya había dado la soja de primera”, aseguró.

Y recordó que “una sequía muy parecida fue la de 2008, pero con bastante menos temperatura y menos viento pero ésta fue peor por las condiciones generales”.

Por otro lado, vaticinó que “va a ser un invierno crítico donde las reservas de forraje van a ser muy escasas. Se han perdido pasturas, va a haber que volverlas a sembrar. El daño es bastante grande y seguiremos evaluando con el paso del tiempo, es muy difícil plantarse hoy y decir tengo un 20 o un 50 de daño dentro de mi explotación”.

 

Las lluvias en la ciudad

En distintos puntos del distrito se registraron precipitaciones diversas. En el centro de la ciudad fueron de 37 milímetros, en tanto que en la Base Aérea cayeron 54,4 milímetros.

En la vecina localidad de Vela las lluvias fueron mucho menores, con un registro de 19 milímetros y fue similar lo que ocurrió en Gardey con 16 milímetros.

Por otra parte, en De la Canal y Fulton fueron los puntos del distrito donde las precipitaciones fueron mayores: en De la Canal cayeron 78 milímetros y en Fulton 75.

En Iraola hubo un registro de 54 milímetros y en Desvío Aguirre de 67,5. 

 

 

Optimismo en el sector agropecuario bonaerense

Tras dialogar con productores agropecuarios y con intendentes de distintos municipios, y evaluar la situación climática junto con técnicos del Ministerio de Asuntos Agrarios, su titular Alejandro "Topo" Rodríguez, destacó que las precipitaciones que se registraron desde ayer a la noche han traído alivio para el sector agropecuario de la provincia de Buenos Aires.

El ministro recalcó que "no nos hemos quedado quietos ante la emergencia climática de las últimas semanas. El gobernador Daniel Scioli adoptó medidas de exención tributaria, pusimos en marcha un mecanismo para la ayuda directa en materia de infraestructura básica, se adecuaron créditos del Banco de la Provincia de Buenos Aires y tenemos el apoyo para encarar programas de reforestación. Ahora la lluvia trae optimismo al campo bonaerense".

El Ministerio de Asuntos Agrarios estima que esto "contribuye a recomponer las condiciones de humedad para los cultivos de soja, maíz y girasol, e impacta positivamente sobre la ganadería".

Según reportes recibidos por la cartea provincial, se vienen registrando importantes precipitaciones durante la noche del lunes y la mañana de ayer en toda la provincia.

Técnicos del Ministerio informaron que “las lluvias caídas tienden a revertir la sequía y recomponer las condiciones de humedad para el desarrollo de los diferentes cultivos, con pronósticos pluviales que se prolongan hasta el jueves de esta semana y con proyecciones importantes en algunas zonas”.

Desde el Ministerio de Asuntos Agrarios se trazó un panorama optimista por las precipitaciones registradas y se las evaluó como muy favorables para las sojas que se encuentran en estado de floración. El efecto benéfico de las lluvias podría darse también en los maíces de siembra tardía y en los girasoles de la Cuenca del Salado y del sudeste bonaerense.

Asimismo, técnicos del ministerio destacaron que, de revertirse la situación de sequía, las precipitaciones serían apropiadas para restablecer el estado de humedad de los suelos y permitir la siembra de verdeos de invierno y pasturas en óptimas condiciones. Además, el descenso de temperatura mejora el confort animal, lo que impactaría positivamente sobre la producción lechera, tras haberse visto resentida por la ola de calor y su efecto sobre los animales.

El ministro Topo Rodríguez y representantes del sector agropecuario coincidieron en la “evaluación positiva del impacto de la lluvia” y compartieron información sobre los pronósticos de más precipitaciones para los próximos días.

Los datos provistos por el Servicio Meteorológico Nacional para el Sudeste bonaerense indican que en Tandil cayeron 54 mm, en Benito Juárez 47 mm y en Tres Arroyos 49 mm.

El pronóstico indica probabilidad de lluvias para los próximos días en toda la provincia de Buenos Aires, lo cual impactará positivamente en el sector agropecuario, especialmente en el desarrollo de cultivos como soja, maíz y girasol, y en la ganadería. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario