Desde el CPA sostienen que el fallo de la Corte ?minimiza y banaliza el consumo de marihuana?

El director del Centro Provincial de Atención a las Adicciones en Tandil (CPA), Mario Bracciale, consideró que el último fallo de la Corte Suprema de Justicia ?minimiza y banaliza el consumo de marihuana?.
Bracciale opinó que en un futuro habrá que ?compatibilizar? las visiones jurídica y sanitaria, si prosperan los proyectos para despenalizar definitivamente el uso de estupefacientes.
?Tras la desfederalización de la ley, prácticamente no hemos tenido jóvenes o adultos obligados a iniciar tratamiento. En lo local, no nos cambia lo que es la asistencia, porque hay una determinación de los juzgados de no poner en tratamiento compulsivamente a los jóvenes que se los detiene con droga para consumo personal?, indicó, en diálogo con este Diario.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró el martes la inconstitucionalidad de un párrafo de la ley 23.737, que castiga con hasta dos años de prisión a quien posea estupefacientes para uso personal.
El fallo remite al caso de cinco rosarinos que tenían tres cigarrillos de marihuana cada uno. El máximo tribunal infirió que no afectaban a la salud pública o a terceros porque los consumirían en el ámbito privado.
El director del CPA coincidió con el ministro de la Corte, Eugenio Zaffaroni, en que no hay presos por tenencia de estupefacientes, pero aclaró que el dictamen no es una despenalización, sino una interpretación constitucional de lo que es la tenencia?.
En el caso de avanzar una modificación de la ley 23.737 en el Congreso, Bracciale sostuvo que ?el debate deberá ser interdisciplinario?, porque es un ?tema muy complejo? y se deberá estipular qué drogas se despenalizarán, qué potencia, cantidades, y otras cuestiones.
Sin embargo, destacó que ?el hecho de haber tenido una causa judicial por tenencia de estupefacientes hizo que muchos padres que desconocían el consumo de sus hijos se pusieran en autos?.
?Generó el contacto con un servicio asistencial y se pudo trabajar distintas problemáticas de la adolescencia, no desde el punto de vista de la criminalización del hecho?, marcó.

La contradicción

Bracciale señaló que la vulnerabilidad del adolescente, la gran disponibilidad de drogas legales e ilegales y una baja tolerancia social son los factores que inciden a la hora del inicio en el consumo.
El médico habló de ?la contradicción de no saber qué hacer con el alcohol, que es una droga legal, y el fomento de la despenalización al consumo de estupefacientes?.
?Muchos padres tienen que enfrentarse a un discurso social que sostiene ?la marihuana es inocua?. Todas las drogas tienen un costo, que siempre es el cerebro. Lógicamente, tiene que ver con el tipo de droga y el consumo. En el caso de la marihuana, con un consumo frecuente, se deposita donde hay grasas, provoca caída en las defensas, esterilidad y síndrome amotivacional?, advirtió, además de trastornos en la percepción y la conciencia.
El 53 por ciento de los pacientes en tratamiento no tiene conciencia de la enfermedad. Y para fundamentar la utilidad de la juridización, Bracciale trajo a colación dos casos. ?Lo hemos visto con Charly García, que no fue criminalizado, sino judicializado porque era potencialmente peligroso para sí mismo o eventualmente para terceros. También las madres del paco, que veían que sus hijos se les morían. No tenían forma de darle solución, porque los chicos no tenían conciencia de lo que estaban haciendo, y los casos fueron contenidos gracias a la intervención institucional?.

Estadísticas

De acuerdo a un relevamiento que la Región Sanitaria VIII hizo en 2006, el 43 por ciento de las personas en tratamiento comenzó a consumir drogas a través de la marihuana, el 25 por ciento por el alcohol y el 8 por ciento con la cocaína.
A lo hora de indicar las sustancias actuales de consumo, el 31 por ciento señaló a la marihuana, el 21 a la cocaína, y el 23 al alcohol.
El 54 por ciento de los tratados comenzó a consumir antes de los 16 años.
Bracciale también expuso los motivos de consumo: nuevas experiencias (24 por ciento), lo que desestigmatiza que se comienza en un ciento por ciento por conflictos y marginalidad; problemas familiares (13); presión del grupo (10) y como acción para estimularse (11).
El médico también analizó los datos sobre los lugares de consumo: en la calle (44 por ciento); en el domicilio (25); y en boliches (8).
?En esto vamos a tener que estar atentos, porque más de la mitad no consume en el ámbito privado?, subrayó, en alusión al fallo de la Corte. Cabe destacar que el máximo tribunal manifestó que la decisión no significa la permisión para ?un consumo indiscriminado?. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario