Desde el Municipio realizarán un reconocimiento a René Lavand

Siempre que lo llamamos a René es por alguna situación gratificante, un nuevo reconocimiento, un agasajo para el hombre que ha repartido ilusiones a lo largo y ancho del mundo, llevando el nombre de Tandil siempre en sus labios. Este hijo adoptivo de la ciudad será reconocido con una escultura alegórica este sábado en los jardines del Municipio. El Eco de Tandil dialogó con el vecino famoso, Lavand.
-¿Cómo se siente con este homenaje, nada menos que una escultura que será emplazada en un hermoso lugar del Municipio?
-Más que sorprendido me siento un poco herido en el pudor, ya que me da cierta vergüenza. Me parece que es un exagerado precio que se me paga por hablar tanto de la ciudad en cinco continentes. De cualquier manera lo recibo con una profunda emoción y mucho agradecimiento.
-El Municipio ha sabido captar el sentimiento de los vecinos hacia usted que lo reconoce como un artista con mayúsculas, un embajador de Tandil, padrino del Festival de Cortos y una visita siempre muy bienvenida donde se haga presente.
-Es que uno se ha portado más o menos bien en estos 84 años, esos son los méritos, entonces.
-Los homenajes continúan… ¿y el trabajo?
-Tengo primicias para este Diario, después de mis dos últimas actuaciones, una en Madrid y otra en Sevilla -ciudad  esta que idolatro porque es especial para mí-  resolví no retirarme pero sí dejar de hacer esas actuaciones de dos horas para mil personas porque es demasiado esfuerzo a mi edad, por eso decidí plantarme con siete y medio ya que fue maravilloso lo que pasaron en esas dos noches. Un diario de Madrid la calificó a esa noche como única o tal vez comparable con la que hizo alguna vez Raphael. Y en una entrevista de despedida que me hizo la televisión para las ocho provincias andaluzas me preguntaron ¿cuándo vuelve a Sevilla? y la respuesta fue: A Sevilla no le voy a decir hasta el año que viene porque es pedirle demasiado a la vida a mi edad, pero tampoco le voy a decir adiós de modo que me voy a ir sin saludar. Y me vine sin saludar a Sevilla ni a los amigos que son el mejor paisaje sevillano. No digo que no voy a volver a Europa, porque si la salud me acompaña lo haré, pero para dar conferencias, shows más cortos a los que llamo “Encuentros con René”.
-Usted dijo que se retiraría cuando lo hiciera Mirtha Legrand, a la que cada día se la ve más dinámica y entusiasmada, llena de planes. Le pregunto, ¿a su edad los proyectos y reconocimientos son algo así como recargar las pilas?
-Es recordar a la vejez que uno sirve para algo, ¿usted considera  que existe una lisonja más linda que esa? No creo, eso es estimulante, empuja hacia adelante, es una droga el aplauso.
-¿Se encuentra satisfecho con su vida?
-Sí, tengo una vida muy linda, he hecho los cinco continentes. Lo hice todo, pero si puedo un poco más mejor… que me sigan halagando.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario