Desde La Elena afirman que es “una vergüenza” la extensión de cañerías que anunció el Municipio

Luego de que el Municipio anunciara la extensión de las cañerías para llevar agua a La Elena, los vecinos de la zona no tardaron en reaccionar por lo ínfima que resulta la obra en relación a todo lo que falta para que efectivamente el agua llegue al barrio.

El presidente de la comisión vecinal, Luis Albornoz, explicó que la obra para llevar agua a La Elena consta de dos partes. La primera parte, es la de impulsión, que es lo que hizo con los fondos de Infraestructura de Provincia el año pasado, alrededor de 9 millones y medio de pesos. En el marco de esa obra se colocó un tanque de 250 mil litros en una loma situada camino a la escuela Granja.

La segunda etapa implica colocar las cañerías que lleven el agua al barrio y el costo de esa obra sería de unos 10 millones de pesos. La indignación vecinal surgió luego de que el Municipio anunciara la obra de extensión de cañerías, ya que pensaron que se trataba de la tan esperada segunda etapa que les llevaría el agua a la puerta de sus hogares. Pero eso no fue así.

Lo que se anunció en concreto es la construcción de una cañería de nexo, de 630 metros que solo acercará el agua al barrio a lo largo de 6 cuadras.

De esos 10 millones que faltan, lo que se proyectó solamente ronda el millón de pesos.

“No es ni el 10 por ciento de lo que hace falta para que los vecinos tengan agua”, resumió Albornoz en diálogo con el programa “Dulce o Amargo” (104.1 Tandil FM).

Y agregó que “lo que yo vengo diciendo desde que se empezó con esa obra es que falta la otra mitad”.

“Esa otra mitad es que los vecinos tengan agua en las canillas y que dejen de tomar agua de mier… de una buena vez”, lanzó.

 

Una desilusión más

El vecino confió que tenían muchas expectativas para este año de avanzar “grande” con la obra que falta, pero “esto que se está anunciando es nada, es una gota de agua en el mar”.

“Nosotros pensamos que este año se le iba a dar un impulso más grande pero vemos que no, es una desilusión más”, lamentó.

Recordó que en noviembre de 2015, antes de las elecciones presidenciales hablaron con el intendente Miguel Lunghi y le pidieron que gestionara la obra de agua para el barrio.

“El se comprometió a hacerlo, a gestionar toda la obra de agua para el barrio, y nuestro compromiso fue no interferir más con ningún tipo de funcionario. Se hizo la mitad y nos falta la otra mitad, que no está”, cuestionó.

Expresó su decepción porque van a ver el tanque, van a ver las cañerías pasar por cuadras donde prácticamente no hay casas y ellos no van a poder tener el agua.

 

Audiencia con Lunghi

Por otra parte, se preguntó si “el compromiso del Intendente llega hasta acá, si va a seguir gestionando o se le acabo la nafta, y veremos qué podemos hacer nosotros”.

Adelantó que en los próximos días van a pedir una audiencia con Lunghi para hablar de ese tema.

“No es televisión por cable, pedimos que los vecinos puedan tomar agua de la canilla y no de un aguatero que viene una vez por semana”, remarcó.

Recordó además que la obra que se está haciendo fue siempre frenada por Nación por ser demasiado “ambiciosa” y sostuvo que “es una obra para 5 mil personas que la proyectó el Municipio y en Nación siempre se frenó porque decían que no era para nosotros”.

“Hace más de 10 años que venimos pidiendo que pase el caño por la calle y siempre se tiran la pelota uno a otro. La noticia cayó muy mal, no esperábamos que fuera tan desalentador”, fustigó.

Y añadió que “es una payasada, un año más sin agua en el barrio, una vergüenza”.

En ese contexto, sostuvo que si bien muchas de las obras anunciadas son importantes para la ciudad, consideró que otras no tanto y graficó que “en el presupuesto de este año figuran 650 mil pesos para el riego de la Plaza Independencia”.

“Era intendente Gino Pizzorno cuando empezamos a reclamar. El barrio ha crecido mucho y seguimos teniendo vecinos que toman agua de lo que deja el aguatero, que es un riesgo sanitario importante y que a nadie le importa”, criticó.

 

SEGÚN GUADAGNA

El Municipio no puede afrontar la obra y la Provincia quiere hacerla por etapas

El secretario de Obras Públicas Roberto Guadagna explicó que lo que propuso la Provincia es realizar 630 metros de cañería que incluye el cruce de la avenida Juan B. Justo y 4 cuadras hasta situar la cañería maestra en Giaconi y Calihué.

En cuanto a la etapa siguiente, indicó que “habrá que analizar y ver cuál es la fuente de financiamiento para la distribución domiciliaria, no hay que perder de vista que son parcelas muy grandes, y el costo que representa para los frentistas es muy grande pero también lo es para el estado municipal”.

“La cañería maestra es esa porque es la que lleva el caudal mayor, a partir de ahí las cañerías son de menor diámetro que tienen un costo por metro lineal y hay parcelas vacías y otras de anchos extensos cuyo costo es importante para el Estado y para los vecinos”, sostuvo.

Y afirmó que “si hay costo cubierto será bienvenido para llegar antes y si no habrá que seguir gestionando con la Provincia”.

“El agua del tanque va a llegar a la esquina con cañería maestra de Calihué y Giaconi. Los vecinos que están ubicados por donde pasa la cañería maestra van a tener agua cuando se licite y se lleve adelante esta primera obra”, señaló.

En cuanto al reclamo de los vecinos, aseguró que “pienso que todo el mundo debería tener agua pero cuesta una plata que el Municipio no puede afrontar, y la Provincia en este momento informa que prefiere hacerlo por etapas”.

“Yo estoy absolutamente de acuerdo que La Elena es un tema que hay que terminarlo, inconcluso sirve a medias, con una inversión de casi 11 millones de pesos tiene un impacto bastante alto pero aún no termina de resolver la carencia. Lo que falta es el financiamiento de la parte que sigue”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario