Desde su blog, el Instituto 75 argumentó su postura ante la cesión a Santamarina

La página www.parquesanssouci.blogspot.com.ar, que fue creada “para informar con documentación y relatos de primera mano sobre el Proyecto Parque Ecológico” que desarrolla desde hace varios años la institución, recorre la historia del lugar, el uso del predio de 60 hectáreas por parte de la institución y aporta datos sobre el expediente que se inició el 23 de febrero de 2009.

El inicio “de la idea del comodato”
 
En uno de los aparados de la página se hace especial referencia al inicio “de la idea del comodato” en 2009, acompañado por links que permiten acceder a la documentación presentada por el Instituto.
En ese sentido, recordaron que “la comisión directiva del club de ese entonces (presidida por Raúl Escudero) inicia un expediente directamente en La Plata solicitando 6 hectáreas de Sans Souci, fundamentado en el abandono y desuso documentado por una nota periodística del incendio de febrero de 2009, pretendiendo las canchas que afirman construyó el club Banfield y no se usan. Ambos dichos, falsos”.
Una vez que llegó a la capital provincial “se realizó una reunión de autoridades del instituto, del Consejo Escolar y dos miembros de la comisión directiva del club presentaron las disculpas del caso y se olvidó el tema”.
Tras aquel episodio “el fantasma del comodato retomó fuerza” cuando a mediados de 2011 “el por entonces candidato a presidente del club Santamarina, Pablo Bossio, lo retomó como tema esencial de su propuesta de campaña”.
“Fue así que a poco de asumida su presidencia llegó a Tandil nuevamente el pedido de la firma del comodato y entrega del espacio”, apuntaron.
Posteriormente, se inicia una “desestimación del trámite” y se le agregaron al expediente “65 fojas con información sobre el uso y los proyectos que funcionaban en el predio”, a la vez que se “documentó la construcción de las canchas por parte de la cooperadora del instituto”.
Confirmaron además que en ese proceso “se mantuvieron dos reuniones con miembros de la comisión directiva, encabezados por su presidente, Pablo Bossio, para ver ‘qué espacio se les podía asignar’”.
“En diciembre de 2011, antes de presentar el Plan Estratégico al Municipio, se invitó al club Santamarina a participar en un proyecto superador”, reseñaron.
Por todo, aseguraron que “el actual comodato a favor de Santamarina no tiene relación con lo actuado y tratado hasta agosto de 2011”.
En la sección “¿Cómo se concretó esta cesión al club Santamarina?”, desde el ISFT 75 argumentaron que esta transferencia de 12,8 hectáreas “no tiene relación con el trámite iniciado por Raúl Escudero en febrero de 2009 cuando era presidente del club”, puesto que “en ese pedido solicitaban 6 hectáreas correspondientes a las canchas de fútbol construidas por la cooperadora en 2004-2005”.
 
Las razones de la negativa
 
En otra de las publicaciones, se expone y enumera las razones “simples y sencillas” por las cuales “no debe entregarse una fracción del predio”, y en cada una de ellas remite a un link que permite conocer la documentación que sustenta cada punto.
En ese sentido, indicaron que “es tierra al servicio del sistema educativo, asignada al Instituto Superior de Formación Técnica 75 por Resolución 817/2004; el propósito, uso histórico reconocido y actual destino es para el funcionamiento de entidades escolares como el ISFT 75 y el CEC 802; desde 2001 se viene desarrollando un proyecto institucional del ISFT 75 denominado Parque Ecológico Sans Souci; hay 12 años de trabajo de muchas personas y organizaciones para recuperar y poner en valor el lugar, mantenerlo y abrirlo a la comunidad”.
Además, porque sobre esa fracción la institución educativa “tiene un proyecto, hizo trabajos para su concreción y en etapas previas usó este espacio en beneficio del ente escolar; la entrega a un tercero desvirtúa su tratamiento como una unidad territorial y paisajística con valor histórico, cultural y natural”.
La última razón es debido a que esta cesión “atenta y vulnera normativas de afectación, uso, y reconocimiento del valor que representa esa unidad territorial y que es necesario preservar”.

La fracción cedida y su uso por el instituto
 
Además, el ISFT 75 aportó datos sobre la fracción que la Provincia le transfirió al club y abordó aspectos sobre la utilización de ese espacio por parte de la institución.
“Si bien cuando se comunica la resolución que aprueba el comodato se especifica la dimensión de 6 manzanas y sus calles equivalentes a 12,8 hectáreas, no se establece el lugar preciso”, aclararon.
Frente a ello, supusieron que “se trata del extremo suroeste”, espacio que representa “el 20 por ciento del total de la superficie del predio Sans Souci”.
Cuando se implementó el Proyecto del Parque en Sans Souci “se buscó una forma de ingresar recursos para restaurar las deterioradas edificaciones y una fuente de ingreso fue el cultivo de esa área”, en forma conjunta con la asociación Pajaritos de la Calle.
La propuesta “dejaba un 30 por ciento de lo recaudado y se realizó con cultivos variados como soja, cebada y trigo. Se realizaba por siembra directa, con un mínimo de aplicación local de herbicida controlado técnicamente”, aseguraron.
Tras el incendio de 2009, se propuso el uso de ese sector “como un césped deportivo”.
Actualmente, el sector “tiene puntos de trabajo que lo integran al Jardín Botánico Sara Wilkinson de Santamarina, que funciona desde 2009 y está tratando de aprovechar la galería de árboles (eucaliptus) y una isla de árboles quemados que se unirán al sector de los invernaderos para conformar un arboretum diseñado desde la carrera de Paisajismo”.
“El espacio cedido tuvo y tiene un uso y es parte de un proyecto del ISFT 75”, ratificaron. u
 
Una “situación injusta”

Finalmente, el establecimiento educativo realizó una valoración sobre la decisión de ceder en comodato esa fracción del predio en uno de los apartados que lleva por nombre “Una situación injusta por donde se la analice”.
“Comenzando por ignorar totalmente la existencia de un afectación del lugar a otra institución, como es el ISFT 75, hasta no escuchar las voces que hablan del trabajo realizado allí, el uso que se le dio y lo que representa en el plan de desarrollo del lugar, podemos ponernos en la consideración del otro y afirmar que también es injusto para otros establecimientos educativos que pelean por sus propios espacios u otros clubes de menor trayectoria que no pudieron mantener sus bienes”, expresaron a través de la página.
Teniendo en cuenta la “historia previa a la quiebra del club Ramón Santamarina, creemos que es injusto para los socios hacerles creer que en Sans Souci pueden cumplir sus sueños”, dado que “esta cesión es un comodato a 5 años renovable, que puede ser terminado por la decisión de un funcionario en el futuro”.
Por último, consideraron: “Estas decisiones generan injusticias. El club Santamarina merece ser también reconstruido en lo material, pero el predio Sans Souci no nos parece el lugar adecuado, en especial si es a expensas de una institución educativa y un proyecto para la ciudadanía”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario