Desde Usicom analizan distintas alternativas con miras a incorporar tecnología al relleno sanitario

Con miras a mejorar la gestión de los residuos sólidos urbanos con una perspectiva ambiental, el presidente del directorio de la Usina Matías Civale detalló que, desde Usicom, se están analizando distintas alternativas para incorporar en el corto plazo nueva tecnología al relleno sanitario. En este camino aseguró que es “interesante” conocer las distintas experiencias que hay en el mundo, como fue la que compartió este martes en la Cámara Empresaria la misión empresaria de Taiwán.

En diálogo con El Eco de Tandil, realizó un positivo balance de la reunión y detalló que la charla transcurrió puntualmente sobre la experiencia de la empresa Ecobios, -cuyas autoridades llegaron a la ciudad acompañadas por al director general de la Oficina Comercial y Cultural de Taiwán en Argentina, Lien Sheng Huang; y su par de Asuntos Políticos, Víctor Chu-, en el tratamiento de los residuos.

Detalló que, en la oportunidad, la firma taiwanesa expuso la tecnología que utiliza, vinculada “al sistema de plasma o de incineración”.

Contó que su experiencia es en ciudades de cerca de 300 mil habitantes. “Tienen un horno para 300 toneladas diarias, cuando nuestra ciudad está generando alrededor de 110 a 120”, señaló.

“Básicamente, contaron su experiencia, tienen el patentamiento de la maquinaria a nivel mundial y la decisión de mostrarla porque pretenden expandir el mercado y traerla hacia la Argentina”, precisó.

Las limitaciones

Como primer acondicionamiento, señaló que se planteó “el tema de la clasificación inicial, que los municipios presentes ninguno realiza clasificación en origen y, esto, obviamente que hay que evaluarlo en cuanto a costos porque si bien no se habló de valores, sabemos que la clasificación en origen con el traslado a la disposición final en forma diferenciada tiene un costo adicional”.

“Y si a eso le sumamos este tipo de tratamiento, que en principio ellos no pudieron determinar cuáles eran los subproductos que generan al no conocer acabadamente cuál es la composición de la disposición, hay que mirar muy justo los valores”, dijo el presidente de la Usina.

Sin embargo, consideró muy interesante como primera cuestión conocer y escuchar este tipo de experiencias. Contó que, además de la de Taiwán, recibieron ya “varias presentaciones de este estilo, de Italia, Alemania y Colombia”.

Las distintas
variantes

Sostuvo que “obviamente, el problema del tratamiento y la disposición final de los residuos es a nivel mundial y hay diferentes variantes, como puede ser esto, que se puede asimilar a una incineración, como puede ser la pirólisis, que tal vez es lo que más se está explotando hoy en el mundo porque tiene que ver con la generación de energía; no era éste el caso, pero creo que siempre es interesante escuchar algunas otras experiencias”.

“Sobre todo -resaltó Civale- cuando hay algún grado de disponibilidad en cuanto a realizar inversiones, más allá de que sabemos que estas inversiones cuando se realicen, tiene que haber un repago con un precio y, en este caso, el precio tiene que estar acordado con el Municipio de Tandil, que es el que en definitiva paga la disposición final”.

Los desafíos
en la ciudad

Puntualmente, sobre la gestión de los residuos sólidos urbanos en Tandil, recordó que “lo que hay es un contrato de concesión por la disposición final de los residuos que lo lleva adelante Usicom y hoy estamos evaluando diferentes alternativas, que las vamos conversando con el Municipio, que implican incorporar tecnología”.

En ese sentido, planteó que a nivel mundial se está en un momento en el que todas las tecnologías van variando y hay muchas cuestiones vinculadas a la preservación del medioambiente.

En el caso de nuestra ciudad, detalló que están haciendo algunas evaluaciones para ver la posibilidad de “generar electricidad a partir de los residuos”.

En definitiva, Civale insistió en que son muchas las alternativas y que actualmente, en Tandil, si bien el relleno sanitario es “muy bueno y sigue siendo catalogado con muy buenas opiniones por todos los organismos, la realidad es que en poco tiempo tenemos que incorporar tecnología, ya sea para clasificación exclusivamente o para alguno de estos procesos de los que estamos hablando”.

Confirmó entonces que, camino a ello, la idea será seguir escuchando “las distintas experiencias de otros países”.

De hecho contó que “esta semana también vino gente de Italia a presentar una idea bastante similar con otro proceso y ahí lo que hay que ver son los tipos de residuos a los que están acostumbrados. En Europa es un tipo de residuo, en Taiwán otro y aquí otro y, de hecho, la Dirección de Medioambiente con la Unicén ha hecho un relevamiento muy detallado sobre el tipo de residuos que tiene Tandil”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario