Desvalijaron una vivienda en el barrio Mirage y crece la preocupación por la inseguridad

A plena luz del día, delincuentes desvalijaron el viernes una vivienda situada en la calle Dagnac 488 del barrio Mirage, cuando sus moradores se encontraban fuera. El damnificado, Pablo Arnaiz, detalló que forzaron una puerta y, una vez adentro, los malvivientes se alzaron con 9 mil pesos en efectivo y varios elementos electrónicos.

Lo cierto es que este último robo se sumó a otros que ya se registraron en la zona, por lo que reavivó la preocupación de los vecinos, quienes ya solicitaron una reunión con autoridades, que se concretaría el miércoles próximo.

En diálogo con El Eco de Tandil, Arnaiz relató que el hecho sucedió este viernes, entre las 15 y las 17, cuando la familia no estaba. Detalló que él llegó alrededor de las 17.15 a su casa y se encontró con la puerta del garaje rota, ingresó y detectó varios faltantes.

En detalle, relató que los delincuentes se alzaron con dos televisores led “grandes”, uno de 32 y otro de 42 pulgadas, otros elementos electrónicos -como una notebook y una tablet-, una mochila de campamento y 9 mil pesos en efectivo.

“El televisor de 32 estaba en la habitación de mis hijos, el grande en mi living y el dinero en mi habitación. La ropa de los chicos no la tocaron, pero en nuestro cuarto estaba todo tirado”, describió el vecino.
Si bien aseguró que es la primera vez que sufre un hecho de inseguridad en la casa en donde vive junto a su familia desde febrero pasado, aclaró que no es la primera vez que resulta víctima de la inseguridad.

“Esto da mucha bronca e impotencia, porque uno trabaja todo el día y con esfuerzo para conseguir las cosas. Además, yo estoy terminando la casa también y todo esto hace que dé un pasito para atrás cuando no era la idea. Y no podemos hacer nada”, lamentó.

Reconoció que lo que le extraña es que en el lugar donde está ubicada su casa no se haya visto nada, porque el ambiente está bastante abierto y para trasladar esas cosas “tienen que haber venido con algún auto o algún otro medio como para llevárselas”, dedujo.

Calculó que los malvivientes ya conocen los movimientos y saben cuándo no hay nadie. “Tienen estipulados los horarios en los que uno trabaja”, dijo, ya que afirmó que en general siempre hay alguien en su casa, salvo horarios específicos en los que él y su mujer se encuentran trabajando y sus hijos en la escuela.

El accionar
policial

Tras lo sucedido, aseguró que dio rápidamente aviso a la policía y esperó afuera de su casa. “No entré hasta que ellos no llegaran. En realidad sí, cuando vi que habían robado, y salí a la calle. Dejé las cosas como estaban.

Vino la policía, me tomó todos los datos y de lo que me habían sustraído. Y después, con más tranquilidad, entré a ver qué otras cosas me habían faltado. Y ahí me di cuenta de que también faltaban algunas cosas de mis hijos, las tablet. De lo electrónico, cargaron todo”, detalló.

La seguridad
en el barrio

Por último, sobre la seguridad en el barrio Mirage, resaltó que solía divisar patrulleros de la Unidad de Policía de Prevención Local, pero advirtió que ya hace tiempo que no los ve tanto. “Cuando ellos estaban, se había tranquilizado el tema de los robos”, contó Arnaiz.

Sin embargo, confirmó que “ahora hace mucho que no los vemos pasar y volvieron a aparecer los hechos delictivos”.
En consecuencia, contó que junto a sus vecinos se mantienen comunicados por vía telefónica, a través del whatsapp. “Nos hablamos por si pasa algo urgente, pero en este caso nadie vio nada y me preocupa porque fue de tarde, en un horario donde hay movimiento, así que no sé cómo habrán hecho”, admitió.

Confirmó, por último, que radicó la respectiva denuncia en la Seccional Segunda.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario