Detectaron dos casos de triquinosis

A partir de las acciones preventivas, que implicaron la realización de los correspondientes controles antes del consumo, se confirmó que no se produjeron casos en humanos.
Desde esa repartición se recordó que la Triquinosis en los cerdos es el principal huésped de riesgo para el hombre porque su carne es utilizada como alimento.
Este enfermedad está vinculada al medio en que habitan los porcinos y a la alimentación que reciben, especialmente cuando en el lugar proliferan las ratas, vector principal de transmisión a los animales.
El hombre se enferma consumiendo carne de cerdo parasitada insuficientemente cocida o cruda, como es el caso de chacinados salados o ahumados: jamón crudo,  panceta, chorizos secos, bondiola etc.
Los síntomas en la persona que consume carne de cerdo con triquinosis son:
en primer término Diarrea, Dolor Abdominal, Vómitos y Pérdida del Apetito. Con el transcurso de los días se presenta Edema de los Párpados Superiores, Dolores Musculares, Dolor de Cabeza, Fiebre etc. Estos síntomas suelen ser  confundidos con el de otras enfermedades, por lo que se aconseja acudir al médico ante cualquier duda.
Si se detectan personas afectadas de Triquinosis y todavía se tienen restos de los subproductos consumidos, deben ser entregados a la autoridad sanitaria para establecer el origen de la enfermedad. Nunca se debe arrojar a la basura ni destruir  el alimento sospechoso.
Con el objetivo de que la población tome todos los recaudos para evitar esta enfermedad, se dieron a conocer las siguientes recomendaciones:
 
PARA EL CONSUMIDOR:
Hacer analizar siempre cada cerdo faenado; se debe remitir al laboratorio para el análisis la parte carnosa de la entraña en buen estado de conservación.
Cuando se consume carne fresca de cerdo se debe cocinar hasta que desaparezca el color rosado en su parte interior (más de 65ºC).
Los chacinados caseros no deben consumirse a menos que se tenga certeza de que el cerdo fue analizado.
Adquirir en el comercio subproductos de carne de cerdo amparados por un rótulo o etiqueta de fabricación.
 
PARA EL CRIADOR DE CERDOS:
No utilizar como alimento de los cerdos desperdicios de restaurantes, verdulerías, mataderos, ni basura.
Mantener en el criadero buena higiene combatiendo las ratas.
Destruir por medio del fuego los cadáveres de los cerdos para que no puedan ser consumidos por ratas u otros cerdos.
Cada criador debe tener perfectamente señalados los cerdos para poder identificar los animales sospechosos.
 
Ante cualquier duda o información, se deben realizar consultas en la Dirección de Bromatología sita en Av. Colón y Las Heras o al T.E. 432079.      

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario