Detuvieron a una anciana de 72 años por matar a su esposo de 15 puñaladas

El asesinato se produjo en la noche del primero de julio pasado en una vivienda situada en Miró y Ejército de los Andes, y podría haber tenido sus motivos en un cuadro de violencia familiar.
   En esa ocasión, la mujer pidió ayuda telefónica a su hija, al decirle que habían ingresado ladrones a la casa y habían atacado a su padre, de 70 años.
   La hija de la pareja avisó a la Policía y cuando los agentes llegaron encontraron la casa revuelta, la mujer con signos de haber recibido algunos golpes y el hombre en el baño, cubierto de sangre y agonizando.
   Ante el cuadro encontrado, la Policía, en un principio, creyó la versión que dio la mujer de los hechos y la traslado junto a su esposo a una clínica de la zona.
   El hombre murió tras seis días de agonía a causa de las  múltiples heridas cortantes recibidas.
   Sin embargo, una vez que se constató que el hombre fallecido había recibido quince puñaladas, la saña del crimen provocó algunas dudas e intervinieron en el caso efectivos de la Dirección de Homicidios de la Policía Bonaerense.
   Los investigadores pudieron constatar, gracias a testimonios recogidos en el vecindario, que la mujer era constantemente sometida a malos tratos por parte de su marido.
   Después, en base a distintos elementos encontrados, se pudo concluir que el crimen se produjo tras una fuerte discusión de pareja.
   El hombre se habría retirado tras la pelea a la ducha, conde la mujer le arrojó en primer lugar una toalla con embebida en agua hervida, lo que provocó su caída.
   En ese momento habría aprovechado la ocasión para aplicarle, con un cuchillo de cocina, un total de quince puñaladas en distintas partes del cuerpo.
   Siempre de acuerdo con la reconstrucción de los investigadores, la anciana podría haber encontrado la complicidad de su hija para simular el crimen en ocasión de robo.
   Cuando los investigadores concluyeron que la mujer era la autora del homicidio intentaron ubicarla sin éxito por varios días, hasta que lo hicieron en una clínica neuropsiquiátrica, en la que había ingresado por propia voluntad.
   Finalmente, la presunta autora del homicidio quedó detenida bajo custodia en la propia clínica, mientras que su hija es investigada como sospechosa por su presunta complicidad.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario