Detuvieron en Martínez a un exgremialista condenado por un delito de abuso

La Policía Federal Argentina, por intermedio de la División Investigaciones de Fugitivos del Departamento de Interpol, detuvo ayer a un prófugo con captura nacional e internacional por el delito de  “Abuso sexual reiterado en concurso real con abuso con acceso carnal en grado de tentativa y este último alternativamente con abuso sexual gravemente por las circunstancias de su realización” a requerimiento del Tribunal en lo Criminal 1 de Tandil, a cargo del doctor Guillermo Alberto Arecha.

De acuerdo a lo informado a este Diario, personal de la fuerza procedió a la detención de Luigi Emanuel Pedraglio Delgado, quien en abril de 2014 fue condenado a la pena de cinco años y ocho meses de prisión al ser considerado autor penalmente responsable de lo delito señalado en perjuicio de una menor de 11 años.

Según se consignó en el informe oficial, del análisis de la información colectada se permitió presumir que el condenado era susceptible de ser localizado en la localidad de Martínez, en el partido de San Isidro, en la zona norte del Gran Buenos Aires, donde estaría trabajando como jefe de cocineros en un reconocido restaurante de la zona.

Fue así que ayer se logró ubicar el domicilio laboral del prófugo y tras una paciente vigilancia, materializar su detención cuando fue visto llegar al local gastronómico Las Olas Boulevard.

Por último, Pedraglio, extitular de la seccional local del Sindicato de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina -Uthgra-, quedó alojado en la comisaría Cuarta de San Isidro, donde aguardará su traslado a esta ciudad en los próximos días.

 

El veredicto

 

Como se informó a través de estas páginas, luego de tres audiencias en torno al juicio contra el exgremialista, el 24 de abril de 2014 el juez Arecha dio a conocer su veredicto, en el que dio por acreditado que desde los primeros días del mes de enero de 2012 y hasta el 30 de julio de 2012, Pedraglio, en el interior de su domicilio, en distintos ambientes de la vivienda, cocina y habitaciones, en horas de la tarde, de manera diaria y sostenida en el tiempo, con la finalidad de desahogar su sexualidad y con significación sexual, realizó con sus manos reiterados tocamientos impúdicos sobre los senos y genitales de la menor de 11 años, tanto por encima como por debajo de la ropa que vestía la joven en esas ocasiones, como así también besarla en esos mismos sectores del cuerpo, llegando incluso en los primeros días del mes de marzo del mismo año, en el interior de una de las habitaciones, a quitarle las calzas que la menor vestía, dejándola desnuda de la cintura hacia abajo e intentando violarla.

Como prueba de cargo, el magistrado citó el testimonio de la menor recibido en Cámara Gesell y de los testigos escuchados en el debate que coincidieron con aquellos dichos antes mencionados por la niña, lo que da el marco para hablar de la verosimilitud y credibilidad que deben otorgarse a las manifestaciones de la víctima.

Arecha insistió en que los testimonios referidos, como los informes psicológicos, autorizaron a considerar que los hechos referidos por la menor resultan creíbles y que realmente los mismos tuvieron lugar en la realidad, tal cual los manifiesta, autorizando a adquirir así la íntima convicción respecto de la existencia de los mismos y de la autoría que le atribuye a Luigi Emanuel Pedraglio.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario