Detuvieron en un instituto de menores al adolescente acusado por el crimen de la arquitecta

Los investigadores del crimen de la arquitecta Renata Toscano, asesinada el martes de la semana pasada en Wilde, creen que el adolescente detenido anoche fue quien le disparó a la mujer cuando ésta maniobró el auto para intentar escapar del asalto.
Fuentes judiciales confirmaron a Télam que el muchacho fue internado hoy en un instituto de Menores de Banfield bajo estrictas medidas de seguridad por disposición de un juez, y quedó acusado del delito de “homicidio calificado”.
El muchacho fue apresado anoche cuando la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada de Avellaneda a cargo del caso, Mariela Bonafine, recibió la notificación de que se encontraba alojado en una granja terapéutica del conurbano.
Según determinaron luego los pesquisas, tras el crimen de Toscano, la madre del adolescente llevó a su hijo a un instituto de recuperación de adicciones de la Ciudad de Buenos Aires, y desde allí fue derivado a una granja terapéutica del conurbano, llamada Casa del Sur.
Una fuente judicial relató que, cuando la fiscal concurrió personalmente a buscarlo a la granja terapéutica, el chico le dijo: “No me diga nada, ya sé por qué viene”.
Una vez que el muchacho fue llevado a la comisaría de Wilde en la que se constataron sus datos personales y su edad, la fiscal pidió la declinatoria de competencia, por lo que la causa pasará a manos del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de Lomas de Zamora.
En tanto, el otro apresado por su presunta vinculación con el crimen de Toscano, identificado por las fuentes policiales y judiciales como Nahuel Avila, alias “Chicle” (22), se negó a declarar ayer ante la fiscal que lo indagó por el delito de “homicidio calificado”.
Según los investigadores, si bien “Chicle” portaba un arma en el momento del intento de asalto a la catequista Toscano, no fue él el que disparó contra la mujer, sino el otro muchacho de 17 años.
El joven quedó detenido a pedido de la fiscal, al igual que los otros dos muchachos de 22 y 29 años apresados ayer en Wilde, acusados del “encubrimiento agravado” del homicidio, ya que en su poder fue encontrado el revólver calibre 38 supuestamente utilizado para matar a Toscano.
Por otra parte, los pesquisas aún buscan a un chico de 14 años que ya había estado demorado por el hecho horas después del crimen, pero en aquella oportunidad fue liberado por la Justicia por falta de pruebas.
La fiscal recibió ayer por la tarde un llamado telefónico del padre del adolescente y le dijo que no sabía nada de su hijo, pero que ni bien tuviera novedades se las iba a informar porque quería que lo internen en un instituto para que lo traten por su adicción a las drogas.
El crimen de Toscano (43) fue cometido en la tarde del martes de la semana pasada, cuando ésta circulaba por Raquel Español y Bolívar, de Wilde, a metros de su casa, a bordo de su Ford K y la interceptaron tres delincuentes con fines de robo.
Al parecer, la mujer no se detuvo y pretendió eludir a los ladrones, por lo que uno de los asaltantes le efectuó un disparo que le impactó en el rostro y le provocó la muerte prácticamente en el acto.
El hecho generó una fuerte reacción de los vecinos, quienes se manifestaron desde esa misma noche frente a la comisaría de Wilde en reclamo del esclarecimiento del caso y exigiendo más seguridad en la zona.
El gobierno provincial dispuso un aumento en la cantidad de policías que patrullan la zona y pidió colaboración a la Nación para que personal de Gendarmería realice tareas de prevención en algunas villas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario