Día de las Iglesias Evangélicas Argentinas

La Reforma continúa… “Este es un año muy especial para un amplio sector de la Iglesia Cristiana. El 31 de octubre se conmemora en todo el mundo, y en particular en nuestro país, los 500 años de la Reforma Protestante. La aparición y divulgación de las famosas 95 tesis clavadas por el monje agustino Martín Lutero en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg, Alemania, no es solo una celebración religiosa-espiritual, ya que revitalizó la perspectiva en la forma de relacionarnos con Dios a través de la persona y la obra del Señor Jesucristo y el papel fundamental de la Biblia para la vida, sino que inauguró la revolución de la estructura social y la construcción política del mundo occidental, la democratización de la educación en todos los estamentos sociales, el fortalecimiento de la libertad de conciencia, igualdad y responsabilidad de todos los seres humanos, y por consecuencia, la libertad de pensamiento y expresión libre de sus creencias. En este sentido, las convicciones compartidas por todos los cristianos de todos los tiempos, desde la Iglesia Cristiana del siglo I hasta las Iglesias protestantes/evangélicas de la actualidad, se resumen en estas afirmaciones: “Lo esencial es la fe en Jesucristo”, “La gracia sola para la salvación sin depender del mérito propio (obras)”, “La Biblia como Palabra de Dios y su autoridad suprema como única regla de fe y práctica de vida”, “El sacerdocio universal de todo creyente como servicio y responsabilidad común a todos los cristianos (compromiso ético-relacional con Dios, la iglesia y la sociedad)”, y “La gloria solo a Dios como motor de todo el quehacer personal y comunitario y en quién la vida cobra sentido y proyección eterna”. La Reforma favoreció también el desarrollo de las ciencias, las artes, la cultura y la educación, con un especial énfasis en la enseñanza de la lectoescritura a todo el pueblo, incluyendo a las clases menos favorecidas y a los marginados. Este impulso innovador continúa hoy promoviendo la creación de escuelas, centros de capacitación y universidades en todo el mundo, para que todos puedan acceder a una educación integral, pública y universal basada en valores bíblicos. Estas son solo algunas de las innumerables contribuciones de la Reforma para el mejoramiento de la vida en comunidad, de las cuales todos somos beneficiarios directa o indirectamente. Después de 500 años de recorrido, celebramos también el enriquecimiento en el diálogo entre las iglesias cristianas y la sociedad, mucho más participativo, dinámico y abierto a la innovación, donde las personas pueden posicionarse y defender su fe desde la responsabilidad y ofrecer al mismo tiempo respeto y libertad a los demás. Y desde este reconocimiento de la diversidad y de una sociedad plural, ser libres de toda imposición de las mayorías o desde el poder establecido. Esta conmemoración celebrativa es una excelente oportunidad para conocer, comprender y apropiarse de los valores morales y espirituales de la Reforma que aún hoy continúa. Consejo Pastoral de Tandil.]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario