Dicen que las condiciones del Hospital son ?infinitamente superiores? que hace 8 años

“Esta situación se resolvió”, dijo en cuanto a los motivos que desencadenaron la medida de fuerza y agregó que se produjo “un retraso en la llegada de la ropa que se había solicitado para el personal”, que debía haber estado lista para el 28 de junio pasado.
En referencia al informe publicado ayer por El Eco de Tandil, el funcionario indicó que “es absolutamente falso pensar que en el Hospital las condiciones laborales son deplorables, como se menciona en algunos puntos de la nota periodística”.
De esa forma, el subsecretario contestó a la nota que describía falencias en el sector de mantenimiento, donde el techo de la herrería presenta peligro de derrumbe, la fosa para arreglos mecánicos recibe aguas servidas de las cloacas y el lugar carece de calefacción. Además, los trabajadores cuestionaban que trasladan en el mismo vehículo -sin desinfección previa- ropa de cama limpia y sucia, alimentos hacia el Hospital de Vela, y plasma y medicamentos desde Mar del Plata.
“Por supuesto que siempre hay cosas para mejorar, para corregir en el marco del diálogo”, admitió en diálogo con Multimedios El Eco y cambiando el eje del debate, expresó: “Pero me parece que cualquier ciudadano de Tandil que va al Hospital, en cualquiera de los tres hospitales que tiene el sistema integrado de salud pública, puede ver la transformación que ha tenido la salud en Tandil en los últimos 8 años”.
De inmediato, comenzó a enumerar las obras, como la renovación de todos los servicios del Hospital Santamarina, la inauguración del Hospital de Niños y el nuevo depósito de almacenamiento de residuos patológicos que “se acaba de terminar”.
“Me parece que los avances en infraestructura y en condiciones, no solamente para la prestación de servicios a la comunidad sino para los trabajadores, hoy son infinitamente superiores a lo que sucedía hace 8 ó 9 años atrás”, sostuvo.
Por último, reconoció que “siempre hay cuestiones para mejorar y los trabajadores tienen todo el derecho del mundo a presentar sus reclamos, a buscar mejores condiciones, y nosotros compartimos que los trabajadores tienen que tener cada vez mejores condiciones laborales”.

El lavadero
 
Con respecto a las demandas del personal de higieniza la ropa de cama y las frazadas, Acosta señaló que se está construyendo el nuevo lavadero centralizado, en el sector posterior al taller de mantenimiento.
“Es un espacio muy amplio, que las máquinas ya están compradas, porque a través de la Fundación del Hospital de Niños se hizo un importante aporte. Faltan las terminaciones y el lavadero va a empezar a funcionar ahí, o sea que las condiciones están garantizadas”, dijo.
Los trabajadores habían suspendido las actividades el miércoles debido a que filtraciones en el techo provocaron grandes charcos en el piso. Esta circunstancia produjo un alto riesgo debido a la utilización de máquinas eléctricas.
Hace dos años que el lavadero se trasladó a un edificio provisorio del Ejército hasta que culminara la obra nueva y Acosta consideró que la inundación fue “una situación que evidentemente sale fuera de lo común y que puede pasar en el cualquier ámbito”.
 
En Servicios
 
Con respecto al paro que los recolectores llevaron adelante el miércoles, Acosta sostuvo que “básicamente tuvo que ver con alguna mala interpretación de un acta que estaba acordada entre el Sindicato y el Departamento Ejecutivo, y por otro lado, con dos casos puntuales que tenían que ver con el pase a planta permanente de un trabajador y la bonificación que le correspondía a otro trabajador que por cuestiones administrativas no había sido cobrada este mes”.
Evaluó que los “errores que muchas veces son comunes en cualquier empresa y en cualquier organismo, por eso nosotros consideramos que los primeros días hábiles de cada mes deben ser el espacio donde se puedan solucionar esos inconvenientes y charlarlos”.
Además, atribuyó la medida de fuerza a “pequeñas diferencias” en los montos que debían cobrar y destacó que el miércoles al mediodía ya les habían realizado el reintegro. “Afortunadamente, el planteo pudo ser superado, la situación se destrabó y el servicio se normalizó casi rápidamente, porque a partir de la tarde de ayer ya estaba en funcionamiento”, manifestó.
 
Alta conflictividad
 
Por otra parte, el subsecretario de Gobierno reiteró que “todas las recategorizaciones en el Municipio de Tandil -además está acordado entre el Departamento Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales- se realizan en el mes de octubre, por lo tanto en el acta decía explícitamente que los agentes que les correspondía la recategorización se iban a cumplir en el mes de octubre como sucede habitualmente. Incluso, sobre ese punto no había ningún tipo de discusión ni de duda, y rápidamente después, con la buena voluntad de las dos partes, se llegó a un entendimiento y se superó esta situación”.
El funcionario destacó que el diálogo con los trabajadores y el gremio “es permanente” y aseguró que desde el Ejecutivo “damos todos los días muestras de nuestra buena voluntad para ir resolviendo todas las situaciones”.
En este sentido, marcó que “estamos en una situación bastante particular desde el punto de vista económico en todo el país, con caída de la actividad económica, baja recaudación. Estamos en una situación de conflictividad social importante y, por supuesto, en todos los ámbitos esto se refleja, aparecen ciertas cuestiones que hay que resolver, y en estas circunstancias nada mejor que redoblar el esfuerzo en el diálogo, en la búsqueda de consensos, en el trabajo conjunto”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario