Directivos de la Escuela 56 se reunieron con autoridades, pero seguirán sin clases

La comunidad educativa de la Escuela 56, situada en Lavalle y Movediza, se movilizó ayer hacia el Consejo Escolar para entregar un petitorio solicitando respuestas por la situación edilicia en la que se encuentra el edificio, lo cual los obligó a suspender las clases el martes pasado por tiempo indeterminado. Luego, autoridades educativas locales y provinciales se reunieron en el establecimiento educativo pero no hubo respuestas concretas que solucionen la problemática a corto plazo.

Cabe recordar que el martes, miembros de la comunidad educativa decidieron hacer pública la situación que atraviesa el establecimiento educativo, tras meses de reclamos sin respuestas. Es que luego de tanto tiempo de esperar la ansiada obra del techo nuevo, que impediría que el agua ingresara dentro de la escuela, ahora que ya está terminada llueve más que antes.

Por tal razón, ayer un grupo de padres y docentes, acompañados por la directora de la escuela, Carmen Ruiz, se dirigieron a Consejo Escolar donde hicieron entrega de un petitorio “solicitando una inmediata solución a los problemas” que están teniendo. Más tarde, alrededor de las 13 se desarrolló una reunión en el edificio escolar de la que participaron el consejero escolar Cristian Cisneros, la presidenta del Consejo Escolar Susana González, representantes del Municipio, el arquitecto regional José Alustiza, la inspectora de Primaria Cristina Morete, los padres y miembros de la comunidad en general.

 

Sin respuestas

 

En diálogo con El Eco de Tandil, Carmen Ruiz aseguró que “no hay una solución clara, las clases van a seguir suspendidas y hemos llegado a la conclusión de que tenemos que localizar otro espacio donde funcionar como escuela”.

La determinación se toma desde la Dirección de la Escuela, en conjunto con las inspectoras debido a que “no hay una solución inmediata, no nos dieron ninguna explicación. Sólo nos dijeron que las obras están pagas, que los proveedores van a venir a terminarla, pero no sabemos cuándo lo van a hacer y de qué forma. Dicen que van a poner una silicona como para pegar las babetas. La verdad que no nos dieron una solución clara”.

En cuanto a la obra inconclusa del SUM, donde está el piso sin terminar, afirmó que “ellos dicen haberse reunido con los proveedores, pero ninguno viene expresando en qué momento van a volver a trabajar en las obras”.

Además, lamentó que ninguno de los proveedores se acercó para dialogar con ellos.

 

La mudanza

 

“Lamentablemente, no tuvimos una solución clara o la respuesta de que se iba a comenzar a trabajar ya, o que nos iban a solucionar el problema ahora para que los chicos no sigan perdiendo clases. Sigue habiendo una inhabilitación del lugar físico, porque no se puede dar clase en las condiciones que está, y buscaremos otro lugar donde funcionar”, manifestó.

La alternativa que están analizando sería funcionar por un tiempo en el Salón San Pacífico, ubicado en la calle Sáenz Peña,

Pero aclaró que “eso no depende sólo de mi decisión sino de las autoridades de educación, por lo tanto, yo tengo que esperar a que se apruebe el lugar y luego darlo a conocer a la comunidad”.

“Tenemos cien alumnos en turno mañana y cien en turno tarde, y estuvimos viendo cómo se podría disponer ese espacio para funcionar”, señaló.

Lamentó que “Cisneros y Susana González dicen que mucho más no pueden hacer. Nosotros hicimos la reunión en el SUM de la escuela y ellos pudieron ver las condiciones de los salones”.

En cuanto a la respuesta que recibieron, confió que “realmente fue decepcionante para toda la comunidad. Si bien se está trabajando mancomunadamente en solucionar este tema, la verdad que las autoridades, al menos las de infraestructura, que son las que deberían haber corroborado el estado de las obras, no lo han hecho como deberían”.

 

Suteba denunció “falta de gestión, desidia e inoperancia” del Gobierno municipal

 

A través de un comunicado, el gremio expuso que “la tormenta del último martes dejó al desnudo, una vez más, la inoperancia del Consejo Escolar y del Municipio en el control de las obras de infraestructura que  realizan en las escuelas de gestión pública del distrito”.

“El caso más resonante es el de la Escuela 56 de Villa Italia, que debió suspender las clases por tiempo indeterminado. Para la realización de estas obras se destinaron, según lo aprobado por el Concejo Deliberante, 800 mil pesos del Fondo de Financiamiento Educativo.
En medio de la tormenta, Suteba estuvo presente en la escuela y pudo comprobar todas las deficiencias de los trabajos realizados”, manifestaron. Y cuestionaron que “mientras estuvimos en el lugar, ningún representante del Consejo Escolar se hizo presente. El 23 de octubre, y por nuestra solicitud, se había realizado  una inspección por parte del Ministerio de Trabajo. Ya en esa oportunidad el inspector actuante, entre otros problemas,  comprobó las filtraciones existentes. Leer las crónicas publicadas en distintos medios resulta altamente preocupante”.

En ese contexto, fustigaron que una funcionaria que, en medio de una situación de emergencia en muchas escuelas del distrito “disfruta de una muestra en vez de estar recorriéndolas, que manifiesta que el Consejo Escolar no tiene injerencia en las obras que financia el Municipio con el Fondo de Financiamiento y que no puede opinar porque es un técnico el que tiene que determinar que hacer”.

Y criticaron que “otros funcionarios informaron que el martes recién pasarían los profesionales a evaluar cuál era, técnicamente, el problema. En una de las crónicas se tildó de insólita la situación de la escuela”.

“En este caso no hay nada de insólito, porque insólito es algo  desacostumbrado, fuera de lo común, extraordinario. Lo que pasa con la Escuela 56, como en el resto de las escuelas del distrito, no es desacostumbrado, fuera de lo común, ni extraordinario. Esto es lisa y llanamente desidia, abandono y falta de gestión por parte del Consejo Escolar”, sentenciaron.

Y resaltaron que ese organismo es el “responsable del cuidado de los edificios de las escuela de gestión pública del distrito, y del Municipio del Tandil, que licita, adjudica y paga con fondos que aporta el Estado Nacional, pero no controla la calidad de los trabajos realizados ni el cumplimiento del tiempo de realización de las obras”.

 

No se votará en la Escuela 56

 

Debido a las condiciones edilicias en las que se encuentra la escuela,  se informó que no se votará en la institución. Las personas que debían emitir su voto allí lo harán en la Escuela 47, situada en Ugalde y Méjico, de la mesa 2030 a la 2035.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario