Dos delincuentes armados redujeron a los dueños y clientes de un almacén

A sólo 5 meses de haber abierto sus puertas al público, la despensa “Saboreando”, situada en Antonena 99 -esquina Brandsen-, resultó blanco de un violento asalto. El hecho se registró el martes a las 21.10, cuando dos delincuentes armados sorprendieron a los dueños y clientes que se encontraban en el local y, amenazándolos con un arma, les exigieron que se tiraran al piso. Finalmente se dieron a la fuga con unos 2 mil pesos y una botella de aceite de oliva.
Ayer a la mañana, aún shockeados por el “terrible” momento que habían vivido en su almacén, la dueña Norma Veloz, en compañía de su marido Fernando Alduncin y de su hijo Diego, contó a El Eco de Tandil los detalles del lamentable episodio.
Relató que se encontraban los tres detrás del mostrador y justo había cinco clientes, dos de los cuales estaban siendo atendidos y a punto de retirarse con sus compras, pero ante la aparición de los malvivientes, “dispararon de la desesperación”, contó la comerciante.
Los intrusos eran dos hombres. Uno de ellos “tenía un arma”, detalló la mujer y describió que se quedó apostado en el acceso, mientras que el otro se arrimó al mostrador.
“El que tenía un arma empezó a gritar y nos pidió que nos tiráramos al piso”, recordó conmocionada. En principio, admitió que pensó que era “una broma” y no alcanzó a reaccionar.
“Los clientes sí se tiraron todos al piso, nosotros no. El que se arrimó hasta acá me empezó a pedir `la plata´ y, según los clientes, yo estaba pálida y ahí reaccioné. Son segundos… Uno de los dos nenitos que estaban acá se pasó para atrás y se metió al baño muy asustado. Justo yo recién terminaba de pagarle a un proveedor, él se iba y ellos entraban”, advirtió.
Ya en medio de la situación, contó que su hijo “los enfrentó”. Les dijo “váyanse” y ante la desesperación, ella les entregó el dinero que tenía en ese momento y que no supo especificar la cantidad porque todavía no habían hecho la caja. Sin embargo, estimó que “fueron unos 2 mil pesos. Terminaba justo de desembolsar 600 pesos para ese proveedor”.
Tras entregarle el dinero, los malvivientes exigían más plata y ella les repitió que era lo único que tenía. “No tengo más, ¿qué querés que te dé? Le dije y ahí se fueron, manotearon antes una botella de aceite de oliva que tenía acá, no sé con qué intención… No sé si sería para defensa suya en caso de que él se diera vuelta. Y el otro siempre en la puerta, apuntándoles a los clientes. Todos tirados en el piso”.

La descripción

Todavía con los nervios lógicos de lo sucedido, Norma Veloz describió a los delincuentes. “Calculo que tendrán entre 25 y 30 años. Estaban con la cara cubierta, uno de ellos tenía un casco como de moto, que no se lo sacó en ningún momento, mientras que el otro que estaba con el arma estaba encapuchado y con anteojos negros, es más, sabemos que los perdió en el camino cuando salió corriendo”, informó.
Aparentemente se movilizaban en un automóvil Fiat Uno color azul, pero la dueña de la despensa no pudo corroborarlo.

La respuesta
de la policía

Minutos después del asalto, los damnificados dieron aviso a la policía que, según remarcó la comerciante, “vino enseguida. Aparentemente la policía estaba cerca y vinieron 7 u 8 patrulleros, y una ambulancia para mí porque yo sinceramente estaba con un ataque de nervios muy grande, pero no quise que me llevaran al Hospital. Quería estar con mi hijo y mi esposo”.
Norma Veloz sintió “mucha impotencia” por lo sucedido porque informó que “nosotros acá trabajamos de 8.30 a 23 de corrido, no cerrábamos en ningún momento y ahora por lo que pasó calculo que lo vamos a tener que hacer porque no quiero que Diego se quede más solo. Cuando a nosotros nos atacaba el cansancio, nos acostábamos un rato y él se quedaba solo. Después iba él y veníamos nosotros, pero ahora solo más no”.

“Hace 5 meses
que abrimos”

Aseguró que hace sólo 5 meses que abrieron el local y es la primera vez que sufren un delito. Sin embargo, recalcó que “el barrio está muy inseguro” y saben de otros hechos ocurridos en el último tiempo por la zona.
La mujer confesó que “lo que más me llama la atención es que cómo viendo que había tanta gente adentro hayan entrado. No era que estábamos solos. Gritaban mucho, y me exigían la plata y que nos tiráramos al suelo”.
“Fueron unos minutos, pero eternos para nosotros. Es más, todavía no nos podemos recomponer. Todos estamos shockeados”, dijo llorando. Deseó entonces que “ojalá esto sirva para que se haga algo frente a tanta inseguridad”.

 

__res_3loc1
*****
Otro comerciante sufrió un
asalto en Colombia y Portugal

Minutos después del atraco registrado en el almacén, dos delincuentes le robaron al dueño de una frutería ubicada en Colombia y Portugal. Según confirmaron fuentes policiales a El Eco de Tandil, el hecho se produjo entre las 22 y las 22.15, cuando el comerciante, identificado como Martín Artesi, salía del local y fue sorprendido por dos malvivientes.
Sin ejercer violencia sobre el damnificado, los asaltantes lo redujeron con un arma plateada y le robaron la billetera con 3 mil pesos y documentación personal. A pie, se dieron a la fuga por calle Portugal.
La policía investiga la relación entre ambos robos calificados por el uso de arma ocurridos con pocos minutos de diferencia, pero por el momento no hay confirmación de que se trate de los mismos delincuentes. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario