Dos delincuentes encapuchados asaltaron una agencia de quiniela en Balbín al 1200

Ayer en horas de la noche una agencia de quiniela situada en Balbín al 1200 fue el blanco de un asalto protagonizado por dos delincuentes que actuaron con sus rostros cubiertos. Uno de ellos, amenazó a la empleada con un arma de fuego y le exigió la entrega del dinero.

Una vecina fue quien alertó a la policía mediante un llamado al 101 tras ver que los ladrones ingresaron al local ya con el arma en mano, apuntándole a la empleada desde afuera.

La víctima, Marian Rocío Ramos, de 29 años, se encontraba sola en la agencia de quiniela “El Trébol” que está ubicada en Balbín 1218, y que estaba a punto de cerrar sus puertas, ya que eran alrededor de las 20.30.

Los malvivientes, que estaban encapuchados, ingresaron al comercio repentinamente y uno de ellos portaba un arma de fuego, tipo revólver, de color negro, con el cual la encañonó desde antes de entrar al negocio.

Le exigieron que les entregara el dinero, a lo cual la empleada accedió de inmediato y se dieron a la fuga.

Ramos estimó que la suma de dinero sustraída rondó los 2500 pesos destinados al cambio con el que se maneja el comercio. Sin embargo, al cierre de esta edición la trabajadora no había realizado el arqueo de caja para determinar el monto exacto del botín.

Operativo
cerrojo

Enseguida, arribaron los móviles policiales que realizaron un operativo cerrojo en la zona.

De acuerdo al testimonio de la víctima, los ladrones se dieron a la fuga corriendo por Montevideo pero de acuerdo a otro testimonio que aportó un vecino minutos después, se habrían subido a una motocicleta que estaba estacionada por dicha calle, con la cual lograron huir a mayor velocidad. Esta confusión conspiró contra la labor de la policía, que había detectado una moto ocupada por dos encapuchados, que cruzó por la zona del puente y se dirigió en dirección a Villa Aguirre. Ante la información que aportó la damnificada, dejaron de perseguir el rodado que terminó por fugarse en la oscuridad de la noche.

Un blanco
permanente

Hace poco menos de tres meses la misma agencia de quiniela fue el blanco de un robo de similares características. Fue el 2 de agosto, cuando dos delincuentes asaltaron a la misma empleada que ahora y escaparon a bordo de una moto con alrededor de tres mil pesos en efectivo. También fue en horas de la noche y actuaron con el rostro cubierto con cascos.

En tanto, en diciembre del año pasado fue el turno de la sucursal de la misma agencia pero en avenida Perón 1155, con la particularidad de que la empleada era la misma, quien en menos de un año fue víctima de tres ilícitos con las mismas características.

En esa oportunidad, un solitario ladrón perpetró el asalto y huyó con la recaudación. El hecho sucedió alrededor de las 16 cuando un hombre ingresó al local y encañonó a la empleada, que se encontraba sola atendiendo el comercio. Le exigió que le entregara el dinero de la caja, a lo cual la joven accedió inmediatamente.

Una vez conforme con lo obtenido, el ladrón le exigió a la víctima que se fuera a la parte de atrás del negocio y se dio a la fuga.

Si bien la sucursal de Perón no había sido blanco de otros atracos, sí lo fueron en diversas oportunidades los otros locales de la cadena. Una de ellos ocurrió en septiembre de 2015 cuando un delincuente armado ingresó a la sucursal ubicada en Belgrano 1018, y se llevó la recaudación del día.

También, el 26 de junio de 2015, sufrió un robo a mano armada la sucursal de avenida del Valle y Pasaje Defensa. Los delincuentes irrumpieron en el lugar con sus rostros semicubiertos con cuellos de polar y amenazando con un arma de fuego a la empleada y una amiga de ella que estaba eventualmente en el lugar, le exigieron el dinero de la caja y tras alzarse con la plata, las encerraron en un baño.

En 2013 la cadena de agencias sufrió varios atracos de estas características. En agosto fue el turno del local ubicado en San Martín casi Alem. El ladrón amenazó a la empleada con una navaja y se apoderó de la recaudación.

Escapó en una moto que conducía una mujer. Poco tiempo después de ese atraco, en el comercio situado en Balbín al 1200 un joven amenazó con un revólver a la encargada y se llevó poco más de 500 pesos. Huyó en un auto junto a un cómplice.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario