Dos policías quedaron imputados por pedir coima en un control vehicular

Según este Diario pudo confirmar de fuentes judiciales, desde la fiscalía se instruyó una causa a partir de la denuncia de un automovilista que dijo haber sido víctima de un pedido de coima de agentes policiales en medio de un operativo de control vehicular. Sustanciada la pesquisa, desde la Justicia se imputó a los dos efectivos señalados, bajo el delito de "Concusión",  en los términos del artículo 266 del Código Penal,

Se trata de los policías Andrés Crespo y Guillermo Ruiz, quienes prestaron declaración indagatoria en la sede judicial y ahora deberán aguardar por el juicio oral y público en el que se ratificará o desestimará el delito endilgado.

Según reza la acusación que consta en el expediente, se trata de un suceso ocurrido 8 de noviembre del año pasado, cuando alrededor de las 11.20 los dos policías citados  revestían funciones para el Destacamento de Seguridad Vial. Estaban abocados a procedimiento de interceptación vehicular dispuesto por la superioridad, sobre la Ruta Nacional 226, más precisamente a la altura del kilómetro 153, a pocos metros del peaje.

Allí, entonces, detuvieron un auto Peugeot 405, dominio CUY-483, el cual era conducido por Juan Fernando Avila. Una vez detenido, los dos uniformados se dirigieron hacia el conductor y le  solicitaron la documentación habilitante para circular. Al constatar que tenía la cédula verde y verificación técnica vehicular vencidas le solicitaron -al decir del fiscal- una contribución indebida al referirle “¿Esto como lo querés arreglar?¿Lo arreglas acá o lo pagás en Dolores? La multa te sale cuatro mil ochocientos pesos…” (sic), en clara alusión a una exigencia dineraria u otro tipo de contribución a los fines de evitar ser multado.

Posteriormente y ante la negativa del automovilista de acceder a la entrega de dinero, le labraron la correspondiente infracción. Horas más tarde, el automovilista expuso la denuncia que ahora arribó a esta imputación.

 

Descargo

 

De lo que se desprende del expediente, al tomársele declaración los policías negaron los hechos que se le imputan. Si bien consintieron que el día referido se encontraban realizando el operativo descripto, no fueron ellos los que peticionaron la documentación al conductor, sobre quien, recordaron,  se bajó del vehículo como enojado, diciendo a viva voz que era abogado y que no le hicieran la infracción, diciendo también que lo arreglaba con 100 pesos.

Según Ruiz, Crespo era quien labraba las infracciones. Que él en ningún momento se acercó hasta el móvil, ni mucho menos tuvo diálogo con el conductor, puesto que siguió abocado a su función, dado que estaba sobre la ruta, deteniendo a los vehículos que venían en dirección Mar del Plata-Tandil.

Ruiz también reseñó que observó que cuando Crespo terminó de labrarle la infracción, el conductor cruzó la ruta en dirección a su vehículo, siendo en ese momento cuando él para un Fiat 147 de color blanco, el cual recuerda tenía la VTV adulterada, por lo que tuvieron que terminar el operativo para trasladar dicho vehículo al destacamento.

Ruiz aclaró también que mientras Crespo le labró el acta no pudo escuchar si entre su compañero y el hombre hablaron algo, dado que debido a la distancia que se encontraban, no escuchaba. Sólo escuchó la parte en que este hombre (el denunciante) se refería hacia Aranda (otro policía) como ya dijera anteriormente, puesto que a ese momento hablaba fuerte, dado que se lo veía muy enojado.

Preguntado por la instrucción acerca de si luego de sucedido todo el hecho, Ruiz habló con sus compañeros acerca de lo sucedido, refirió que él al terminar con el Fiat 147, y decirle a la conductora que el auto lo tenía que llevar hasta la dependencia, se subió de acompañante de la misma, observando que todavía en el lugar estaba el auto del hombre.

También detalló que sus compañeros Crespo y Aranda se retiraron en el móvil, al mismo tiempo que él y la señora del 147, todos en dirección hacia el destacamento vial.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario