Economistas massistas criticaron duramente las ?decisiones erróneas? del Gobierno nacional

Los economistas massistas criticaron duramente la política económica del Gobierno de Cristina Kirchner.

Delgado evaluó que “la Argentina está atravesando años de muy baja calidad en materia de política económica y eso se ve en resultados concretos: la calidad de vida de los argentinos en los últimos años se ha deteriorado, la inflación sigue muy alta, la inversión ha desaparecido y los sectores productivos han perdido fuerte rentabilidad”.

Y agregó que “la capacidad de crear empleo en Argentina está desapareciendo virtualmente, básicamente porque las pymes no tienen la rentabilidad suficiente para invertir y de esa manera crear condiciones para crear nuevos puestos de trabajo. La Argentina está aislada en términos internacionales, no tiene capacidad de discutir por ejemplo la apertura de nuevos destinos de exportación, que es la única fuente de ingreso de dólares”.

En esa línea, explicó que el problema de restricción de divisas es producto de “malas políticas tomadas en estos últimos años, hay una cantidad enorme de dificultades que llevan a que hoy la Argentina esté perdiendo oportunidades, que los argentinos no estemos en condiciones favorables para pensar los próximos años y por eso creemos que es necesario empezar a cambiar”.

“La sociedad fue muy clara el 11 de agosto y va a ser todavía mucho más clara y contundente el 27 de octubre en esa dirección”, vaticinó. 

 

Un plan integral

A su turno, Miguel Peirano consideró que la situación se puede revertir con “un plan integral, una visión ordenada, reconocer los problemas para luego darle soluciones. Se trata de tener políticas en cada uno de los sectores, el agropecuario, el industrial, un rol del Estado que facilite, promueva y simplifique la tarea del sector privado y no lo complique”.

Y planteó la necesidad de “salir del cepo que evidentemente ha complicado a todas las actividades económicas, tener una política de administración del comercio exterior que proteja los sectores que lo requieren pero que no trabe los suministros de insumos de partes, de bienes de capital y que tenga reglas coherentes, estableciendo una relación armónica y fuerte en el Mercosur con países como Brasil”.

A su vez, sostuvo la importancia de generar un “incentivo impositivo para el que reinvierte en Argentina, con reglas coherentes, que incentiven la inversión, el consumo y en el marco de un plan. Hoy existen medidas aisladas, incoherentes, desvinculadas unas de otras que terminan generando perjuicios en vez de incentivos para los sectores económicos”.

 

Decisiones erróneas

En ese sentido señaló que “las decisiones que se vienen adoptando son erróneas y evidencian un problema de diagnóstico muy importante. Creer que el problema de la competitividad o la pérdida de reservas se resuelve mediante un blanqueo de capitales demuestra limitación conceptual. Creer que el problema inflacionario se resuelve simplemente con un congelamiento voluntario de precios que no se traduce en ningún resultado concreto también es una evidencia de la falta de una visión integral de la política económica”.

A la vez que “administrar el comercio estableciendo restricciones a las importaciones y que sobren mercaderías importadas en ciertos sectores y falten insumos en otros, también es un problema evidente, que no se reconozca que existen sectores industriales y agropecuarios con problemas de competitividad demuestra que no se advierte la dimensión de los problemas”. 

Sin embargo, afirmó que el país tiene “enormes oportunidades para corregir estos problemas, nosotros desde este espacio político vamos a colaborar para que el Gobierno tenga propuestas, visiones y aportes para que la economía del 2014 pueda funcionar de manera más ordenada, más criteriosa y empezar a recorrer un camino de solución gradual de los problemas”.

El ex ministro analizó que “los problemas que hoy tenemos se sustentan básicamente en equivocaciones en las decisiones económicas del Gobierno. Existe un problema evidente de relación del Estado con los sectores productivos, un sistema normativo que no existe, hay presiones, voluntarismos, reglas caóticas, los sectores empresarios tienen un problema enorme de interlocución”.

“Los problemas se agudizaron”

Por otro lado, Peirano habló de su relación con el ex presidente Néstor Kirchner y analizó la situación en la que se encontraba el país cuando dejó su cargo como ministro de Economía en el año 2007 en comparación con la de hoy en día.

Recordó que en 2007 le planteó al entonces presidente su decisión de dejar el cargo por diferencias conceptuales respecto a tres ejes vinculados a la política económica.

“Cuando yo decidí no continuar le planteé tres ejes centrales en los que yo tenía diferencias y que creía que justamente para el país y para el Gobierno era necesario encarar. Uno era el tema inflacionario, que una concepción de desarrollo no puede negar la inflación, el segundo tema que le planteé fue el Indec, negar la realidad es un camino equivocado y el tercer tema que ya se esbozaba era un problema de entendimiento con el sector agropecuario”, explicó.

Y sostuvo que “si uno mira la realidad de 2007 cuando la economía crecía al 7, 8 por ciento, cuando existía superávit fiscal y comercial, la verdad es que lejos de corregir los problemas que yo señalaba, se agudizaron”.

Empero, aclaró que “entre Néstor Kirchner y yo había una relación de respeto mutuo, incluso en los momentos en los que le señalé diferencias. Pero cuando es funcionario, debe priorizar en sus decisiones los aspectos conceptuales”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario