ECOS FESTIVALEROS Tandil Cine: Austero pero con muy buena calidad

Según los organizadores, la cantidad de personas que asistieron a las distintas salas fue similar a la del año pasado, ocho mil. Evidentemente superó la edición anterior que duró una semana, esta vez fueron sólo cuatro días de un festival más austero pero no por eso de menor calidad. Es más, sorprendió a más de uno el nivel tanto de los largos, como los documentales, los cortos, La Mujer y el Cine, Video Arte y los Oficios. Todos los espacios propuestos para proyecciones, charlas, debates, recibieron una buena cantidad de público, que en su mayoría se volcó al lugar tradicional de Cinemacenter en sus salas 1 y 2.
La presencia de la Coca Sarli en Tandil provocó un gran revuelo, ya que quienes no la conocían aprovecharon la oportunidad para ver de cerca de la pionera y cultora de las primeras películas hot de la Argentina. Y para aquellos que se criaron viendo su cine fue algo así ?como dijo alguien- de  volverse a encontrar con la primera novia muchos años después.
Tandil tuvo su festival, con cineastas de primera como Luis Puenzo, Pablo Trapero, Luis Gaggero, entre otros, actrices y actores conocidos que se brindaron tanto al público como a la prensa, sin retaceos.
La organización de la Unicén, el Municipio y la Biblioteca Rivadavia en el marco de su centenario estuvo excelente. Una muestra cabal de lo que significa trabajar mancomunadamente y nada menos que por la cultura.

 

EL BACK STAGE
José María Iarussi, Guillermina Salas, Esteban Velazo, Matías Lazzi, Ana Algarte,  Juan Manuel, estudiantes de distintos niveles de la carrera de Realización Integral en Artes Audiovisuales de la Facultad de Arte de la Unicén. Los jóvenes trabajaron en equipo y poniéndole muchas pilas al Octavo Tandil Cine y, sin duda, son parte del equipo que hizo las cosas bien para que Tandil se luciera con su festival.
-¿Qué significó para ustedes esta velada?
José: -Importante, porque me tocó coordinar la subsede de Juárez, soy de allá y fue una gran responsabilidad y una gran alegría haber llevado desde la Facultad esta propuesta que es un puente, una manera de extender el certamen a otros lugares. También tiene que ver con parte de nuestra carrera, realizar actos, eventos, coordinar, de modo que la experiencia es muy buena para nuestra carrera.
Guillermina: -También fue muy importante porque todos estos años trabajé como meritorio  y recién el año pasado pude entrar al staff, de modo que estar en la organización desde la Facultad me dio mucha alegría.
Esteban: -El evento para los que trabajamos en él siempre es importante, éste es el tercero y es como que año tras año uno lo va haciendo más suyo, involucrándose más y haciéndose cargo de las cosas buenas y malas. Nos dieron carta libre para la ambientación y ornamentación de modo pudimos hacer algo, realizarlo. Además, trabajamos en grupo y eso también refuerza el espíritu de cada uno que se ve en el resultado final.
Matías: -Estoy en primer año y si bien no tenía mucha idea de la organización, estuve filmando y registrando durante el festival, pude ver cómo lo organizaban y trabajamos en grupo y pudimos estar en contacto con directores y actores en un lindo ambiente. Uno empieza a conocer el mundo que hasta el momento está estudiando.
En cuanto a las relaciones con los directores, los estudiantes comentaron que algunos están en un lugar al que ellos ansían llegar; en tanto otros hacen sus esfuerzos para participar estando un tanto más adelantados o a un nivel parecido al de ellos.
?Te encontrás a veces con directores que no son tan reconocidos y que están haciendo el mismo esfuerzo que nosotros. Se encuentran varias perspectivas de gente que sabe mucho, que está creciendo y que, como nosotros, recién está encontrando su canal de profesionalidad?, dijo Esteban.
?También uno se da cuenta que lo que está un poco lejos es lo tecnológico, pero no tanto de producir en centros más chicos como puede ser Tandil?.
Los entusiastas estudiantes pudieron entablar vínculos de afecto y también para realizar proyectos futuros. Aprender de sus experiencias.
Ana Algarte, estuvo trabajando en producción artística: ?estuvimos trabajando mucho tiempo antes de que se hiciera el festival, contactándonos con los realizadores para que trajeran sus obras y durante el encuentro ver que todo esté bien. Por lo general hubo buena predisposición de los directores a traer sus películas?.
Sobre la programación comentaron: ?Comparo lo que sucede en los festivales, con los desfiles de moda. En el primero de los casos se ve material donde hay posibilidad de experimentar, que la industria no deja por una cuestión de mercado. Entonces, se ve experimentación y se van marcando líneas de lo que viene, por eso decía que es como en la moda, en un desfile el vestido que pasó en la pasarela no se ve en la calle, pero sí la tela, la textura, los colores. Y creo que aquí vimos líneas del futuro cine argentino, argumentos, la manera de poner la cámara, nuevas tendencias en lo audiovisual (José María Iarussi).
Contaron los estudiantes que en la Unidad 37 de Barker se hicieron preguntas muy similares a las que realizó el público cuando se proyectó en Cinemacenter. Sin embargo se identificaron mucho con situaciones plasmadas en el filme y dijeron que la película ´tenía un final feliz´
Me llamó la atención las preguntas de los internos en cuanto a su propia experiencia y que si bien se pudo pensar que se iban a sentir mal por la temática, todo lo contrario, hasta hicieron sus aportes? (Matías).

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario