El 67% de las personas no puede leer el rótulo nutricional de algunos alimentos

 

La entidad, especializada en el tratamiento de la obesidad y la diabetes, realizó una encuesta entre 140 personas que determinó que el 33,5% no ve con facilidad los rótulos de los alimentos, el 47,9% tiene dificultad para verlos y el 18,6%, directamente, no puede leerlo.
Si bien existe legislación sobre etiquetas nutricionales, las normas "no especifican el tamaño de la letra, una queja constante de las personas que se sienten marginados por no poder decidir qué comprar y qué no", explicó a Télam Viviana Baranchuk, directora de la Fundación.
A modo de ejemplo comentó que "es preocupante que un paciente hipertenso no pueda leer cuánto sodio tiene un alimento o que alguien con diabetes no identifique la cantidad de glucosa de un producto porque no es legible".
Para la médica "se debe intensificar la regulación para lograr rotulados nutricionales visibles para toda la población, ya que todos los consumidores deben poder decidir, en base al mismo, qué elegir y qué no".
El informe elaborado por la Fundación especifica que "poder decodificar la información nutricional de los alimentos en las góndolas de los supermercados no es simplemente un ejercicio de un sentido, ni un ansia, ni un simple goce: es un derecho".
La etiqueta o rótulo de un alimento es el medio de comunicación directo entre el fabricante y el consumidor ya que brinda información básica y esencial del alimento y puede proveer además información nutricional.
Esta última es la información acerca del contenido de nutrientes del alimento y generalmente se detalla en un cuadro impreso en los envases llamado “Rotulado Nutricional”.
Un nutriente "es cualquier sustancia química consumida normalmente como componente de un alimento que proporciona energía y es necesaria para el organismo, por lo que su carencia produce algún cambio característico", explica el informe.
Son nutrientes las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, las fibras, los minerales, las vitaminas, entre otras que deben estar especificadas en los productos, al igual que las porciones, de acuerdo a la legislación alimentaria.
"Esto se cumple, pero la letra no es visible, entonces los fabricantes cumplen con la ley poniendo la información que se le exige, pero en letras pequeñísimas", agregó la profesional.
Para realizar la indagación, la entidad utilizó envases de yogures y barras de cereales a fin de determinar la facilidad o dificultad de las personas para leer la información nutricional.
El objetivo del “Rotulado Nutricional” es que el consumidor "pueda conocer las propiedades nutricionales que posee el alimento en cuestión y así tomar decisiones más adecuadas a la hora de elegir, por eso esperamos que nuestra investigación aliente un cambio y se exijan letras más grandes en las etiquetas", señaló la médica.
Agregó que "los últimos cambios culturales respecto de la alimentación han orientado a gran parte de la población a preocuparse por el cuidado de la salud a través del consumo de alimentos más saludables, con lo cual la información nutricional se ha convertido en un tema relevante".

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario