El abogado Jorge Dames y su esposa vivieron una madrugada de terror, durante un asalto

En horas de la madrugada del domingo se produjo un nuevo asalto, hecho delictivo de gravedad que tuvo como víctima al reconocido abogado penalista tandilense Jorge Ricardo Dames.
El delito fue cometido en la vivienda del damnificado, ubicada en Amado Nervo al 1.200, en la zona de El Cerrito, ocasión en la que el ex presidente de la Asociación de Abogados de Tandil fue reducido por tres hombres armados que ingresaron a su propiedad.
Los delincuentes actuaban con el rostro cubierto y tanto Dames como su esposa fueron atados de pies y manos, tras lo cual quedaron encerrados en una de las habitaciones.
De acuerdo con lo informado en fuentes oficiales, el botín se integró por unos seis mil pesos, joyas, un rifle tipo Winchester, una pistola calibre 45, dos celulares, una cámara fotográfica y un cuadro.
Legalmente, la fiscalía actuante determinó el inicio de una causa penal caratulada como ?Robo calificado y privación ilegal de la libertad?.

?Nadie está exento?

En diálogo con Multimedios El Eco, el abogado Jorge Dames admitió que ?nadie está exento, pero tendría que ser que nadie debería padecer esto, pero es la Argentina de hoy y parece ser que en los últimos tiempos esto se está perfilando en materia de seguridad con mayor gravedad?.
Relató el jurista que ?recibo el diario El Eco de Tandil, cerca de las 4.30. Lo dejan por el buzón de la puerta de entrada y es un dato que fue utilizado?, acotando que reside solo con su señora.
?Dormimos con la habitación cerrada con llave?, confesó y agregó: ?Sonó el teléfono y no reconocí si era externo o portero. Se identificó como el diariero y me dijo que salía humo del garaje de calle Rosser, muy normal y natural. No me despertó dudas?, añadió.
Sin embargo, la odisea  comenzó cuando abrió la puerta de la habitación, momento en que aparecieron ?cuatro o tres individuos encapuchados y armados que nos reducen. Utilizaron ese llamado para que saliera de la habitación. La alarma justo no estaba activada, se les dio todo?, acotó.
Posteriormente el matrimonio vivió una ?situación de alto estrés que tratamos de manejar como se hace de manual: sometimiento a lo que querían como botín, pero nada les satisface y siempre se imaginan cualquier fantasía. Es muy difícil porque se manejan en un nivel de exigencias absurdas y muy difíciles de satisfacer?.
Las víctimas fueron obligadas a quedarse boca abajo y sin observar a los delincuentes mientras fueron maniatados.

Sin conocimiento exacto

 

Dames señaló que la acción fue ?muy confusa? y añadió que ?no sé si tenían exactamente conocimiento de nuestra actividad profesional, por cuestiones burdas que decían desde lo jurídico?.
Durante el asalto el penalista fue mostrando ?lo que teníamos para que advirtieran que no nos resistíamos y sin ser una marioneta de nadie, evitando cualquier tipo de resistencia?.
Ante la consulta concreta acerca de si sabían quiénes eran las víctimas, Dames dijo que ?creo que eligieron una casa. Hablé del estudio y no sabían de qué estudio hablaba?.
Destacó que los autores del hecho ?vieron en todo momento que uno aceptó la situación con la tranquilidad que se puede llegar a tener y no ocurrió ningún hecho de violencia física, más allá de las amenazas con armas blancas y de fuego? y estimó que ?debe ser gente avezada que no tenía interés nada más que en robar?.
Más adelante admitió que tuvo la sensación de que los asaltantes no eran de Tandil y que ?hablaban con un acento especial tipo provinciano, pero no tengo una hipótesis clara?.

El rol del derecho

 

Dames reiteró que pese al delito sufrido, ?confiamos en el derecho y en que se haga la justicia exacta. Ni más ni menos. Por intuición diría que estamos importando mucha porquería también, pero puede ser que sean de acá también?.
Entre los elementos robados mencionó ?cosas de gran valor afectivo, alhajas de nuestras madres y recuerdos. Más que un reloj importante mío que se llevaron me interesa un anillo que era de mi padre y que usó toda la vida?, ejemplificó.
En tanto, fue bastante particular la forma en la que eligieron un cuadro: ?Me preguntaron por un Quinquela Martín, que nunca tuve. Me preguntaron cuál era el más caro y les digo que se lleven todos. Me insistían y les dije uno que me parecía, simplemente porque me gustaba. Se lo hicieron ver a mi esposa. Era un Nigro, que me lo había regalado un sobrino?.
Cabe indicar que el matrimonio logró liberarse de sus ataduras ?mediante el uso de una Victorinox de supervivencia aeronáutica?, según explicó el profesional.
Al momento de evaluar lo vivido, Dames sostuvo que ?nuestro caso es mínimo comparado con el que ha sufrido mucha gente con agresiones físicas y dolorosas. Lo material no ha sido tan importante. La situación vivida la he visto, pero es como el médico que ve la muerte constantemente, pero cuando la ve de cerca la vive con otra intensidad?.
Recalcó que ?no modifica mi percepción el hecho de ser víctima. No siempre abominé al delito, nunca fui un defensor del delito. Siempre he defendido a personas acusadas de delitos para ver si realmente la pena que se le iba a aplicar era justa o no?.
Agregó que ?no quiero el linchamiento sin juicio. Sí que si se prueba que fueron los autores, la pena sea la que corresponda, es decir: uno no se enamora del delincuente cuando lo contrata como cliente ni lo odia cuando es víctima. Uno trabaja como un profesional?.
Culminó marcando su confianza en el equipo de trabajo de la fiscalía que dirige el fiscal Luis Piotti y dijo: ?Aspiro a que los encuentren y que tengan toda la condena que se merecen, pero no creo que les den más de 15 años, que es el máximo que establece la ley, ni menos de 5 que es el mínimo, elegido por un juez con criterio y objetividad?.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario