El Archivo Histórico cerró un 2015 de mucho trabajo

El 9 de julio de 2013, el Archivo Histórico y Patrimonio Cultural dependiente de la Subsecretaría de Cultura y Educación, se trasladó a la Casa de la Cultura, sita en Rodríguez y Belgrano. Ya en un espacio que les permitió desarrollar distintas actividades que venían planificando y ante la necesidad de encontrar una reestructuración en el archivo, durante estos años se llevó a cabo un arduo trabajo de digitalización y puesta en orden. Hoy, con interesantes nuevos proyectos, auguran un 2016 exitoso.

En diálogo con El Eco de Tandil, la subsecretaria de Cultura y Educación, Natalia Correa, junto a la profesora de Historia e integrante del área de Archivo Histórico, Melisa Greco, explicaron que durante el 2015 continuaron el trabajo planteado desde el 2010.

Este consta de toda la digitalización de los fondos documentales existentes en el archivo; la creación de nuevos fondos como fue el caso de la videoteca y fototeca, su digitalización e incorporación de nuevos documentos con la donación permanente de fotografías que trabajan con la comunidad.

Lo más llamativo del año pasado fue la forma en la que se potenció “Archivitos en acción”, un programa educativo que tiene la Subsecretaría de Cultura y Educación y que fue ideado de forma conjunta con Natalia Correa. En el mismo se propone que los chicos de las escuelas puedan visitar el archivo pero adecuándolos a las unidades didácticas que trabajan dentro de la clase.

Melisa Greco especificó que dentro del programa se llegaron a las mil visitas; además de poder acompañar a dos instituciones educativas en lo que es la conformación y armado de su archivo y museo escolar. Tal fue el caso de la Escuela 42 con la cual trabajaron con alumnos desde primero a sexto grado y se les enseñó el oficio del archivista así como también la importancia del rescate de la historia oral, la fotografía, la memoria y la identidad de la institución.

Por otro lado, Natalia Correa detalló que se encuentran digitalizando todas las cédulas catastrales en determinados períodos. “Son inmuebles y se hace la reconstrucción de esos lugares justamente para reconstruirnos como ciudad para saber cómo fue creciendo, moldeando o cómo el tandilense fue marcando la expansión de la ciudad”, agregó.

Por lo tanto resaltó que desde el área se desprenden esas líneas de trabajo de archivitos que es trabajar desde los más chiquitos explicándoles la importancia del resguardo y todo lo que implica ese documento histórico, pieza o paseo; así como también el programa “Sentí Patrimonio” que también pretende apropiarse del espacio público pero también de esos lugares que portan la propia historia.

En lo que respecta a los lineamientos para el 2016, Greco adelantó que el objetivo es digitalizar la videoteca que cuenta con 469 volúmenes ya que es muy reciente su constitución; y continuar trabajando en la fototeca y el armado de la biblioteca de arte Prilidiano Pueyrredón que pasó a estar en manos del grupo del Archivo Histórico.

 

Todas estas actividades lo convirtieron en uno de los archivos municipales más importantes de la Provincia. El Archivo Municipal de Tandil es el único que abre durante el verano por eso es la temporada donde más investigadores se acercan, sumado a esta nueva dinámica que se le dio para que deje de ser un cuarto lleno de papeles a través de los audiovisual y las redes. Incluso cuentan con el acompañamiento del Archivo General de la Nación y de la Biblioteca Nacional o entes como es el Ipat o la Facultad de Arte de la Unicén.

“Para nosotros es un orgullo porque Tandil se expone como una ciudad que se ocupa de la cuestión de la preservación del patrimonio”, esbozó la subsecretaria.

 

Intercambio con la comunidad

 

El área de Archivo Histórico y Patrimonio Cultural ha puesto el eje en el sentido de la construcción social del patrimonio, del aporte y el intercambio con la comunidad. Estas campañas permanentes de donación de fotografías en las que la comunidad se acerca, las digitalizan y se las devuelven en el momento. De esta forma, en el inicio del proceso contaban con 136 fotografías y hoy tienen más de tres mil de diferentes casas o lugares de la ciudad y eso se debe al gran trabajo con la comunidad.

“Es necesario entender que el Archivo no es un lugar para guardar sino para resguardar y a partir de ahí generar una acción educativa: trabajar con las escuelas, con la comunidad, generar el intercambio y colocar el patrimonio en el lugar de resguardar la historia para construir permanentemente la identidad”, destacó Correa.

Por otro lado, la biblioteca de arte se terminó hace alrededor de dos meses ya que necesitó un proceso de armado y catalogado; por lo que el objetivo es darle una impronta de apertura en esta línea de construcción social que tienen del patrimonio ya que cuentan con ejemplares únicos y contiene material que no se va a encontrar en otras bibliotecas. “Por eso estamos pensando en programas educativos para la biblioteca con mucho trabajo didáctico y lúdico”, añadió Greco.

Por último, Natalia Correa invitó a la comunidad en general a acercar material al Archivo y, si tienen dudas, allí se les va a explicar qué tiene y se los va a asesorar. Además agradecieron a todos los historiadores e investigadores que permanentemente nos ayudan, asisten, orientan y hacen un trabajo día a día junto al Archivo “que tiene que ser un espacio educativo y de construcción”.

 

Equipo interdisciplinario

Subsecretaria de Cultura y Educación: Natalia Correa.

Coordinadora y profesora de arte: Magdalena Conti.

Profesora de Historia: Melisa Greco.

Editorial del área de la coordinación: Juliana Guaspari y Rodrigo Velázquez.

Tareas administrativas y sistemas de catálogos: Dolores Villarroel.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario