El área de Medioambiente admitió que hay materiales que el Punto Limpio ya no recibe

La Dirección de Medioambiente de la comuna implementó cambios en el proyecto del Punto Limpio, que solo recibe elementos que puedan regresar al circuito los materiales reciclables, como plástico, papel, vidrio, cartón, latas, rezagos informáticos, pilas, entre otros, en función de un trabajo conjunto con instituciones que obtienen beneficios económicos del reciclado de esos productos.

La novedad se conoció a raíz de una queja pública que realizó una vecina, habitual usuaria de la Estación Centro, ubicada en Maipú 1250, quien recibió la negativa de parte de los responsables del espacio al intentar entregar nylon para descartar.

Frente a la molestia de la mujer, el titular del área explicó las razones y justificó que el “verdadero sentido” del proyecto es con aquellos materiales que tienen un proceso de reciclado.

“Qué sentido tiene poner un contenedor para recepcionar material que después termina en el relleno sanitario al igual que si sacara la bolsa todos los días a la vereda”, advirtió en referencia a la decisión de remover esas estructuras del predio.

El planteo
de la vecina

Una vecina compartió con El Eco Multimedios su preocupación al intentar depositar sus residuos en el espacio de Maipú al 1200, como parte de una iniciativa que se transformó en costumbre a modo de aporte para mejorar la calidad ambiental de la ciudad.

En primer lugar, contó ante el ciclo televisivo y radial “Tandil despierta” (Eco TV) que “usualmente llevaba los residuos separados en bolsas y me encontré que en el último viaje que hicimos nos rechazaron el nylon porque no tenían dónde dejarlo”.

En la respuesta, los responsables del espacio adujeron que “no podían recibir más” ese material ya que carecían de lugar para ubicarlo. “Lo tuve que sacar a la vereda para que se lo lleven los recolectores”, lamentó y agregó, molesta, que “no nos quedó otra que hacer eso porque era mucha cantidad”, en concreto eran siete bolsas de consorcio con nylon prensado.

Ratificó que todo lo reunido “siempre lo llevé y siempre lo recibieron, pero en esta oportunidad me dijeron que no tenían dónde ubicarlo ni tampoco contenedores”, por lo que le sugirieron que “lo sacara para que se lo lleven los recolectores”.

En tanto, compartió el comentario de otros vecinos sobre experiencias similares y puntualizó que “me explicaron que hasta ahora no han resuelto cómo degradarlo”.

Para finalizar, aclaró que pudo depositar el vidrio y el cartón que acopió en las últimas semanas.

“Esperamos que se resuelva porque hace un año que llevamos estos desechos y es una pena”, cerró Patricia.

A partir de las declaraciones de la vecina, Mabel, otra televidente, aportó su comentario al señalar que días atrás llevó telgopor al Punto Limpio “tampoco lo recibieron y tuve que ponerlo para que se lo lleve el recolector”.

La explicación oficial

El director de Medioambiente, el arquitecto Luciano Lafosse, ensayó una respuesta al planteo realizado y en su explicación vinculó el inconveniente en relación a un elemento que no es sometido a ningún procedimiento para su reciclaje.

Como primer abordaje de la situación, marcó que el proyecto del Punto Limpio apunta a que allí se recepcionen aquellos materiales que “tienen un proceso posterior” y en función de eso “se ha dado la posibilidad a diferentes instituciones para que trabajen con ellos”, y justificó que la negativa frente a determinados elementos está vinculada a esa particularidad.

En esa línea, puntualizó que el “único cambio” que se implementó hace un tiempo apuntó a retirar los contenedores designados para materiales que no cumplían con esa característica, por lo que su destino final era el relleno sanitario.

“La posibilidad de que haya materiales que no se reciben tiene que ver con que no tienen un proceso posterior”, ratificó el funcionario y repasó que “todas las instituciones con las que articulamos tienen un trabajo con cada uno de los materiales” que se reciben.

A modo de ejemplo, indicó que el nylon “siempre fue un material que fue descartado”, y explicó que “no hay procesos posteriores ni ninguna institución que lo trate” y en ese grupo incluyó también al telgopor.

Así las cosas, Lafosse sostuvo que el Punto Limpio se proyecta como un espacio en el que todos los materiales que se depositan “terminan llevándoselos de alguna u otra manera”, y admitió que buscan “achicar” el descarte de aquellos que no cumplen con esta característica.

“Ninguna de las ciudades que trabajan con material reciclado lo hace con el nylon”, planteó a modo de defensa.

“No es un
paso para atrás”

En cuanto a las razones, Lafosse expuso que “tiene que ver con una etapa de todos los proyectos” y manifestó su disidencia al calificar esta determinación como un retroceso.

“No coincido con que sea un paso para atrás no recibir todos los materiales porque uno tiene que pensar cuál es en el destino final del residuo. Si siempre es el relleno sanitario la cuestión es quién lo lleva”, argumentó.

En esa línea, llamó entonces a pensar en el sentido del proyecto del Punto Limpio, “que es el reciclado de los materiales que descartamos en cada una de nuestras casas”, subrayó.

“El proceso cambió pero no tiene un sentido de ir para atrás, todo lo contrario”, insistió y para citar un avance adelantó que en los próximos días presentarán un proyecto “mucho más ambicioso” a desarrollar con distintas instituciones.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario