El Casino no abrió sus puertas por un paro de trabajadores en reclamo por mejoras

Las puertas del Casino de Tandil permanecieron cerradas por una medida de fuerza implementada por la asociación gremial de Administración, Maestranza y Servicios (AMS), por una serie de reclamos no resueltos durante la última paritaria por el Instituto Provincial de Loterías y Casinos.

El paro, al que adhirió la rama juegos, nucleados en la Asociación Empleados de Casinos, comenzó ayer a las 11 cuando un grupo de trabajadores se apostó frente a las puertas de la sala de juegos de avenida Buzón para hacer oír su pedido por mejoras.

Allí, y mientras se desarrollaban negociaciones en Mar del Plata, permanecieron con algunos carteles y pancartas que hicieron visible el descontento frente a la falta de respuestas, con advertencias de que el conflicto podría mantenerse “por tiempo indeterminado”.

Pese a que la situación era ajena a la empresa que cuenta con licencia para la explotación de la sala de juegos, a los pocos minutos de iniciada la huelga se hizo presente el titular de Boldt, Carlos Esquivel.

Por el conflicto gremial se vieron afectados los emprendimientos de Sierra de la Ventana, Monte Hermoso, Mar de Ajó, Pinamar, Tigre y los cuatro de Mar del Plata.

 

Convocatoria

 

Frente a la medida de fuerza los dirigentes gremiales fueron convocados en horas de la tarde por las autoridades de Loterías y Casinos a una reunión en La Plata.

Las partes de sentaron en una mesa de discusión para retomar las negociaciones, con la expectativa de hallar una salida al conflicto, que prometía extenderse en caso de no lograr respuestas.

Al cierre de esta edición se mantenía el debate a la espera de un acuerdo que permitiera destrabar la situación.

 

El reclamo

 

El paro de actividades se realizó en reclamo por una serie de puntos que, según aseguraron, afectan la actividad laboral. En concreto, el pase a planta permanente de trabajadores contratados, unos 500 en total entre todos los casinos de la provincia de Buenos Aires, el blanqueo de un porcentaje que perciben en los haberes por atender las máquinas tragamonedas, la aprobación del convenio colectivo de trabajo y el suministro de uniformes e insumos.

Son derechos laborales “incumplidos” y “de larga data”, definió el delegado gremial de la rama administración.

En diálogo con El Eco de Tandil, el dirigente resaltó que pese a las negociaciones con la patronal “no hemos tenido ningún tipo de respuesta concreta”, y criticó que “la situación se dilata y estamos esperando”.

En el caso del Casino local la concentración se desarrolló frente al edificio donde funciona la sala de juegos, donde se acordó “el cierre de la actividad hasta que esto se resuelva”.

“Hasta que no haya una decisión que establezca lo contrario, la sala no se abre”, ratificó sobre la acción llevada adelante.

El delegado de base, Marcelo Rodríguez, aseguró que la falta de insumos e indumentaria obliga a los trabajadores a “comprarse parte del uniforme, cuando en realidad corresponde a Loterías la provisión”, y estimó que el lugar emplea a entre 150 y 170 trabajadores, entre la rama administración y juego, y ratificó los puntos del reclamo.

Respecto a la suma correspondiente al 7 por ciento referido al manejo de las máquinas explicó que “lo cobramos en negro y el reclamo es para que ingrese al básico”, para que incluso pueda alcanzar a los jubilados.

“Siempre hemos sido conciliadores y abiertos al diálogo, pero lamentablemente están haciendo oídos sordos”, evaluó Rodríguez.

Para finalizar, el secretario de actas, Pablo Zapata, sostuvo que “hemos llegado a esta medida por la falta de respuesta de los funcionarios”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario