El Centro de Referencia convocó a emprendedores de la ciudad en otro paso hacia la normalización

En el camino hacia la normalización del funcionamiento de la dependencia, el Centro de Referencia, a instancias del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, reunió a un importante grupo de emprendedores que en los últimos dos años había solicitado ayuda mediante el programa Talleres Familiares y no había obtenido respuesta.

En una primera etapa la convocatoria alcanzó a aquellas personas que entre 2014 y 2015 hicieron el trámite ante la dependencia nacional para obtener herramientas que les permita desarrollar su proyecto y que no les fueron entregadas hasta el momento.

A pedido de la dependencia nacional instruyeron al CDR a que se establezca este primer contacto para avanzar en el análisis de cada uno de los casos, determinar si aún se mantiene vigente la iniciativa familiar y regularizar así su situación.

En función de esa reevaluación la oficina local completará el trámite administrativo, lo elevará al área correspondiente dentro del ministerio a cargo de Carolina Stanley y aguardará por novedades para transmitirlas a los beneficiados.

En tanto, los interesados podrán avanzar en capacitaciones para mejorar su emprendimiento y la comercialización de su producto o servicio.

En concreto, el martes pasado, medio centenar de emprendedores de distintos rubros (gastronómico, artesanos, construcción -gasistas, plomeros, albañiles-, textil, jardinería y tapicería) lograron un avance en el marco de una modalidad que se va a replicar en las localidades incluidas en la jurisdicción del CDR, precisamente Lobería, Balcarce, Benito Juárez y Rauch.

Contacto

En diálogo con El Eco de Tandil el responsable del Centro de Referencia local, Néstor Müller, dijo que el encuentro tuvo por objetivo reunir a este primer grupo de personas que tiene su emprendimiento en marcha y que aún aguardan los equipos solicitados.

Puntualizó que se trata de vecinos que oportunamente cumplieron con el trámite y que no lograron respuestas del programa que promueve los talleres familiares a través de la provisión de insumos, máquinas y herramientas que permitan fortalecer las capacidades productivas.

En este caso los trabajadores del CDR iniciaron un proceso para contactarlos y para conocer su actualidad. “Había muchos que no seguían con su emprendimiento y muchos otros ya no les interesaba adquirir ningún tipo de máquina porque estaban en otra cosa”, ejemplificó.

Así, durante el encuentro en el Centro Cultural Almafuerte, los emprendedores, agrupados de acuerdo a los rubros que representaban, evaluaron sus iniciativas laborales y al finalizar uno de ellos expuso las conclusiones ante el resto, haciendo hincapié en los desafíos de su actividad.

“Pudimos visualizar muchas cosas y nos dieron un parámetro global de las necesidades que tienen los emprendedores en la ciudad”, remarcó Müller.

Cambios

A modo informativo, el coordinador de la oficina ubicada en Alem 781 indicó que en esta gestión se introdujeron modificaciones que apuntan a optimizar cada política y entre ellas citó que ahora los beneficiarios deberán participar de diversas capacitaciones para mejorar su actividad en la sociedad donde se desenvuelven.

“Después de la anterior experiencia en esta nueva etapa se trata de mejorar lo que se venía haciendo”, y en esa línea “se sacaron algunas conclusiones y además de entregar la herramienta que necesitan se hará un seguimiento para ver si esto sirve para incrementar los ingresos familiares”, enfatizó.

Continuidad

En tanto, el funcionario destacó que este acercamiento trajo tranquilidad a los emprendedores sobre la base de una continuidad de un programa impulsado por la anterior gestión.

“La política del Mmnisterio sigue siendo parecida en apoyo a este tipo de emprendimientos sociales que puede haber”, remarcó, y contó que “lo primero que hicimos fue pedir disculpas ante la falta de respuestas porque la mayoría había pedido estas herramientas en su momento y lo requería cuanto antes para iniciar su actividad y mejorar sus ingresos”.

De todos modos, insistió con uno de los desafíos planteados al definir que “son los primeros pasos hacia la normalización y de a poco vamos encontrando el rumbo”.

Más convocatorias

Para finalizar, Müller garantizó que continuarán con el proceso y “cuanto antes enviemos el trámite al ministerio, mejor”. A partir de allí “verificarán los datos y verán la posibilidad de entregar ese elemento que es requerido por el emprendedor”.

Ratificó que habrá otras etapas de convocatoria ya que detectaron otro grupo que “han comenzado y que aún no realizaron su pedido a través del ministerio”, en función de un “parate” en el avance del programa Talleres Familiares “desde agosto del año pasado hasta ahora”.

“Van a ser convocados uno por uno para seguir los pasos correspondientes y solicitar el elemento que necesite cada uno”, cerró.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario