El chofer de un micro sufrió lesiones leves en un accidente rutero ayer, en plena niebla

Un accidente ocurrido poco después de las 8 de ayer en la Ruta Nacional 226 no arrojó consecuencias personales de gravedad, pero estuvo a punto de convertirse en una tragedia.
Ocurrió en el primer curvón posterior al peaje ?en dirección a la costa atlántica- e involucró al interno 24 de la empresa de transportes El Rápido y a una camioneta que remolcaba un carrilín.
Por causas que se tratan de establecer, se produjo un roce entre la camioneta y el colectivo, sufriendo el vehículo de transporte de pasajeros la destrucción del espejo lateral y del cristal del conductor.
Pero lo más grave fue el impacto al carro, ya que un gran chapón que hacía de baranda se desprendió y se incrustó cerca de un metro en el micro, justo en dirección al conductor.
Por fortuna el riesgoso elemento se detuvo a centímetros del volante, por lo que el chofer sólo recibió lesiones menores.
Pese a la sorpresa y los golpes, el chofer no perdió la calma y logró detener el pesado vehículo, salvaguardando la integridad física de los pasajeros.

Las identidades

Compañeros del trabajador del volante señalaron que el chofer en cuestión es tandilense y se llama Eduardo Bernardo Falavella (49). Las mismas fuentes marcaron que el vehículo de transporte circulaba por su vía y que fue el otro rodado el que salió de su carril.
En tanto, la camioneta ?marcha Chevrolet, dominio HDL 440- era guiada por Walter Omar Peralta (41), quien resultó ileso.
Cabe indicar que el accidente se produjo en un momento en el que la zona estaba cubierta por un denso manto de niebla.
Los pasajeros fueron transbordados y siguieron su marcha hacia sus destinos, sin mayores inconvenientes.
En el lugar del accidente, en tanto, se hicieron presentes ambulancias del Hospital Municipal Ramón Santamarina, personal de Seguridad Vial Tandil y de la empresa Rutas al Sur. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario