El comedor solidario Ña Amanda cerró sus talleres con gran alegría

El comedor solidario Ña Amanda culminó los talleres y cursos dictados este año con la entrega de los respectivos certificados a las personas que participaron. Amanda Luro, la responsable de la institución, dijo que su balance personal de todas las actividades que se desarrollaron es “muy bueno”, pese a las dificultades que atravesaron con “tantas cosas feas y tantas lindas pero las lindas fueron tan lindas que así opacan a las feas”.
Expresó que “estoy viendo que cada día surgen más esas cosas para que uno no pueda seguir adelante pero a mí lo único que me va a quitar las ganas de hacer lo que hago va a ser Dios, pero mientras yo esté en este lugar las cosas van a ser como tienen que ser y van a ir a quienes realmente lo están necesitando”.
Mencionó en otro punto la correcaminata, organizada a beneficio por el Colegio de la Sierra, con lo que compró 30 kilos de azúcar. “Muchísima gente linda me ayuda, no me preguntan hacia dónde va lo donado ni me está cuestionando porque ellos saben que va a donde tiene que ir”, resaltó, por eso las cosas malas se las olvida.
En cuanto a los cursos, aseguró que el de computación “es lo que más hay”. El año próximo afirmó que “si Dios quiere, va a ser exclusivamente computación y apoyo escolar para los chicos de primaria, van a ser prioridad en este lugar”, y advirtió que “no podemos tener más cursos porque el salón es muy chico, tenemos muy poco espacio”.
En detalle, describió que necesitarían, además de las 16 computadoras que tienen, 7 más pero “no tenemos espacio”.
Por otro lado, anticipó que para el próximo 4 de enero “estamos preparando todos los juguetes que se llevan porque hay Reyes que pasan por acá, nos lo dejan con tiempo y se lo damos a la mamá y ella lo pone en el arbolito”.
Agradeció la colaboración constante de la gente, “ya están envueltos los caramelos, las heladeras llenas de gaseosas, va a haber música y hemos preparado una obra de teatro”, contó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario