El Concejo atendió el reclamo por el acceso a la garrafa social, pero sin demasiadas definiciones

Un nuevo capítulo tuvo ayer el reclamo por el acceso a la garrafa social, aunque sin demasiadas definiciones. Concejales de todos los bloques recibieron a militantes de la CTEP-Evita, del movimiento popular Patria Grande, y familias de la ciudad para avanzar en conjunto en acciones tendientes a mejorar la logística en los barrios.
Tras más de una hora de conversación, los vecinos admitieron que se iban tal como habían llegado, sin una solución. Si bien destacaron la predisposición de los actores que participaron del encuentro y las posibilidades conversadas en ese marco con el objetivo de mejorar la distribución domiciliaria de la garrafa social, exigieron “una respuesta más urgente” y adelantaron que volverán la semana próxima.

En representación de las familias estuvieron presentes el referente del movimiento popular Patria Grande, Juan Arrizabalaga; de la CTEP Evita, Florencia Marino, y el excandidato a concejal, Nicolás Carrillo; y el presidente de la comisión vecinal del barrio La Elena, Luis Albornoz.

Fueron recibidos en la ocasión por los ediles de la UCR, Marcos Nicolini, y Gabriel Bayerque; del PJ, Pablo Bossio; del FPV, María Eugenia Poumé; del PRO, Claudio Ersinger, y en representación de la concejal del FR, Beatriz Fernández, el referente de ese espacio, Carlos Mansilla.

“Un tarifazo
para la gente”

Al salir de la reunión, Florencia Marino y Juan Arrizabalaga admitieron que si bien las autoridades se comprometieron a analizar distintas acciones para avanzar en la solución del reclamo, las respuestas fueron escasas y volverán por una definición.

Puntualmente, las familias y militantes plantearon ante el Concejo Deliberante días atrás la necesidad de que el Ejecutivo intervenga en la regularización del precio de la garrafa social y la garantía de distribución en los puntos establecidos en Tandil.

En principio, Arrizabalaga precisó que, en la ocasión, se discutió la situación actual del plan Hogar y del precio final que le llega a la gente en su casa, a través del flete de las empresas fraccionadoras y distribuidoras.

Indicó que concretamente lo que piden es que la gente no pague una cifra mayor al número de referencia -97 pesos-, establecido a través del plan Hogar, que hoy con el flete no se respeta, por lo que los vecinos terminan pagando “un tarifazo”.

Por lo tanto planteó que piden que intervenga el Estado, tanto para ampliar el plan Hogar incluyendo a muchas familias que hoy no pueden acceder al subsidio, como así también habilitando nuevos puntos de venta en los barrios.

Ampliar el
plan Hogar

Por su parte, Marino resumió que en concreto se habló de la posibilidad de ampliar el programa Hogar, “algo que será más a mediano plazo”, deslizó.

En sintonía con Arrizabalaga, hizo hincapié en que el Estado intervenga en torno al proceso de distribución en los barrios para que los vecinos no terminen pagando la garrafa a 150 pesos.

En ese sentido afirmó que desde la UDAI se planteó que se ha dado un aumento en el subsidio de 200 pesos, dinero que –sostuvo- “lamentablemente se termina yendo en el precio del flete de las grandes empresas, por lo que no se termina resolviendo de fondo la situación de los vecinos”.

La distribución
domiciliaria

Por lo tanto insistió en que el pedido concreto es que el Estado “no se siga alejando de los barrios, sino que siga estando presente en la distribución, el establecimiento de mayores puntos de venta, y ampliando el margen de compañeros que tengan el derecho al acceso a este precio establecido a la garrafa social”.

Precisó que concretamente “se habló de mejorar la distribución domiciliaria de las garrafas. La idea entonces es que el Municipio intervenga, inclusive se habló de un fondo de gas de alrededor de los 3 millones de pesos que puede ser utilizado en tal sentido, en relación a garantizar la distribución de la garrafa en los domicilios”.

Una respuesta
“más urgente”

En conclusión Arrizabalaga admitió que buscaban “una respuesta más urgente”. Si bien valoró que el Municipio, a través de uno de sus representantes, afirmó que ya están estudiando “la forma de intervenir para garantizar más acceso a la garrafa al precio establecido”, recalcó que “todavía la respuesta no está sobre la mesa. Tienen que estudiarlo también en relación a las empresas”.

En consecuencia, adelantó que la semana próxima volverán por una respuesta que resuelva la situación. “Entendemos los tiempos de todos, pero el invierno se va y la gente está pagando la garrafa cada vez más cara. Hoy dimos un pasito y la semana próxima vamos a tratar de dar una solución final a esta problemática. Creemos que podemos lograrlo”, finalizó el referente de Patria Grande.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario