El Concejo estudia una excepción para habilitar un depósito de la Aduana en Machado y Alem

El edil del PRO Claudio Ersinger ratificó que el expediente data de 2010, pero se reflotó tras las elecciones legislativas de octubre. “En principio es un pedido de excepción específicamente al uso (de suelo) en una zona que está prohibido, que es habilitar un depósito fiscal dentro de una empresa privada donde funcione la Aduana”, precisó.

Aclaró que la firma local está vinculada al comercio exterior, con importación y exportación de productos, entonces necesita que dependencias nacionales fiscalicen la mercadería que entra y sale dentro de los contenedores.

La autorización que gestiona ante el Municipio es para un depósito que ya está construido en la zona de Machado y Alem. El empresario “inició el trámite a los efectos de conseguir esta habilitación que por otro lado, se la exige la Aduana. La realidad es que hoy está funcionando, pero de una manera muy precaria”, dijo el legislador macrista.

El principal inconveniente se genera a partir de la intención de que los camiones que transportan los conteiners lleguen hasta el predio ubicado a pocas cuadras del centro, tránsito que está prohibido por ordenanza. Pero además, sumaría otra incomodidad para los vecinos de la zona que ya lidian con la planta de alimento balanceado ubicada en Machado entre Colón y Paz, a unos 200 metros.

“Pretendería con esta habilitación ingresar con los camiones que vendrían desde el puerto cargados con estos contendores como para hacer la descarga de la mercadería e inclusive, fue más allá, se habló de la posibilidad de que se pueda aprovechar por otras empresas”, informó.

En definitiva, el concepto sería habilitar el movimiento de contenedores destinados a importar y exportar en un depósito fiscal ubicado dentro de una empresa privada pero que sería de uso público.

 

Por unanimidad

 

Claudio Ersinger destacó que la normativa vigente impide el tránsito de camiones en ese sector de la ciudad, por lo que la habilitación sería por vía de excepción.

Actualmente, el expediente “está dentro de la comisión, evaluándose por los distintos bloques legislativos a los efectos de conseguir un consenso. Tengo entendido que desde el oficialismo, de hecho desde la Municipalidad, están requiriendo el mayor grado de consenso, significa que salga por unanimidad”.

Mientras avanza el debate, los integrantes de Obras Públicas y Urbanización iniciaron consultas para disponer asesoramiento sobre el funcionamiento del comercio exterior y sus requerimientos específicos.

En este sentido, el concejal del PRO mostró preocupación porque el empresario les comunicó que “podría llegar a levantarse la oficina de Aduanas de Tandil, lo que traería un perjuicio porque no es tan fácil que decida abrir sedes en el interior, salvo que haya un movimiento de comercio exterior importante que hoy Tandil no lo tiene”.

Resguardar a los vecinos

Por otro lado, Ersinger indicó que “estamos analizando otras alternativas y otras propuestas dentro del convenio que hoy ya existe, porque se habla de un plazo de dos años y el titular de la empresa, según él mismo manifiesta, se compromete a construir un depósito en otro lugar donde no tenga este inconveniente y no requiera una excepción para su autorización”.

En este sentido, adelantó que los concejales se encuentran estudiando los plazos, entre otras alternativas tendientes a acceder al requerimiento del empresario, pero “sin generar mayormente molestias y riesgos, porque obviamente que ingresen camiones cargados con contenedores no solamente tiene el perjuicio sobre el pavimento sino también sobre el tráfico, el estacionamiento y los riesgos que puede tener ese tipo de carga circulando por la ciudad”.

Si bien reconoció la importancia de mantener la Aduana, advirtió que “personalmente siempre ha sido central, cada vez que hemos tenido que votar una excepción” la postura de los vecinos. “Vale decir, la excepción la pide generalmente un particular para su beneficio propio, pero tenemos que considerar si de alguna manera este beneficio genera un perjuicio para la comunidad”, opinó.

Y regresando a este caso puntual, agregó que “hoy por hoy lo que estoy evaluando es que el perjuicio para la comunidad es importante, así que yo para ceder esta excepción tendré que evaluar cuál podría llegar a ser el beneficio para la comunidad”.

Por último, afirmó que no hay plazos para el tratamiento del expediente, que ingresó al Municipio en 2010. Por este motivo, se tomarán el tiempo para estudiar los alcances de la actividad del comercio exterior antes de avanzar con la decisión. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario