El Concejo le pide al Ministerio de Justicia que radique una tercera defensoría oficial en Tandil

El Concejo Deliberante aprobó por unanimidad, en la sesión de ayer, una resolución para gestionar e intentar garantizar que se instale en Tandil una defensoría oficial del Fuero Criminal y Correccional que se concursó en marzo de 2014. La iniciativa surgió a partir de la gran preocupación que manifestaron los actores judiciales locales frente a los rumores de presiones y lobby para que el cargo se sustancie en la localidad de Azul, cabecera del departamento.

En la actualidad, esta ciudad cuenta con dos defensores oficiales, mientras que Azul dispone de, al menos, cinco. La diferencia es relevante al considerar que Tandil recibe la mitad de todas las causas que acumula el Departamento Judicial, que también está integrado por Bolívar, General Alvear, General Lamadrid, Juárez, Laprida, Las Flores, Olavarría, Rauch y Tapalqué.

En concreto, la resolución sancionada establece “dirigirse al señor ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires y al defensor oficial departamental, para solicitarles que atento a la cantidad de causas y al índice de litigiosidad en comparación con los otros distritos que integran el Departamento Judicial de Azul, una de las sedes para el cargo de defensor oficial ante el Fuero Criminal y Correccional que se sustancia mediante concurso número 1880, cuyas ternas fueron votadas por el Consejo de la Magistratura en fecha 11 de marzo de 2014, quede radicada en la ciudad de Tandil”.

Sumado a este fuerte pedido político del Legislativo local, el presidente del cuerpo Juan Pablo Frolik anticipó que el senador tandilense Carlos Fernández mantendrá en las próximas horas reuniones con el subsecretario de Justicia Adrián Grassi y el defensor oficial departamental.

Al mismo tiempo, el concejal del PRO Claudio Ersinger anunció que tendrá una reunión en el Ministerio de Justicia y que llevará la inquietud a La Plata, con la intención de colaborar en las gestiones tendientes a que Tandil pueda contar con un tercer defensor que colabore con la gran demanda que hoy reciben los doctores Diego Araujo y Carlos Kolbl.

El 7 de marzo de 2013, el Consejo de la Magistratura de la Provincia de Buenos Aires tomó la prueba escrita para cubrir cargos de defensor oficial para actuar ante el Fuero Criminal y Correccional. Dos de esas vacantes (números 3233 y 3234) corresponden al Departamento Judicial de Azul.

El 11 de marzo de 2014, el Consejo de la Magistratura votó las ternas y siete días más tarde se las comunicó al Departamento Ejecutivo provincial. Esas listas están integradas por los doctores Gustavo Roberto Emiliozzi, Karina Patricia Gennuso, María Fernanda Giménez, María Soledad Kelly, Roberto Pablo Molina Marañón y José Miguel Yotti.

Argumentos
sólidos

El concejal del Frente Renovador Gustavo Ballent, reconocido abogado penalista de esta ciudad, fundamentó el proyecto de resolución redactado por el presidente Frolik y respaldó la labor de los dos defensores oficiales que hoy responden ante la gran cantidad de expedientes que reciben.

En principio, sostuvo que el índice de litigio en Tandil es de la mitad del total del Departamento Judicial de Azul, lo que evidencia la importancia de la ciudad entre las once que lo integran. Sumado a esto, calculó que solo un 15 por ciento de la población accede al patrocinio privado debido a la cuestión económica, ya que la mayoría de la población no puede hacer frente al costo de contratar a un abogado particular.

Ballent, quien transita a diario por los pasillos de los tribunales de Uriburu Sur, describió que “los defensores oficiales están sobrecargados” y aseguró que “reciben una cantidad de causas que ni se imaginan”.

Respaldó la tarea de los doctores Araujo y Kolbl, su calidad profesional, experiencia y dedicación por las causas que reciben, al tiempo que destacó que hace mucho tiempo ya que necesitan que un tercer defensor oficial se sume a las tareas.

Por ese motivo, el concejal se mostró sorprendido ante las gestiones del Colegio de Abogados de Azul para conseguir que las dos defensorías creadas hace ya tres años se instalen en la cabecera del Departamento Judicial, donde cuentan con más cargos y mejor infraestructura para atender la mitad de las cusas penales que tramitan en Tandil.

Otros agravantes

En relación a la situación de la Justicia local, Gustavo Ballent agregó que el titular del Juzgado en lo Correccional 1, doctor Carlos Alberto Pocorena, está “sobresaturado” y que también es urgente la creación de un segundo juzgado, proyecto que presentó el senador Carlos Fernández ante el Congreso provincial.

En esa línea, destacó que aún está vacante la Fiscalía 21 que dejó el doctor Marcelo Fernández para ocupar una unidad de instrucción temática que se abrió en Azul. Explicó que, con buen tino, los otros cuatro fiscales se repartieron esas causas para evitar que se disuelva y no perder la fiscalía.

Además, se refirió al edificio que se levantó para instalar las fiscalías, que no se terminó de construir, es decir, quedó a medio camino. Lamentó el abandono de la estructura, teniendo en cuenta la “situación vergonzante” en la que los fiscales y sus ayudantes cumplen con sus tareas diarias, frente a la falta de espacio. Como contraposición, afirmó que en Azul los miembros del Poder Judicial disponen de comodidad y un trámite lleva solo unos minutos.

El abogado aseguró que los dos defensores oficiales de Tandil trabajan con “un ahínco admirable” y consideró que “no los podemos seguir cargando con una catarata de causas”.

En esa misma línea, llamó a gestionar para reponer el fiscal que falta y reparó en que hace un mes y medio “se nos escapó un fiscal general” que finalmente fue nombrado en Azul. Por eso, convocó a “todos los políticos de la ciudad que tienen cargos importantes y a las asociaciones profesionales a apoyar la gestión porque es necesario que paliemos esta defensoría oficial”.

Apoyo de todos
los bloques

Tras el diagnóstico, los referentes de todos los bloques adelantaron el acompañamiento a la iniciativa y aportaron algunas consideraciones en el marco del reclamo histórico de Tandil para convertirse en Departamento Judicial, terminando así con la dependencia de una localidad más pequeña y menos compleja.

Desde el Bloque Justicialista, Pablo Bossio manifestó que el pedido por el tercer defensor oficial va en línea con garantizar el derecho a la justicia, ya que las falencias van en desmedro de la calidad ciudadana. Agregó, como otra inquietud, que se aproxima el primer juicio por jurados en Tandil y que los magistrados del Tribunal Oral Criminal 1 ya plantearon dificultades para su desarrollo.

Por su parte, el presidente del bloque de la UCR Marcos Nicolini se sumó a las apreciaciones de sus pares, pero convocó a considerar estos temas como una política de Estado, a elevar la vara y entre todos los espacios políticos, junto a las instituciones, retomar la lucha para que Tandil pueda constituir su Departamento Judicial.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario