El conflicto agropecuario produjo un parate inmobiliario que se afirma con la crisis mundial

Desde hace algunos años, la proliferación de nuevas construcciones se ha incrementado en forma visible. Zonas a veces impensadas para vivir, de repente se convirtieron en espacios ideales para que familias enteras construyeran sus casas. Al mismo tiempo, complejos de departamentos inundaban el casco urbano de la ciudad, al igual que imponentes edificios que se elevaban interrumpiendo la luz solar sobre las veredas.
Para dar un panorama sobre la actividad inmobiliaria, El Eco de Tandil dialogó con dos representantes del sector, con amplia trayectoria: Mario Molio y Osvaldo Terni, martilleros públicos que, cada uno con su negocio, se dedican a la comercialización de bienes inmuebles.
Al respecto, ambos profesionales se refirieron a la etapa del ?boom? inmobiliario al que le dieron un marco cronológico que se inicia en el año 2001, con la crisis que ocurrió en el país, hasta hace unos meses, con el tema de las retenciones al agro, para concluir que la actividad hoy se encuentra en una meseta, que descansa hasta que se sepa qué va a suceder con los mercados mundiales.

Crecimiento y
crisis del agro

Hace un tiempo que los ojos no escapan a la abrumadora situación constructiva de viviendas que se produjo ?y se produce- en la ciudad. Pero todo crecimiento tiene que tener un inicio. Según Molio y Terni, el boom comenzó por 2001, donde hubo un movimiento inmobiliario muy fuerte que se debió, en parte, a la gente que se vino a radicar a Tandil, principalmente, de Capital Federal, pero también por la crisis del país, durante la que las personas retiraban sus ahorros y los invertían en inmuebles.
Ese período, como explicaron, se extendió hasta principios de este año, en marzo, ?donde la situación se tranquilizó, se hizo una meseta por tema del conflicto con el campo. Hubo una parte importante donde, en mi caso particular, he tenido gente de campo que en su momento buscaba una inversión en Tandil, y durante el conflicto se paró y eso se notó? explicó Molio.
Por su lado, Terni manifestó, en la misma línea que su colega, que el crecimiento se produjo hasta unos meses, ?donde comenzó el detenimiento de las operaciones inmobiliarias como consecuencia de la crisis del campo. Eso marcó mucho porque no podemos no reconocer que se vive con mucha incidencia de la producción agropecuaria, y esto determina que las operaciones se muevan al compás del movimiento agrario. Eso nos perjudicó mucho y produjo un detenimiento en la comercialización de los inmuebles?.
El martillero brindó su punto de vista respecto de la crisis que atraviesan los mercados mundiales, donde ?la gente, ante un proceso de crisis económica, trata de resguardarse y de no hacer nuevas operaciones, se retrae de la compra o de la venta. Por eso, el mercado inmobiliario está detenido?.
Aunque muchas veces el contexto económico no sea el más alentador, ambos martilleros coincidieron en que el mercado inmobiliario sigue siendo la mejor inversión, lo más seguro que existe, la forma más convincente de cubrirse los ahorros.

Oferta, demanda y precios

La oferta es amplia y la demanda también lo es. Pero hay una cuestión en la que los martilleros concuerdan, y se refiere a una franja particular que es el joven profesional, o la pareja que recién empieza con un plan de vida y que la situación actual, tanto de los precios de los inmuebles como las posibilidades crediticias, no le permiten acceder a una propiedad.
Por un lado, y ?a nivel inmobiliario, hay varios edificios en construcción y otros que apuntan a gente con un determinado poder adquisitivo. Después está el otro tipo de inversor que construye complejos departamentales para valores mucho menores?, explicó Molio.
Por su parte, Terni expresó que ?ese crecimiento hizo que los valores escalaran. Ahora creo que los precios están en una meseta, y esto es una opinión personal, creo que los precios van a bajar. Va a haber un reacomodamiento de los precios hacia abajo, tanto en la venta como en los alquileres?.
Es que se había llegado a precios realmente exorbitantes que estaban determinados por el incremento de la oferta y la demanda.
La otra cuestión que se planteó, y en la que ambos coincidieron, fue que ?tendría que importar la franja de los jóvenes que están emprendiendo una nueva vida y que deberían tener acceso a una vivienda, pero lamentablemente el país no les ha ofrecido esa posibilidad, porque lo que le otorga un banco de acuerdo a las posibilidades de sus ingresos no alcanza para comprar una casa?, manifestó Terni.

Tandil como elección

Muchas personas eligen Tandil como lugar para instalarse. Y esto, como se dijo, ha generado el crecimiento de la actividad inmobiliaria. Pero es necesario investigar por qué Tandil. Al respecto, y basándose en su experiencia en el rubro, ambos coincidieron en que la ciudad ?tiene todo lo que se necesita?.
Para Molio, ?Tandil es una buena plaza, donde se trabaja con valores como en Capital Federal. Es una plaza interesante para el inversor y para los que lo eligen por una calidad de vida. Además de tener la infraestructura para crecer?.
Asimismo, el ex candidato a intendente aseveró que ?se trata de una ciudad con características especiales que tocan todos los puntos que hacen a la vida del ser humano. En principio, tiene muy bello paisaje, lo que la hace muy atractiva. Segundo, el hecho de poseer una Universidad: se conforma un lugar donde la gente acude para satisfacer las inquietudes educacionales de sus hijos. Tercero, el desarrollo en materia industrial y comercial. Y eso hizo que se forme una ciudad atractiva para vivir?.
Eso produjo que la cantidad de gente que se radicó en la ciudad, la mayoría procedente de Capital Federal, ?buscó la tranquilidad del interior a pocos kilómetros. Encontró que esta ciudad le ofrecía casi las mismas características habitacionales?, concluyó Terni.

El futuro inmobiliario

Frente al crecimiento, expansión y advenimiento de gente de otras ciudades, sólo queda preguntarse qué le deparará el futuro a una ciudad que hoy roza los 130 mil habitantes.
A lo cual, Mario Molio contestó que ?Tandil desde hace diez años a ahora tuvo un cambio enorme, y la parte inmobiliaria también pienso que va a continuar su desarrollo, porque es una ciudad que tiene todo: universidad, agro, metalúrgica, o sea, tiene la infraestructura como para seguir creciendo. Y veo que va a continuar ?hasta que toquemos Azul o Ayacucho??.
A su vez, graficó la situación de los terrenos disponibles para la construcción, que alcanzan zonas poco pensadas para vivir hace unos años. ?Tenemos el tema de lotes en la zona de La Movediza o el Tropezón que hace cinco años vendimos lotes a 5.000 pesos y hoy están a 30 mil. El que vendió un terreno hace unos años atrás se quiere matar. Me parece que el Tandil que viene es pujante en la parte inmueble?, concluyó.
Haciendo hincapié en el contexto económico, Osvaldo Terni dijo que se imagina la ciudad ?como siempre lo pensamos y como realmente es. Dejando de lado esta crisis, Tandil es una ciudad consolidada, con todas sus posibilidades de crecimiento. Y esto por los cuatro condimentos fundamentales: una Universidad, industria y comercio, agricultura y ganadería y un cuarto ingreso muy importante que es la industria turística, la industria sin chimeneas. En esos cuatro pilares, Tandil va a funcionar y va a seguir consolidándose como una gran ciudad. Es y va a ser una de las principales ciudades de Argentina, sin lugar a dudas?.

Día del Martillero

Se celebra el 11 de octubre el Día del Martillero y Corredor Público, cuya designación se produjo en 1945, en una Asamblea de la Federación Argentina de Entidades de Martilleros y Corredores Inmobiliarios.
En esta oportunidad, Mario Molio y Osvaldo Terni saludan muy cordialmente a sus colegas en su día y a todos los que hacen posible el desarrollo de la profesión, aquellos que venden, compran y alquilan bienes inmuebles.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario