Sumaron al Sindicato de Municipales a la mediación y buscan acercar posturas entre la Cicop y el Ejecutivo

La Asociación de Profesionales del Hospital “Ramón Santamarina”, enrolada en la Cicop, y el Ejecutivo acudieron ayer a la mañana a la audiencia conciliatoria convocada por el Tribunal de Trabajo, a la que se sumó el Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil (STMT) como parte involucrada en la discusión.

La cita se concretó ayer en horas de la mañana en las dependencias del juzgado, en el marco de una presentación que realizó la comuna, con una medida cautelar que terminó con el paro en el Sistema Integrado de Salud Pública hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo, en este caso, quién tiene la representación gremial del personal municipal.
Así, reunidos en horas de la mañana en la sede del Poder Judicial las partes expusieron sus argumentos en torno al debate promovido por los profesionales de la salud y a las acciones que siguieron al reclamo, como el descuento en los días de paro.

Con la intermediación de la Justicia laboral bajo un fin conciliador, se rubricó un acta en la que las partes acordaron la concertación de reuniones de trabajo “propiciando un espacio de diálogo y consenso”, que queda sujeto a la decisión de la asamblea “a adoptarse en el plazo de cinco días”.

Además “el Ejecutivo se compromete en ese lapso a revisar la propuesta de descuentos de salarios realizada con motivo de la medida de acción directa dispuesta por la Asociación de Profesionales”.

Por su parte la entidad que nuclea a los profesionales de la salud del sistema público “se compromete a revisar sus decisiones tocantes a la decisión de llevar a cabo medidas de fuerza”.

En tanto, en el plazo estipulado los actores intervinientes acudirán a la sede judicial con sus propuestas para terminar de cerrar lo que el acta propone.

La audiencia

En diálogo con El Eco de Tandil el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi, evaluó los resultados de la audiencia y el compromiso asumido, adelantando que elaborarán una propuesta que contemple la modalidad del descuento por los días no trabajados.

En cuanto a la otra parte marcó que si bien la medida de fuerza se levantó la semana pasada, persiste un “paro de lapiceras y sellos”, con lo cual “hay casi 400 historias clínicas sin cerrar”, lo que implica un “perjuicio económico al Municipio porque no se puede facturar a las obras sociales”.

En resumen explicó que aguardan que “se acepte la mesa de negociación, resignificar los descuentos y que levanten esta medida”.

A su vez el secretario apuntó que, en función de los últimos acontecimientos, la cuestión de la representatividad “pasó a un segundo plano”, y advirtió que para conocer definiciones deberán aguardar a que el juzgado laboral se expida sobre la cuestión de fondo.

También destacó la incorporación de otro actor dentro del reclamo, como lo es el Sindicato de Trabajadores Municipales, cuya presencia permitió dilucidar el debate en torno a la representación gremial y ratificar “lo que siempre planteamos que es que nos sentíamos rehenes de una cuestión intersindical”, reforzó.

Posición “muy cerrada”

A más precisiones sobre los planteos expuestos, la presidenta de la entidad, Mabel Brindo, repasó los detalles de la instancia en la Justicia laboral proyectada para encausar el reclamo y alcanzar un eventual acuerdo.

En ese marco resaltó que el Ejecutivo se respaldó en que las negociaciones las debe mantener “únicamente” con el Sindicato de Municipales, por lo que renegó de la posición “muy cerrada”.

“No se manifestaron muy dispuestos a negociar”, cuestionó la médica sobre la postura presentada por los funcionarios y resaltó que “todo lo conciliador que presumíamos tenían que ser en realidad no lo fueron”, por lo que consideró que “no tienen un interés franco de llegar a un acuerdo”.

Y agregó que en la oferta presentada se establece la creación de una mesa de trabajo que integren las tres partes involucradas “pero que no forme parte de las paritarias”, por lo que advirtió que buscarán que no se convierta en un espacio “para hacer catarsis sino que sirva para algo”.

En cuanto a los descuentos de los días de paro, un reclamo que sostiene la puja, el Municipio “los revisará pero por fuera” del ámbito en el que se hallaban.

A propósito de la modalidad, Brindo cuestionó que el Ejecutivo avanzó con quitas “mal hechas” y ejemplificó que “hicieron descuentos a gente que no iba a trabajar ese día, que estaba enferma, de vacaciones o en un curso”.
En definitiva, evaluó que se lograron escasos avances en la discusión y atribuyó esta circunstancia a que “no hay ningún interés de hacer de parte del Municipio”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario