El consumo de cerdo no creció a pesar de la crisis económica

A causa de las dificultades económicas, el comercio, al igual que los productores, esperaba que los clientes comenzaran a sustituir la carne de vaca por la cerdo, ya que existe una diferencia de precio entre ellas, siendo la segunda más barata. Sin embargo, señalaron que esto no ocurrió, sino que las proporciones de consumo de un producto y otro se mantienen prácticamente iguales, al igual que años anteriores.

En cuanto a la predilección por la carne vacuna, Ezequiel Menéndez afirmó que “es una cuestión cultural”, además de una preferencia del propio paladar que ya se encuentra acostumbrado a su sabor. Respecto a la diferencia de precio, mencionó que se debe, entre otros factores, a la productividad de cada animal, ya que la vaca sólo puede criar un ternero por año, mientras que una cerda alcanza los 30 lechones.

Lo que sí ocurrió fue un cambio en la apreciación cultural del cerdo, debido a que hace algunos años sólo se lo conocía como materia prima para el fiambre, aunque ahora también se lo conoce por sus cortes para cocinar en casa, y no sólo los más populares, como la bondiola, el pechito de cerdo o las milanesas. Además, se vio beneficiado por un crecimiento nutricional del animal, el cual cuenta con una mejor genética, explicó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario