El debate por la radicación de la termoeléctrica ahora se trasladó a la vecina ciudad de Juárez

El debate por la radicación de una termoeléctrica en la zona se mantiene. Ya no en la ciudad a partir de la frustrada iniciativa que, consideran, se encontró con un escaso, sino nulo, apoyo político, desde su máxima figura representativa, el propio Lunghi, hasta integrantes de su gabinete, además de las voces de aquellas organizaciones ambientalistas. Tal oportunamente se anunció, la radicación ahora se anunció en la vecina localidad de Villa Cacique (partido de Benito Juárez) y ahora la discusión se mudó para esos lares.

Más allá del entusiasmo demostrado por el propio jefe comunal Marini, un grupo de vecinos reunidos en asamblea expuso su rechazo a la anunciada radicación.

En ese tren, convocaron para hoy a las 18 a una movilización frente al Municipio de Benito Juárez en repudio a la instalación de una planta termoeléctrica en la localidad de Villa Cacique, teniendo en cuenta que el tema será tratado en el Concejo Deliberante a las 20.

Según informaron los voceros de dicho encuentro, el lunes se llevó a cabo en la Escuela de Educación Media 1 Ministro Zarini de Barker una asamblea de vecinos autoconvocados con motivo de brindar información a la comunidad respecto a la instalación de una central termoeléctrica en la misma.

Detallaron que se trató de una asamblea con alta representación ciudadana que contó con la presencia de vecinos, asambleas de la región, especialistas en el tema, periodistas, partidos políticos, representantes del ejecutivo municipal y un concejal del bloque opositor.

“El objetivo fue informar el impacto de la instalación de una central eléctrica de estas características, dado que el municipio se negó a hacerlo debidamente en las últimas semanas. Como es sabido la instalación de la misma fue ampliamente rechazada por la comunidad tandilense”, se dijo.

En la asamblea se decidió rechazar el proyecto principalmente por la nula información ambiental y la decisión de no generar instancias participativas para que la comunidad exprese sus necesidades y sus intereses. En el mismo nivel de importancia están los impactos socioambientales que tendría para la región; la contaminación atmosférica, la pérdida de calidad del agua y la elevada demanda de la misma (considerando que se trata de una planta de ciclo abierto), el impacto visual, y el potencial impacto a nivel geopolítico de una planta de estas características para la consolidación de numerosos proyectos mineros, expresado por representantes de la asamblea de concejales de la Cuenca del Claromecó.

En relación a la generación de empleo, hubo serios cuestionamientos, dado que se indicó que la empresa piensa contratar una constructora de otra ciudad para la construcción de la planta, y que una vez en funcionamiento, esta no tomaría más que 15 o 20 puestos permanentes, de los cuales muchos serían técnicos especializados no disponibles en el municipio.

La Asamblea Ciudadana para la Preservación de las Sierras de Tandil realizó un estudio en donde demuestra que en la región, la producción de energía eólica sería mucho más económica, generaría más empleo, y que sería mucho más saludable ambientalmente.

“Priorizamos la salud de nuestro pueblo y la sustentabilidad socioambiental contra negocios millonarios que se hacen a expensas de los territorios y las futuras generaciones. Nos pronunciamos: no a la termoeléctrica”, reza la proclama que convoca a la movilización de hoy, contando con adhesiones varias que hacen a lo que formaron parte de la reunión.

Las reuniones de la firma

En medio de los dichos de falta de precisiones sobre la inversión a llevar a cabo y las consecuencias socioambientales, desde la firma se indicó que directivos de MSU Energy mantuvieron varios encuentros con autoridades y representantes de la comunidad el pasado viernes.

A más precisiones, se expuso que el viernes 3 de febrero se realizaron reuniones con el intendente Julio Marini y su equipo de gobierno; con concejales de los distintos bloques; y con vecinos y miembros de la cámara de comercio de Benito Juárez.

Asimismo -dicen- los directivos se reunieron con ambientalistas de Barker y Villa Cacique, sobre el que calificaron de “muy buen encuentro”.

En todos los casos, expresaron desde la firma que se brindó información respecto del proceso de generación térmica de energía, se entregó un estudio de impacto ambiental ajustado a la localidad de Barker, se presentó el certificado de aptitud ambiental otorgado por el OPDS respecto de la central en General Rojo, que es gemela a la que se construiría en Barker, y se respondieron todas las inquietudes y consultas (como las que pueden surgir de los distintos encuentros) y se explicó en detalle los gases que se liberan y respecto del uso del agua, y se aclaró que no se agregaría ningún tipo de aditivo o producto adicional.

A la vez, argumentaron que se trata de un sistema de producción extendido en el mundo y que cuenta con tecnología de avanzada (turbinas de avión de última generación).

En tren de argumentaciones, se expuso que el proyecto es parte de una iniciativa del Gobierno nacional, que se van a instalar 29 centrales termoeléctricas en todo el país (15 en la provincia de Buenos Aires), de las cuales 3 fueron adjudicadas a MSU.

Por otro lado se aclaró que si bien esta iniciativa es parte de una adjudicación y cuenta con plazos muy específicos para inicio de la actividad, la empresa “no pretende imponer el proyecto ni a avanzar a cualquier costo; se cumplirán todas las ordenanzas de Benito Juárez, y las normativas que exigen los distintos organismos de la Provincia de Buenos Aires y de la Nación, y con todos los recaudos ambientes, que requiere un proyecto de estas características”.

Al cerrar, subrayaron que la intención es alcanzar el consenso necesario, “algunos concejales votaron pasar a comisión el proyecto porque quieren tener más tiempo para analizar la información que se ha brindado”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario