El desabastecimiento afecta a los corralones, producto de los bloqueos en las canteras

El desabastecimiento de piedra y polvo de piedra ya afecta a los corralones de esta ciudad, como consecuencia de los bloqueos que el Sindicato de Choferes de Camiones lleva adelante en las canteras.
?Veníamos mal y con esto terminamos de morir?, le dijo a este Diario uno de los centros de materiales consultados ayer. Sucede que la situación se agrava a medida que trascurren los días. La falta de materiales condiciona el normal desenvolvimiento de la actividad y, de no hallarse una salida, la construcción también comenzará a sentir los efectos del parate.
El panorama, dentro de lo preocupante, dista entre cada uno de los locales de venta. Algunos, ya no pueden abastecer la demanda; otros, hoy agotarán su stock; y los de mejor estado, el viernes se quedarán sin insumos.
El denominador común entre los corraloneros es la selección de los clientes. Ante el desabastecimiento, muchos no tomaron nuevos pedidos y sólo les suministraron materiales a sus habituales compradores.
 
Las consecuencias

Guillermo Tejo, responsable del corralón Don Jorge, entregó el estado de situación del centro de materiales en el que trabaja: ?A medida que esto se prolongue en el tiempo, el desabastecimiento se hará cada vez más notorio?, reflexionó.
Tejo también reparó en ?las circunstancias que atraviesa el país, ya sea por el paro del campo del año pasado, la caída de los grandes mercados del mundo y la menor inversión en la construcción?, factores que acentúan las consecuencias del reclamo de los camioneros.
?Todo eso es lo que hoy se nota en Tandil, con veinticinco locales en el centro sin alquilar y diecisiete comercios que están por cerrar sus puertas por falta de ventas ?apuntó?. En ese contexto, un problema de estos es muy grave, porque, en definitiva, va a provocar una mayor cantidad de desocupados para la ciudad. Nosotros no tenemos materiales para entregar a las obras y no pueden trabajar?.
El corralón Don Jorge aún no se vio obligado a suspender ventas, ?pero todo depende de cuánto más dure este problema?, marcó el responsable.
?Hoy hay corralones que están sufriendo desabastecimiento. Te das cuenta porque Tandil es una comunidad muy chica. Vos le comprás un material a un colega mío y otro material a mí. Ahora, cuando venís a buscar lo que antes le comprabas a otro corralón, es porque en ese lugar ya no lo tienen. Y ese movimiento ya se está notando?, graficó Tejo.

Las reservas

Esta voz del sector explicó que ?no se pueden acopiar muchos áridos? y lo fundamentó en que ?un metro de piedra 620 equivale a una tonelada y media, para lo que hay que tener un espacio muy amplio, una capacidad física muy grande, para que te permita superar holgadamente una coyuntura de este tipo?.
El responsable de Don Jorge agregó que el escenario posterior al conflicto también será complicado, porque ?las canteras tienen productos que, por su proceso, son más rápidos en salir que otros?.
?Por ejemplo, el polvo de piedra es un producto que se genera muy fácilmente. La piedra 620, en cambio, tiene un proceso más lerdo. Desde siempre hay que sacar turno para comprar, por eso es en lo que habitualmente se está menos abastecido?.
En el cierre, Tejo vaticinó que el conflicto ?en algún momento se va a sentir en el bolsillo de la gente. Si no hay materiales, la obra se para y los dueños deberán prescindir de los trabajadores?. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario