El desesperado pedido de justicia de una madre para que la muerte de su hijo no quede impune

Hace poco más de dos meses la ciudad de Benito Juárez se vio conmovida por la muerte de un joven de 15 años y las graves heridas sufrida por otro de 16 años, que aún permanece internado.

La historia narra que ambos adolescentes habían ido a pescar y que un camionero los encontró tirados a la vera de la Ruta 86, gravemente heridos, dando aviso a la policía y al servicio de emergencia del Hospital Eva Perón.

El hecho desencadenó en una pueblada por parte de los vecinos, quienes al no encontrar respuestas en la policía apedrearon las instalaciones de la comisaría, siendo reprimidos por los uniformados con gases lacrimógenos y balas de goma. Luego, los vecinos se dirigieron hacia la casa del presunto instigador del asesinato a quien le prendieron fuego parte de la casa, una camioneta y un galpón.

Todas estas acciones violentas derivaron en la intervención de Gendarmería y a su vez provocaron la remoción de quienes estaban al frente de la comisaría, el caso del comisario Félix Silva y el subcomisario Luis Cristeche, siendo reemplazados por el comisario Alfredo Puig y el subcomisario Walter Suárez.

También producto de lo sucedido, se hizo cargo de la Jefatura Departamental de Tandil el comisario mayor Luis Albertario, movida policial que no generó lo que se buscaba que era esclarecer el homicidio.

Lo acontecido en pleno mes de enero, fue noticia nacional, pero lentamente los días fueron pasando y el ritmo de la vida en la vecina ciudad volvió a ser el mismo, excepto para dos familias que quedaron destrozadas y piden ser escuchadas ya que al decir de los damnificados “nadie les da una respuesta, ni son atendidos”.

Piden justicia

Alejandra Bustos está destrozada, por la pérdida de su hijo y porque la causa está en un cono de sombra del que parece difícil que pueda salir. Por esa situación y en memoria de su hijo recurre en forma desesperada a los medios, para que la causa no se archive en el baúl de los recuerdos y todo quede bajo la más absoluta impunidad.
“Del caso de mi hijo -dijo- acá en Benito Juárez no se sabe nada. Dicen que están investigando pero ya pasaron más de dos meses y medio por lo que vamos a hacer una marcha exigiendo justicia”.

Lo sucedido es tan complicado que la misma fiscal, doctora Laura Margaretic, en declaraciones periodísticas señaló que estaban trabajando sobre varias hipótesis remarcando que “hay una, la más fuerte, sobre la que se trabaja y conforme se conozca el resultado de algunas pericias e investigaciones que se llevan a cabo prontamente podría haber una novedad y solicitar alguna medida”.

La fiscal también detalló que “es un caso difícil porque no hay testigos directos. La autoría la tenemos que construir sobre la base de indicios por eso y por las características de algunas personas tuvimos que tomarle declaración varias veces para salvar dudas”.

La necesidad de las familias de tener una pronta respuesta a lo ocurrido se contrapone con la lentitud que se visualiza de una investigación que parece estar sumergida en el lodo del que aún no puede salir.

La mamá de Agustín indicó “no hay absolutamente nada, todo mal”, para luego añadir que “tanto el Intendente (Julio Marini) como los que trabajan para él no dan la cara, no están acompañando a las madres y nos dejaron desamparadas. Es como que te mataron un hijo y ya está, olvídate. No es sabes, no se da una idea el sufrimiento en el que estamos nosotros”.

Por lo que la señora Bustos contó solo existe una única pista y es una imagen borrosa que se obtuvo de una cámara de seguridad privada, de una persona que bajó de un vehículo color azul. Narró que “por la rotonda de la ruta en dirección a Laprida, se ve a los chicos en bicicleta. Luego en una estación de servicios fueron tomados por una cámara del lugar. Ahí paró este auto color azul que la policía no pudo verle la patente y al que le faltaba un foco trasero. Cuando los chicos salieron de la estación, luego de comprar cosas, ese auto salió detrás, siendo ese el único movimiento que se pudo ver”.

Una víctima que
sigue internada

Una madre conmocionada que lucha por esclarecer el homicidio de su hijo por momentos se quiebra y pide perdón por llorar en medio de la nota. Después recupera fuerzas y sigue hablando buscando que el mensaje que quiere emitir llegue a la gente para que el hecho no sea otro hecho impune de los que existen en el resto del país.

En medio del sufrimiento contó que “Agustín Rodríguez sigue internado en el Hospital Eva Perón Ente Descentralizado Dr. Alfredo Saintout, fue el primero que alzó la ambulancia. Lo encontraron desmayado, despertó, pero no tiene conocimiento porque le fracturaron el cráneo además de otras partes del cuerpo. Tanto a él como a mi hijo los mayores golpes fueron en la cabeza”.

Su testimonio resultaría totalmente esclarecedor para saber qué fue lo que pasó aquél 9 de enero, pero por ahora la deseada recuperación viene siendo extremadamente lenta. “Abrió los ojos, le hicieron cinco cirugías, mueve brazos y manos, pero es un bebe. No creo que pueda recordar”.

Indicó que “las dos mamás estamos juntas en esto, es una vergüenza que no se sepa nada, ni que haya ningún detenido. Los asesinos están sueltos y lamentablemente acá en Benito Juárez a nadie le importa nada”.

“Ojalá tuviera
sospechas”

Al consultarle si tenían sospechas de alguien en particular que pudiera cometer tan aberrante ataque a dos jóvenes, expresó que “ojalá tuviera sospechas, pero no tengo nada. Mi hijo se fue a pescar con su amigo y me avisan que había tenido un accidente en la ruta. Cuando me acerqué al Hospital mi hijo había fallecido. Lo dejaron cuatro horas tirado en la ruta, cuando lo encontraron estaba con vida y hoy estaría en coma”.

El pedido de justicia no solo queda en la ciudad, también busca llegar nuevamente a los medios nacionales quienes, a entender de las familias, tienen un peso mayor para que la investigación recobre la fuerza necesaria. Al respecto señaló que “me han hecho notas medios de la zona y diarios de Buenos Aires. Tras la marcha me convocaron a un canal de cable capitalino para hablar de lo que está pasando. Queremos que no quede en la nada, nosotros no vamos a parar y buscaremos hacer los esfuerzos necesarios para llegar a la Gobernación de La Plata y ser atendidos porque esta muerte y el estado en quedó Agustín Rodríguez no pueden quedar sin culpables”.

“Mis días son una pesadilla”

Alejandra Bustos repite una y otra vez “hoy nos tocó a nosotros, pero mañana le puede pasar a cualquiera”, para luego detallar que “mis días son una pesadilla, un infierno. Me dieron a mi hijo sin vida cuando lo fui a reconocer. El Intendente jamás se preocupó por las familias, nos dejaron solas”.

Remarcó que “el camionero lo vio 5.15 y avisó a la ambulancia que había dos chicos heridos y mandaron una sola. Estaba con signos vitales, movía las piernas, pero lo vinieron a buscar a las 8.30”.

En cuanto al resto de la familia dijo que “tengo cinco hijos más y todos estamos destruidos, preguntan por el hermano que no está y lloran. Estamos mal, muy mal”.

Marcha

Hoy miércoles 29 de marzo a las 17 se llevará a cabo en Benito Juárez una nueva marcha pidiendo justicia y para que el hecho no quede impune y para que Agustín Rodríguez se pueda recuperar.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario